Aumenta clamor de nacimentanos por problemas medioambientales

A través de una marcha pacífica y la entrega de un documento, movimiento ciudadano expresó demandas dirigidas a la planta de celulosa Santa Fe, debido a los diversos episodios de contaminación que han sufrido directamente los vecinos que residen frente a ésta y otras fábricas de CMPC. Voceros aseguran que se trata de la primera de una serie de manifestaciones públicas. La Tribuna de los Ángeles, 20 de agosto de 2012.

A través de una marcha pacífica y la entrega de un documento, movimiento ciudadano expresó demandas dirigidas a la planta de celulosa Santa Fe, debido a los diversos episodios de contaminación que han sufrido directamente los vecinos que residen frente a ésta y otras fábricas de CMPC. Voceros aseguran que se trata de la primera de una serie de manifestaciones públicas. La Tribuna de los Ángeles, 20 de agosto de 2012.


Un nuevo impulso tomaron este fin de semana las manifestaciones públicas en Nacimiento ante los problemas ambientales derivados de las operaciones de la planta de celulosa Santa Fe.
 
Las demandas de la comunidad, canalizadas hasta ahora a través de la Agrupación de Defensa Ciudadana (ADCN) y la Corporación de Desarrollo Turístico (CDTN), fueron planteadas abiertamente el viernes por el recién formado Movimiento Social Ecológico del Sector Industrial, área urbana cuyos cerca de 5 mil habitantes residen frente a ésta y otras dos fábricas pertenecientes a Empresas CMPC.
 
Representada por cuatro voceros, la naciente organización realizó una marcha pacífica que convocó a cerca de 60 personas y que se inició entre las poblaciones Entre Ríos, El Progreso y Cardenal Silva Henríquez, avanzando por la población Lautaro y luego por la Ruta de la Madera hasta llegar a la entrada de la más cuestionada de las manufactureras locales del grupo Matte.
 
Bajo el permanente resguardo de Carabineros -que dispuso de un operativo para custodiar la actividad de principio a fin-, niños, jóvenes y adultos del populoso barrio, acompañados por el concejal Hugo Inostroza, fueron recibidos allí por el coordinador de Asuntos de la Comunidad de la planta, Jorge Gutiérrez.
 
Pese a que habían requerido la presencia del gerente de la misma, Francis Backhouse, los manifestantes entregaron al delegado empresarial una carta dirigida a aquél en la que expresan, ante todo, “nuestro descontento por los innumerables hechos de contaminación ambiental que en el último tiempo han generado como empresa hacia nuestra comuna, donde la mayor parte afectada son las poblaciones del sector industrial”.
 
De este modo, se referían a episodios como el del 13 de julio pasado, cuando un “polvillo blanco” proveniente de la celulosa y correspondiente a carbonato de calcio cayó sobre las villas de enfrente, lo que no solo volvió a afectar a los vecinos y sus bienes sino que también motivó una solicitud de investigación de la CDTN e incluso una reciente inspección en terreno por parte del Comité Operativo de Fiscalización, de la seremi de Medio Ambiente.
Junto con plasmar su preocupación cada vez mayor en esta misiva, los dirigentes del nuevo movimiento ciudadano hicieron llegar al gerente de planta un listado de peticiones y temas para abordarlos conjuntamente en una mesa de diálogo, entre ellos el mejoramiento del control y la emisión de gases y material particulado, una mantención preventiva y correctiva de los precipitadores electroestáticos e indemnizaciones por cada evento contaminante y a cada hogar por daños y perjuicios.
 
Asímismo, incluyeron la erradicación de las familias de las poblaciones vecinas, especialmente las que sufren problemas de salud incompatibles con las condiciones de su entorno inmediato.
MOVIMIENTO EN ALZA
Tras la entrega del petitorio, el director de la ADCN y asesor del naciente Movimiento, José Carrasco, se declaró insatisfecho debido a la recepción de la fábrica, “yo sé que el trabajo de don Jorge Gutiérrez es intermediar entre la planta y los vecinos, pero cuando tengamos la mesa de diálogo con don Francis Backhouse, recién ahí podríamos sacar algo y, si no, vamos a tener que llegar a la gerencia en Santiago; desde 1999 que yo conozco este tema, así es que (esto) para mí no es ninguna solución, además que todas las soluciones que ellos pretenden dar a la gente son de parche”.
 
Con una sensación similar se quedó Marcos Saavedra, otro de los voceros de la nueva organización social, aunque destacó que lograron su objetivo inicial: “Esperaba lo mismo (que ocurrió): que iban a mandar a una persona que la tienen para regalar pastillas a los ciudadanos y hacernos creer que no están contaminando, pero por ahora nosotros solamente necesitábamos que alguien nos firmara este documento y se lo entregue al gerente de planta, y como primera meta la hemos cumplido”.
 
Más conforme aun se mostró con respecto al desarrollo de la manifestación pacífica, asegurando que “ésta es la primera marcha de una infinidad que vamos a tener de aquí para adelante; tenemos el apoyo de Carabineros y de muchas entidades, entonces creo que, siendo bien optimista, para la próxima vamos a pasar de las 200 ó 300 personas”.
 
Saavedra reafirmó que éste es un movimiento en alza y que aspiran a obtener soluciones concretas y atingentes a los problemas ambientales que enfrentan día a día, “no necesitamos que vengan a pavimentarnos o nos hagan a lo mejor un cambio de techo, que por lo demás es un trabajo del departamento social de la Municipalidad, no, lo que pedimos son compensaciones directas”.
 
En tal sentido, criticó al ejecutivo enviado por la fábrica, quien habría sostenido que en ningún lugar existen compensaciones para estos casos: “Eso no es así, porque nosotros vemos que lo hacen las mineras y en muchas otras partes; la termoeléctrica que hay en Coronel, por ejemplo, dio compensaciones, lo mismo están haciendo las hidroeléctricas y aquí nosotros también lo estamos pidiendo”.
 
A la vez, cuestionó las certificaciones de esta planta de celulosa, señalando que “no sé si se hicieron a lo compadre, pero, por poner un caso, hace dos años que se prohibieron los soplados de cañerías de las calderas, y aquí todavía los están haciendo, dos veces al mes, y ¿quién hace algo?, ¿hay una fiscalización real de parte de la seremi?, no hay ninguna”.
 
Al finalizar el acto, enfatizó que “hemos estado en silencio y ahora es el momento de que Nacimiento despierte, y necesitamos que se manifieste no solo la gente de acá, de ‘Nacimiento Bajo’, sino también la de ‘Nacimiento Alto’”.

Comments are closed.