14 Investigaciones Autorizadas por Conaf se realizan en Parque Nacional Torres del Paine

En el transcurso de este año CONAF Magallanes, servicio dependiente del Ministerio de Agricultura, ha autorizado la realización de catorce investigaciones científicas al interior del Parque Nacional Torres del Paine. Radio Polar 06 de septiembre 2012.


Así lo informó el director regional de la Corporación, José Fernández Dübrock, quien destacó los esfuerzos que realiza la institución por dar todas las facilidades para que académicos e investigadores desarrollen su labor. “Los resultados de estos estudios redundan, en muchas ocasiones, en conocimientos que nos permiten proteger de mejor forma la fauna y flora del Parque. Además, nos proporcionan información valiosa para nuestro Programa Integral de Mejoramiento de la Gestión, con el que pretendemos fortalecer la gestión institucional en dicho parque nacional”, explicó Fernández.

La mayoría de las investigaciones son impulsadas por universidades y centros de estudios extranjeros, tales como: Universidad de Lausanne (Suiza), Universidad de Grenoble (Francia), Universidad de Stanford (Estados Unidos), Universidad Estatal de Louisiana (Estados Unidos), Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Brasil), entre otros. No obstante, la presencia nacional también se hace notar con iniciativas de la Universidad de Concepción, Universidad del Bío Bío, Universidad Austral de Chile, Dirección General de Aguas.

Como es tradicional, varias de ellas son promovidas en conjunto por entidades chilenas y extranjeras, como la que llevan adelante el Centro de Investigación de la Vida Silvestre de la Universidad de Kyoto (Japón) y el Centro de Estudios Científicos (CECs), encabezada por el investigador Shiro Koshima para efectuar trabajos en el área de ablación del glaciar Tyndall y recolectar muestras en los mismos sitios investigados en 1999; uno de los objetivos es examinar el cambio de los microorganismos e insectos del lugar en 12 años. Otra acción conjunta es el estudio “Gestión y conservación de grandes vertebrados en el entorno del Parque Nacional Torres del Paine, hacia un modelo compatible con el uso ganadero”, desarrollada por la Universidad Autónoma de Madrid (España), la Universidad de Chile y el SAG, a cargo de Juan Traba.

Destacan tres estudios respaldados por la Agrupación Medio Ambiental Torres del Paine (AMA Torres del Paine). En uno de ellos el investigador Óscar Guineo analizó los posibles efectos del reciente incendio forestal sobre el comportamiento del cóndor andino, específicamente en el sector Laguna Amarga. Otra iniciativa impulsada por AMA es un registro y mapeo de las poblaciones de orquídeas, que contempla la colecta de especímenes y la confección de herbario con muestras de plantas de orquídeas, a cargo de Viviana Bauk Ibáñez. La tercera iniciativa apoyada por esta entidad es el registro de las especies de plantas presentes al interior de parcelas forestales, que realizará Osvaldo Vidal.

El incendio iniciado en río Olguín, a fines de diciembre pasado, inspiró también un estudio que busca evaluar los impactos inmediatos del fuego en la vegetación de Parque, así como su capacidad de regeneración natural y los riesgos de erosión e invasión por especies de plantas exóticas. A cargo de la investigadora Susana Paula Julia, cuenta con el apoyo de la Universidad Austral de Chile y el de CONAF en todo lo relativo a trabajos en terreno.

Otras de las investigaciones que se realizan en el Parque están vinculadas con: glaciología, paleontología, geología, biología, flora (calafate), hidrología, fauna (cachaña) y genética (huemul), entre otros.

Vale la pena mencionar la colaboración que el investigador Lukas Baumgartner (Universidad de Lausanne) desarrolla con CONAF para elaborar material de educación ambiental que difunda los resultados de un estudio que se prolonga hace varios años: “Proyecto Aureola de Contacto. Cinética y mecanismos de emplazamiento e intrusión de Torres del Paine”.

La logística que implican estas operaciones es de alta complejidad. A modo de ejemplo, las fotografías que ilustran esta nota corresponden a la investigación que realiza la Universidad de Stanford, encabezada por Robert Dunbar, cuyo objetivo es establecer un registro paleoclimático en el Parque Nacional Torres del Paine y fiordos de Última Esperanza. Con este estudio esperan crear un modelo climático a partir de datos que integrarán a los ya existentes, para examinar los cambios climáticos producidos durante el Holoceno en esta región del planeta. Para ello, tuvieron que navegar el lago Sarmiento y los fiordos del Parque Nacional Bernardo O´Higgins.

Razón de ser
A juicio del administrador de la Unidad, Guillermo Santana, el desarrollo de estas iniciativas “es positivo para el Parque Nacional Torres del Paine, porque una de las razones de ser de los parques nacionales es brindar facilidades para la investigación científica. Con estudios regionales, nacionales e internacionales, mostramos al mundo científico las potencialidades del Parque y sus ecosistemas”.

Como desafío indica que: “Me gustaría potenciar esta área, para posicionar al Parque en el nivel que merece. Una forma de hacerlo es reactivar la Unidad de Investigación, que funcionó en los ‘80 y ’90, cuando tuvimos un equipo permanente de investigadores, en el marco del convenio con la Universidad Estatal de Iowa de Estados Unidos”.

Comments are closed.