Región Metropolitana: aumentan las alertas pero bajan los días de alta contaminación

Autoridades dicen que declarar episodios preventivos ayudó a bajar preemergencias. La Tercera, 20 de agosto de 2012.

Autoridades dicen que declarar episodios preventivos ayudó a bajar preemergencias. La Tercera, 20 de agosto de 2012.


Una temporada con más alertas ambientales, pero con menos días de contaminación intensa registra, en lo que va de 2012, la cuenca de la Región Metropolitana.
Eso revela el último reporte del Ministerio de Medio Ambiente sobre los eventos de material particulado (PM 10) que se han suscitado en lo que va de este año y a sólo once días de que el gobierno cierre la Gestión de Episodios Críticos, el próximo 31 de agosto, fecha en que finalizan las medidas pues mejora la ventilación en la cuenca y se dispersa el esmog.
Según el reporte, este año se presentaron 16 alertas, mientras que el 2011 ocurrieron 11 días de ese tipo. En cuanto a las preemergencias, este año hubo tres días en esa categoría. En cambio, en 2011 fueron siete. Cuando hay preemergencia ambiental, la calidad de aire se torna “crítica” para la salud, lo que implica medidas como la paralización de 763 fuentes fijas, se prohíbe la quema de biomasa. Además se restringe la circulación de vehículos catalíticos y sin sello verde.
El seremi de Medio Ambiente de la Región Metropolitana, José Ignacio Pinochet, explicó que este año disminuyeron los días más críticos de esmog debido a “un enfoque preventivo. Es decir, nos adelantamos a lo que podría ocurrir”.
¿Por qué subieron los episodios de alerta y descendieron las preemergencias? Según el seremi, las alertas “preventivas” habrían ayudado a bajar las concentraciones de esmog más severas en el periodo. Este año, el gobierno decretó 23 alertas “preventivas”, mientras que el año pasado fueron 18.
Material fino y dañino
El académico del Departamento de Física de la U. de Santiago, Patricio Pérez, coincidió en que las medidas tomadas por la autoridad pudieron tener efectos, pero que también habría incidido una condición meteorológica favorable para la ventilación. Recordó que, además en Santiago hubo alta presencia del material fino y dañino PM 2,5, con 20 alertas ambientales y cuatro preemergencias.
El académico sostuvo que las estaciones que concentraron mayores índices fueron Cerro Navia y Pudahuel.
Pérez señaló que la reformulación del Plan de Descontaminación de Santiago debería contener nuevas medidas permanentes, como la prohibición todo el año de las estufas de leña y la ampliación de la restricción vehicular.

Comments are closed.