ONU advierte que actual consumo de recursos naturales causará daños sin precedentes en el mundo

Informe de Naciones Unidas alerta sobre efectos del cambio climático. "El documento le recuerda a los líderes mundiales que se reunirán en la Conferencia Río+20 la urgente necesidad de iniciar una transición decisiva y definitiva hacia una economía verde, de bajo carbono, eficaz en el uso de recursos y generadora de empleos", sostuvo el subsecretario general de la ONU. El Mostrador, 07 de junio 2012.
Lea noticias relacionadas: La ONU alerta de cambios “sin precedentes” en la TierraEl 30% de las amenazas para las especies proceden del comercio internacionalEl cambio climático le costará a América Latina US$100.000 millones al año.


Los compromisos asumidos por los países para detener el cambio climático y la destrucción del ambiente no han impedido que el mundo siga por un camino insostenible, según un informe divulgado hoy por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

“El mundo prosigue, a pasos largos, por un camino insostenible, pese a la existencia de más de 500 metas y objetivos acordados internacionalmente de apoyo a la gestión sustentable del medio ambiente y de promoción del bienestar humano”, asegura el organismo.

La advertencia, incluida en el informe Panorama Ambiental Global 5 (GEO-5), elaborado con aportaciones de 300 especialistas de todo el mundo, se hace a dos semanas del inicio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Río+20 que reunirá a más de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno en Río de Janeiro.

Los autores del informe se centraron en 90 de las metas y objetivos más importantes acordados internacionalmente y concluyen que, pese a esos compromisos, sólo se registraron avances significativos en 4, algunos avances en 40, pocos avances en 24 y empeoramiento en 8.

Las únicas áreas con avances importantes fueron la eliminación de la producción y el uso de sustancias que destruyen la capa de ozono, la eliminación del uso de plomo en los combustibles, el acceso creciente a fuentes mejoradas de agua y el aumento de los estudios para reducir la contaminación del ambiente marino.

Avances relativos fueron constatados en la expansión de las áreas naturales protegidas, que equivalen al 13 por ciento de la superficie terrestre, y en los esfuerzos para reducir la deforestación.

Poco o ningún avance fue verificado en metas como la protección de las reservas pesqueras y el freno a la desertificación, mientras que hubo un empeoramiento en objetivos como la conservación de los arrecifes coralinos.

Para los especialistas del Pnuma, en algunas áreas el agotamiento de los recursos naturales ya superó límites que se consideran irreversibles, como el colapso de los ecosistemas estuarios por la eutrofización, el deshielo del Ártico y el derretimiento de los glaciares por el calentamiento global.

El informe también señala otras recursos con límites próximos a ser alcanzados o fenómenos difíciles de revertir, como la pérdida de biodiversidad, con 20 por ciento de los vertebrados amenazados, el nitrógeno lanzado al ambiente y el cambio climático.

“Los cambios observados actualmente en el sistema de la Tierra no tienen precedentes en la historia humana. Los esfuerzos para desacelerar el ritmo o el tamaño de los cambios tuvieron resultados modestos pero no lograron revertir los cambios ambientales adversos”, asegura el informe.

“Ni su gravedad ni su velocidad redujeron en los últimos cinco años”, agrega.

Los autores del informe admiten que un conjunto ambicioso de metas aún puede ser alcanzado hasta mediados del siglo si las actuales políticas y estrategias son fortalecidas.

“Pero si los actuales niveles de producción y consumo de recursos naturales mantienen su actual tendencia o no pueden ser revertidos, los Gobiernos necesitarán administrar niveles sin precedentes de daños y degradación”, aseguró el subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner.

“El informe le recuerda a los líderes mundiales que se reunirán en la Río+20 la urgente necesidad de iniciar una transición decisiva y definitiva hacia una economía verde, de bajo carbono, eficaz en el uso de recursos y generadora de empleos”, agrega Steiner.


 

Comments are closed.