Ambientalistas escépticos ante nueva norma de emisión para fundiciones de cobre

El anteproyecto de la Norma de Emisión para Fundiciones de Cobre y Fuentes Emisoras de Arsénico presentado por el Gobierno reduciría en más de un 53% las emisiones de dióxido de azufre y más en 37% las de arsénico. Radio Universidad de Chile.cl, 07 de julio 2012.


El documento, ya publicado en el Diario Oficial, establece de cinco a dos años y medio como plazo para cumplir con la norma. Esta gradualidad no fue bien recibida.  
 
Para las fundiciones existentes, la norma se aplicará de aquí a cinco años, pero el foco de alerta en la región de Valparaíso tendrá que iniciar los cambios en dos años y medio como máximo. Estos son los casos de Ventanas de Codelco y las privadas Chagres de Angloamerican y Altonorte de Xstrata Copper.

Diversos actores califican como preocupante esta gradualidad. Desde el miércoles 4 de julio se contarán 60 días hábiles para el proceso de una consulta pública. A fin de año, el proyecto se definirá en el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad.

El diputado Patricio Vallespín (DC), integrante de la comisión de Medio Ambiente, manifestó que el tema clave es que en ciertos sectores se necesitan cambios urgentes: “El gran signo de interrogación está, sobre todo, en que el Comité de Ministros revise la gradualidad.

Es bueno que exista, pero ojalá la gradualidad fuera toda al 2014, porque la tecnología lo permitiría y es un tema de inversión. Creo que las empresas tienen que hacer un esfuerzo por el daño que significa esto a la salud de las personas”, dijo.

Durante la semana pasada se vivieron nuevamente altos índices de contaminación en Quintero. Por esta razón, Katta Alonso, coordinadora y fundadora del Movimiento Ambiental por el Derecho a la Vida, advirtió que hay poca claridad de las cifras respecto a la baja de las emisiones, ya que Codelco plantea un 33 por ciento. “Pónganse de acuerdo en las cifras”, fue el llamado de la dirigenta.

“La verdad es que a nosotros no nos sirve. Algo va a tener que hacer el Estado para solucionar esto. A lo mejor sirve en zonas donde hay una empresa, pero a nosotros no nos sirve para nada y menos en esos plazos.

Nos parece bien el proceso de consulta siempre que funcione, porque acá nunca nos han invitado como comunidad, siempre se hace a puertas cerradas. Entonces nos enteramos cuando ya ha pasado y cuando ya se ha ‘consultado’ a la comunidad, entre comillas”, indicó.

Eduardo Giessen, de Viento Sur, aseguró que estos plazos son una “irresponsabilidad” teniendo en cuenta que hay más de 20 años de regulación pública sobre las fundiciones ante un escenario de “vulneración de derechos y daño ambiental”, que cuentan con personas enfermas y trabajadores fallecidos.

“Las emisiones no pueden ser medidas con certeza en estos ductos, sino que ocurren distribuidas con una gran dispersión en toda la operación. Por lo tanto, regular estas emisiones es muy difícil.

Eso por eso que tiene mayor sentido, en el caso de las emisiones fugitivas, que las fundiciones de cobre sean reguladas a través de normas de calidad, como ha sido hasta hoy día, que es lo que determina los planes de contaminación”, afirmó.

La ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, reconoció que las emisiones de dióxido de azufre y arsénico de este sector industrial “producen impactos en el entorno inmediato de estas instalaciones, pero también impactos de alcance regional y transregional”.


 

Comments are closed.