Ricardo Irarrázabal “La reclamación de Endesa por Punta Alcalde podría verse en seis meses más”

Entrevista con el Subsecretario de Medio Ambiente. Tras la inhabilitación de la titular de la cartera, María Ignacia Benítez, Irarrázabal presidirá la instancia de apelación. Pulso, 28 de junio 2012.


La autoridad cree que gran parte de los proyectos sometidos a tramitación no identifican bien sus reales impactos ambientales.  
 
Ricardo Irarrázabal, subsecretario de Medio Ambiente, será quien encabece el Comité de Ministros que deberá aprobar o rechazar la construcción de la central termoeléctrica Punta Alcalde (740 MW).

Endesa anunció que recurrirá a esta instancia para sacar adelante la iniciativa, que involucra una inversión de US$1.400 millones, luego que la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama le cerrara la puerta.

La decisión del comité no es fácil: si da luz verde a la mayor central eléctrica después de Ralco, la presión ciudadana se volvería en contra del presidente Sebastián Pifiera. Y si se ratifica el rechazo, se pone en riesgo el desarrollo minero y eléctrico.

Mientras, los plazos corren. Y Ricardo Irarrázabal, quien asumirá la presidencia de la instancia luego de la inhabilitación de la ministra María Ignacia Benítez, adelanta que la solicitud de Endesa se vería recién hacia finales de este año.

¿En qué plazos se podría ver la reclamación de Punta Alcalde?

Hay una serie de proyectos complejos a la espera de un pronunciamiento: está el proyecto Achibueno, Punta Alcalde e HidroAysén, los cuales son bastante complejos (…). Eventualmente, la reclamación de Punta Alcalde podría verse en 6 meses más.

¿Hay muchos proyectos en espera?

Tal vez no sean muchos proyectos, lo que sucede es que son muy complejos. El Comité de Ministros no es un simple trámite; hay un trabajo bastante intenso, no solamente del Servicio de Evaluación Ambiental, sino que de los distintos ministerios involucrados (…).

Recuerdo que en el caso de Isla Riesco hubo que hacer dos reuniones del Comité de Ministros para obtener un pronunciamiento.

¿Son lo suficientemente claros los estudios de impacto ambiental presentados por las empresas?

Uno de los temas que hemos detectado a nivel general en los EIA, es que existe una especie de minimización de los impactos ambientales. Esto se traduce muchas veces en defectos en la línea de base ambiental de los proyectos o de frentón muestran impactos que son significativos, pero en realidad no lo son.

¿Por ejemplo?

En el caso de las termoeléctricas, los grandes impactos de estos proyectos tienen que ver con impactos en el medio marino en cuanto a la succión y descarga, y también impacto al aire, pero nos hemos encontrado con EIA de termoeléctricas que entran al sistema como impacto significativo otras cuestiones diferentes. Eso significa minimizar esos impactos ambientales y que la línea de base tenga falencias, o sea, cuando el proyecto entra al sistema entra muy mal.

¿Qué es lo óptimo en estos casos?

Entran mal porque hay falta de información o información que no es importante para la correcta evaluación ambiental del proyecto. Lo que se busca es que desde el principio de la evaluación ambiental se presente la mayor cantidad de información posible y relevante.

¿Esto sucedió con Punta Alcalde?

No puedo pronunciarme porque me inhabilitaría, pero lo importante es que dentro de la evaluación ambiental de proyectos uno no puede esconder información pensando que después la autoridad la va a solicitar. Lo más importante es que la evaluación ambiental sea hecha en fechas tempranas y no estar incorporando nuevos antecedentes al final de la evaluación; eso produce confusión y, en el fondo, se puede perder credibilidad en cuanto a lo que significa el estudio por parte de las autoridades regionales involucradas.

¿Considera que en la región de Atacama evitaron tomar la decisión de Punta Alcalde, endosando la responsabilidad a Santiago?

Debemos tener claro que un instrumento real de descentralización es la evaluación ambiental que se decide en la Comisión Regional Ambiental, esta es una decisión regional y en ese caso la comisión de Atacama rechazó este proyecto de manera soberana. En el fondo, el Comité de Ministros revisa los proyectos y lo hace como una especie de segunda instancia.

¿Está más alta la vara actualmente para las empresas?

Efectivamente, los estándares han aumentado. Una de las grandes críticas que existía a la institucionalidad ambiental era la carencia de normativas; como no habían normativas, las reglas del juego no eran demasiado claras para las empresas y había mucho mayor espacio para la discrecionalidad administrativa. Ahora hay mayores señales para los inversionistas para saber dónde pueden moverse desde el punto de vista ambiental. A esto se sumará la entrada en funcionamiento de la Superintendencia del Medio Ambiente a fines de año.   
 
FALENCIA: "Hemos detectado a nivel general en los EIA, que existe una minimización de los impactos ambientales".
PRESENTACIONES: "Uno no puede esconder información pensando que después la autoridad la va a solicitar".
NUEVA INSTITUCIONALIDAD: "Hay mayores señales para los inversionistas para saber dónde pueden moverse desde el punto de vista ambiental".

 

Comments are closed.