Sistema de Evaluación Ambiental acorta sus plazos de análisis y defiende su gestión

Calificación de proyectos se ha agilizado. La mayoría de los estudios de impacto ambiental se tramitan en un rango de 90 a 120 días hábiles; antes, el lapso superaba los seis meses. Pulso, 03 de junio de 2012.

Calificación de proyectos se ha agilizado. La mayoría de los estudios de impacto ambiental se tramitan en un rango de 90 a 120 días hábiles; antes, el lapso superaba los seis meses. Pulso, 03 de junio de 2012.


Las proyecciones señalan que la inversión minera a 2020 alcanzará los US$100.000 millones. Una cifra histórica y contundente. Para concretar este tipo de proyectos y muchos más, las compañías deberán sortear una serie de trámites ambientales, pasando necesariamente por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) ¿Pero en este estamento están las mayores trabas para agilizar los proyectos de inversión? Pero el "cuello de botella" no está en el sistema de evaluación, afirma el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental, Ignacio Toro. Y entrega cifras: en el primer trimestre de este ario, un 1,8% de las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) fueron evaluadas fuera de plazo, un avance si se considera que en 2009 el 75% de los proyectos eran evaluados después de los 90 días legales.
En el Servicio de Evaluación Ambiental defienden su labor y confirman que junto con lograr este año un 92% de declaraciones dentro de los tiempos, evidencian mayor eficiencia en todos sus flancos, puesto que en 2011 se calificó un 68% de las DIA en menos de 90 días; en 2010, sólo el 33% de las declaraciones se revisaban en el plazo legal.
En cuanto a los proyectos de mayor complejidad que requieren Estudio de Impacto Ambiental (EIA), en Chile estos informes se tramitan en un rango de 90 a 120 días hábiles, un plazo bastante más rápido que los tiempos que se manejaban hace un par de arios. A modo de ejemplo, en 20101a mayoría de los EIA podían extenderse más de 6 meses.
"El sistema tiene algunos problemas de estandarización, pero en cuanto a plazos la situación ha mejorado. Antes, los tiempos en que se evaluaba una declaración eran ostensiblemente mayores", comenta el consultor ambiental de Agea, Francisco Dávila Escárate.
Otra variable a considerar es que en este primer trimestre se ha logrado calificar la totalidad de los proyectos tipo EIA dentro del plazo legal, es decir, antes de 120 días. Es más, se observa que el 50% de los ingresos son vistos dentro de la calificación temprana, o sea, bordeando los 90 días de análisis.
Otro elemento que afianza la tesis que "el cuello de botella" no está en este servicio público, es que actualmente el número de adendas para calificar un EIA es menor o igual a tres, y un 66,7% calificó con a lo más 2 adendas. Lo anterior supera la gestión del mismo período del año 2011.
A pesar del avance en la tramitación, en la instancia ambiental esperan seguir acortando los plazos y calificar el100% de las Declaraciones de Impacto Ambiental en un plazo de 90 días y los Estudios de Impacto Ambiental en 18 meses.
"Podría lograrse si se estandarizan ciertos procedimientos, pero creo que sólo resta mejorar instancias burocráticas más simples", afirma la consultora ambiental Claudette Guerra.
EVOLUCIÓN EN LA MINERÍA.
A pesar de ser un sector complejo, los proyectos de inversión minera también han agilizado sus tiempos en el SEA. Durante el 2011, un 89,8% de las iniciativas ingresadas fue calificada es decir, aprobados o rechazados- antes de 90 días hábiles, como establece la normativa.
Las estadísticas establecen que de las 137 Declaraciones de Impacto Ambiental relacionadas a la minería, un 46,7% de ellas resultaron calificadas en un periodo de cero a 60 días, mientras que un 43,1% de ellas la recibió en el lapso del día 61 al 90.
A su vez, los Estudios de Impacto Ambiental también muestran un aumento en las iniciativas calificadas. Si el 2010 fueron seis los proyectos calificados, el 2011 fueron diez, equivalente a un alza del 40%.
Recuadro :
ENTREVISTA CON EL DIRECTOR EJECUTIVO DEL SEA
Ignacio Toro: "Si no se cumple la ley, no hay otro camino que rechazar los proyectos"
SERGIO SÁEZ F.
La falta de precisión en los reales impactos ambientales de los proyectos, es sindicado como el principal factor que influye en la extensión de los tiempos de aprobación de un Estudio de Impacto Ambiental en el país, afirma Ignacio Toro, director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).
El directivo dice que han ingresado proyectos al sistema con impactos que considera insólitos, como lugares que "son hábitat de lagartijas".
¿Qué plazos se han propuesto en el SEA para agilizar sus tramitaciones?
Nos proponemos reducir los plazos de calificación, en el caso de una declaración, tener un 100% de los casos en el plazo legal que corresponde a 90 días. En el caso de los EIA, es un poco más complejo, pero esperamos finalizar las calificaciones en menos de un año. Ahora, en promedio la demora es de alrededor de un ario y medio.
¿Cómo se puede agilizar la calificación de los proyectos?
La única forma es que los titulares reconozcan el real impacto ambiental a través de sus EIA, porque si el gobierno y la institucionalidad no conocen los reales impactos, el gobierno no puede pedir mitigaciones, reparaciones y compensaciones.
¿Qué situaciones deben ser mejoradas?
Por ejemplo, está comprobado que los impactos ambientales de las termoeléctricas afectan al aire y al medio marino. También afecta el manejo del carbón que ellos tienen, pero hemos recibido estudios en los cuales se precisa que los únicos impactos son restos arqueológicos o porque están emplazados en sectores que son hábitat lagartijas.
¿En algunos casos se culpa al SEA?
En el caso de los retrasos se puede culpar al SEA, al gobierno u otra instancia, pero lo que no se dice es que una gran termoeléctrica tiene que mitigar sus impactos al aire o al agua.
¿Qué piensa frente a las voces que señalan que es imperioso apurar los proyectos?
Una autoridad que no tiene interés en cumplir la ley puede perfectamente esconder los grandes impactos, pero en el caso de esta autoridad, nuestro interés es que en el caso de haber impactos, se mitiguen, se reparen y se compensen. En el caso que no se cumpla la ley, el único camino es rechazar el proyecto
¿Qué sector es el que presenta mayores imprecisiones en sus EIA?
Es muy prematuro decir qué sector tiene mayores complicaciones. Por ejemplo, en el caso de El Morro, el estudio no contempla ningún impacto, y estamos hablando de un proyecto minero, que como tal tiene faenas, relaves, etc. Es lo mismo que si alguien tuviera un campo y yo me voy a instalar con una proyecto minero en medio, es imposible que no existan impactos ambientales. O
¿Qué ha pasado? 
Este año, sólo un 1,8% de las DIA fueron evaluadas fuera de plazo, un avance si se considera que en 2009, el 75% de los proyectos eran evaluados después de 90 días.
¿Los EIA también han acortado sus plazos? 
La mayoría de los EIA se tramitan en un rango de 90 a 120 días, plazo más acotado que los 6 meses de 2009.
¿Por qué la lentitud de los proyectos? 
En el SEA afirman que la lentitud en la puesta en marcha de los proyectos pasa por las empresas y sus estudios.
¿Cuál es la diferencia entre un DIA y un EIA? 
El DIA declara lo que la construcción va a provocar. El EIA debe declarar los daños, proponer soluciones para mitigar los mismos.

Comments are closed.