Hiroshima conmemora 67 años de la bomba atómica en pleno debate nuclear

Unas 50.000 personas se congregaron en el Parque de la Paz de Hiroshima para rendir homenaje a las víctimas con un minuto de silencio a las 08.15 hora local (21.15 GMT del domingo), la misma a la que la bomba impactaba sobre la ciudad. El Mostrador 06 de agosto 2012.


Hiroshima recuerda 66 aniversario de bomba atómica a la sombra de Fukushima  Intentos desesperados para controlar planta nuclear de Fukushima  EE.UU. recomienda a sus ciudadanos que abandonen radio de 80 kilómetros en torno a la central Fukushima  Aumenta riesgo nuclear en Japón y el mundo debate sobre la energía atómica  Japón recupera suministro de energía nuclear tras reactivación de reactor Hiroshima recordó este lunes a las víctimas de la bomba atómica que hace 67 años arrasó la ciudad y dejó 140.000 muertos, en un aniversario marcado aún por la sombra del accidente de Fukushima el año pasado y un movimiento antinuclear cada vez más consolidado.

Unas 50.000 personas se congregaron en el Parque de la Paz de Hiroshima para rendir homenaje a las víctimas con un minuto de silencio a las 08.15 hora local (21.15 GMT del domingo), la misma a la que la bomba impactaba sobre la ciudad.

“Little Boy”, el nombre con el que Estados Unidos bautizó el primer artefacto nuclear de la historia, redujo a cenizas una urbe hoy reconvertida en una activa ciudad de más de un millón de habitantes que, cada 6 de agosto, pide al mundo que la tragedia no caiga en el olvido.

A la ceremonia asistieron representantes de 71 países, incluido Estados Unidos y otras potencias atómicas como el Reino Unido y Francia, que escucharon el llamamiento por la paz y el desarme nuclear del alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui.

En su discurso, Matsui exhortó a que las experiencias de los ancianos supervivientes de la bomba atómica sean compartidas con el mundo y pidió que Japón lidere el movimiento para la abolición total de las armas nucleares.

Ante un público entre el que se encontraba también el primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, el alcalde pidió al Gobierno nipón más ayudas para los “hibakusha”, como se conoce en Japón a las víctimas de las bombas atómicas, que durante años tuvieron que soportar el estigma de la discriminación.

El país “está inmerso en un debate nacional sobre su política energética, con voces que insisten en que la energía nuclear y la humanidad no pueden coexistir”, recordó Matsui, y pidió al Ejecutivo “una política energética que garantice la seguridad de los ciudadanos”.

El desastre desatado por el tsunami de marzo de 2011 en el noreste nipón llevó a paralizar gradualmente los 50 reactores atómicos de Japón, aunque el mes pasado dos de ellos fueron reactivados en el centro del país ante la amenaza de cortes en el suministro eléctrico en verano.

Noda, que respaldó esa puesta en marcha, insistió hoy en Hiroshima en que su política es la de reducir a medio-largo plazo la dependencia de Japón de las centrales atómicas, de las que antes de la crisis de Fukushima el país, tercera potencia mundial, obtenía el 30 % de su electricidad.

Sin embargo, el movimiento antinuclear considera insuficiente el discurso de Noda y pide un apagón nuclear total, con concentraciones cada viernes frente a la oficina del primer ministro en las que semana a semana crece la participación, en un país poco habituado a las manifestaciones.

Durante la conmemoración del 67 aniversario de la tragedia atómica de Hiroshima hubo también protestas de algunos grupos antinucleares contra las centrales y contra el Gobierno de Noda, que entre una estrecha vigilancia policial marcharon por las inmediaciones del Parque de la Paz.

En la ceremonia estuvo presente este año el nieto del presidente estadounidense Harry S. Truman, quien ordenó el lanzamiento de las bombas de Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente, en el capítulo final de la II Guerra Mundial.

Clifton Truman Daniel, de 55 años, viajó a Japón invitado por una ONG para la paz a fin de asistir a las ceremonias en las dos ciudades y reunirse con supervivientes de ambas tragedias.

En unas declaraciones el fin de semana en Tokio, antes de viajar a Hiroshima, Truman Daniel subrayó que para su familia es muy importante entender qué pasó y las “consecuencias totales” de las decisiones que tomó su abuelo.

Comments are closed.