EEUU y Europa reducen emisiones de CO2 pese a la crisis mundial

China anunció una inversión de US$ 372 mil millones en proyectos de conservación energética y medidas anticontaminación, para mejorar la calidad del aire y la seguridad energética del país. Diario Financiero 24 agosto 2012.


La crisis mundial, que se inició en 2007 en Estados Unidos, ha golpeado con fuerza a todas las economías del globo, pero al menos ha dejado un saldo medioambiental positivo: EEUU y Europa, dos de las regiones más contaminantes del planeta, han logrado reducir sus emisiones. Entre 2007 y 2010 EEUU bajó en un 6,6% sus emisiones y Europa lo hizo en un 7%, según los datos más recientes entregados por la Administración de Información de Energía de EEUU.

Entre las más grandes economías globales la excepción ha sido China, responsable de un 26% de las emisiones mundiales, y que registró un aumento de 34% en 2007-2010. El crecimiento de la segunda economía mundial ha ido de la mano de sus emisiones de CO2, pero Beijing tiene una meta clara: quiere reducir sus niveles en un 40% a 2020 (respecto de 2005).

Esta semana, el gobierno chino anunció inversiones por US$ 372 mil millones a tres años en proyectos de conservación energética y medidas anti contaminación, como parte de su impulso por reducir el consumo energético en 300 millones de toneladas de carbón estándar.

EEUU: crisis y bajo precio del gas


La fórmula que logró reducir las emisiones de CO2 de EEUU fue la combinación de crisis económica con un bajo precio, y abundancia, del gas natural. Gracias a ello, las emisiones del país están este año a su nivel más bajo en dos décadas.

A diferencia de China, donde el gobierno está impulsando iniciativas para reducir el alza de las emisiones, en EEUU ha sido el propio mercado el principal responsable de la baja en los niveles de contaminación.

“Esto demuestra que si haces una fuente de energía limpia más barata, desplazarás a las fuentes más sucias”, explicó Michael Mann, director del Centro Científico del Sistema Terrestre de la Universidad Penn State, a Financial Times.

El precio mayorista del gas natural en EEUU ha caído de US$ 8 por unidad a US$ 3 en los últimos cuatro años, convirtiéndolo en una fuente energética más barata que el carbón.

Lo que más sorprende al gobierno y los analistas es lo rápido que la industria eléctrica se alejó del carbón. En 2005, esta fuente se usaba para producir la mitad de la electricidad generada en el país. Esa cifra descendió a 34% en marzo, según la Agencia de Información de Energía, su menor nivel desde que comenzaron los registros hace 40 años.

Tiempos de crisis


La caída de las emisiones en Europa se produjo antes de que estallara la crisis de deuda soberana. Este nuevo escenario, sin embargo, podría reducir aún más la contaminación, si es que la tendencia estadounidense, y lo que ocurrió con las crisis de principios de los ‘80 y fines de los ‘90, sirven de parámetro.

Según expertos, los países se enfrentan a dos opciones en tiempos de crisis: realizar inversiones de largo plazo que permitan reducir las emisiones y al mismo tiempo estimular la economía, o reducir el gasto en iniciativas medioambientales y privilegiar el uso de fuentes energéticas más baratas que, en muchos casos, resultan ser más contaminantes, como el carbón.

Los países emergentes, como China e India, han recurrido al carbón para apoyar su explosivo crecimiento económico, debido a sus bajos precios. India aumentó sus emisiones en 24% entre 2007 y 2010, y ya es el tercer país más contaminante del mundo.

Pero también hay factores coyunturales. En Alemania, el uso de carbón ha subido casi 5% tras el anuncio de la canciller Angela Merkel de erradicar la energía nuclear del país, en reacción al desastre radioactivo que provocó el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2010 en Fukushima, Japón.

Se estima que la Unión Europea incrementará en 43 millones de toneladas métricas su emisión de CO2 este año, debido a que los países están cambiándose de gas a carbón, ya que los precios de los permisos que aprueban las emisiones (lo que se conoce como mercado de carbono) son demasiado bajos para estimular una fuente de generación más limpia. De hecho, el precio de los permisos ha caído 43% en el último año en la región.

Comments are closed.