Paralización de la tercera mayor hidroeléctrica del mundo traba planes energéticos de Rousseff

Los abogados de la firma Norte Energía se han dado hasta final de este año para destrabar un litigio que amenaza con desgastar aún más la imagen del proyecto energético. Pulso, 21 de agosto de 2012.

Los abogados de la firma Norte Energía se han dado hasta final de este año para destrabar un litigio que amenaza con desgastar aún más la imagen del proyecto energético. Pulso, 21 de agosto de 2012.


El gobierno de Dilma Rousseff ha sufrido un fuerte revés en la construcción de la planta hidroeléctrica de Belo Monte: ésta fue paralizada al estar sobrepasando los derechos de los aborígenes y la protección de sus tierras ancestrales, plasmados en la Constitución. Según consignó el periódico español El País, el debate sobre el proyecto ubicado en el cauce del río Xingú ha empezado a recrudecer, en una batalla entre los sectores ecologistas y el estado brasileño. En una sentencia histórica, la Quinta Sala del Tribunal Federal de la Primera Región, con sede en Brasilia, decidió revocar la licencia de obra del mega proyecto, que sería el tercero mayor del planeta, después de la central china de las Tres Gargantas y la de Itaipú, en la frontera entre Brasil y Paraguay.
El fallo, emitido hace unos días, supone un duro golpe para la agenda de desarrollo del gobierno de Rousseff, cuya piedra angular es el denominado Plan de Aceleración Económica (PAC). Fuentes de la empresa Norte Energía informaron el viernes a El País que la compañía aún no había recibido ninguna notificación formal de la sentencia. Durante el primer año se ha ejecutado el 11% del proyecto y la empresa tiene previsto que la hidroeléctrica entre en funcionamiento en febrero de 2015. Si esta paralización se extiende más de lo previsto, será difícil que se cumpla el cronograma.
Por el momento, los abogados de Norte Energía se han dado hasta final de este año para destrabar un litigio que amenaza con desgastar aún más la imagen de un proyecto que ya ha llevado a varias celebridades a manifestarse en contra.
La decisión del tribunal establece una multa de 500.000 reales diarios (US$246.000) en el caso de que la compañía constructora se niegue a acatar el fallo. La sentencia también supone un duro llamado de atención al ejecutivo de Rousseff, que apoya abiertamente la construcción de Belo Monte con el argumento de que los planes de desarrollo diseñados para Brasil exigen una reducción radical del déficit energético. Actualmente el consumo per cápita de electricidad en Brasil es considerablemente más bajo que el de cualquier país de la Unión Europea (UE). Para reducir esta diferencia, el gobierno pretende potenciar al máximo la generación hidroeléctrica con la previsión de que el consumo eléctrico de los brasileños crezca un 60% durante esta década.
La decisión de la Corte brasileña también se apoya en el artículo 231 de la Constitución, que establece una protección especial para los indígenas, sus tierras, historia y costumbres.
"Los aborígenes son seres humanos que tienen los mismos derechos que cualquier ciudadano brasileño", añadió el juez De Souza al presentar el fallo.
El fallo supone una victoria sin precedentes para las organizaciones ambienta-listas e indígenas que desde años se enfrentan a la construcción de Belo Monte.
Recuadro :
Con el nuevo pronunciamiento del tribunal brasileño el gobierno de Rousseff sufre un revés, el cual puede ser difícil de revocar dada la importancia social del conflicto.
¿Qué ha pasado? 
El Tribunal Federal de la primera región de Brasil falló en contra de la construcción de la tercera mayor planta hidroeléctrica del mundo, en la zona de Belo Monte.
¿Por qué ha pasado? 
Grupos ambientalistas han impulsado una batalla en contra del proyecto por violaciones a los derechos de los pueblos indígenas de Brasil y su territorio.
¿Qué consecuencias tiene? 
La paralización del proyecto está poniendo en jaque el Plan de Aceleración Económica (PAC) de la presidenta Dilma Rousseff.

Comments are closed.