Colbún sufre emergencia en Nehuenco a causa de la sequía

Empresa se vio obligada a comprar agua para refrigeración y mitigación de emisiones a terceros, porque las napas subterráneas que usaba se secaron. Hoy está estudiando soluciones permanentes. Pulso, 03 de septiembre 2012.


No sólo la falta de gas es motivo de preocupación para Colbún en la central Nehuenco. También lo es, y a contar de los últimos meses, la falta de agua para la operación del complejo termoeléctrico.

Hace algunas semanas, la central vivió una emergencia producto de la falta de agua en las napas subterráneas, situación que tiene su origen en la sequía, y que la obligó a buscar soluciones alternativas en forma urgente, pues el agua es un elemento vital para la operación.

"Debido a la prolongada sequía de los dos últimos años, las napas subterráneas de la Región de Valparaíso se vieron afectadas durante los primeros meses del año. Si bien producto de las lluvias de los meses de mayo y junio las napas recuperaron sus niveles, durante varios meses hubo que suplir las necesidades de agua para refrigeración y para mitigar emisiones en los ciclos combinados del complejo Nehuenco con otras fuentes adicionales de suministro, diferente a los doce pozos propios localizados en el mismo complejo", explicó la compañía, de manera oficial, en su balance del segundo trimestre a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

La situación se resolvió sólo mediante la suscripción de acuerdos con terceros que poseen derechos de agua en distintos puntos de la región, aunque se trata sólo de una solución momentánea. La salida definitiva a la falta de agua no está lista aún.

"Para solucionar el suministro de agua para el largo plazo se están estudiando varias alternativas de suministros", explica Colbún, ligada al grupo Matte.

TRANQUILIDAD. Sin embargo, por ahora no hay riesgo, porque desde fines de mayo que Nehuenco no cuenta con gas para su operación comercial, debido a que finalizó un acuerdo con ENAP Refinerías para el abastecimiento del hidrocarburo proveniente del terminal de Quintero.

Esto también tiene relación con la mayor disponibilidad de agua para generación, que le ha permitido a Colbún aumentar la generación hidroeléctrica en sus complejos que operan con esta fuente energética, situación que, a la vez, pone a la compañía en un mejor pie para cumplir con sus contratos de abastecimiento sin tener que recurrir demasiado al spot.

En términos acumulados, la generación hidroeléctrica a junio de 2012 aumentó en un 18% respecto a junio de 2011, mientras que la generación térmica (con gas natural y diésel) disminuyó en un 14% durante el mismo periodo. Del total de generación térmica a junio de 2012, el 41% fue producto de generación con gas natural y un 59% de generación con diésel, explica la firma.

La compañía, eso sí, cuenta una buena noticia para lo que queda del año: la entrada en operación comercial de la central a carbón Santa María, que genera a una potencia máxima de 342 MW.   
 
LA EMPRESA EN CIFRAS
874 MW. Es la potencia máxima instalada del complejo Nehuenco, en base a tres unidades.
US$11 milis. Fueron las pérdidas de Colbún durante el primer semestre, lo que implica una reducción sobre 2011.
692 Millones de dólares. Fueron los ingresos de Colbún el primer semestre.

¿Qué ha pasado?
A causa de la sequía, los acuíferos desde donde Colbún extraía el agua para refrigeración del complejo termoeléctrico Nehuenco se secaron, obligando a la empresa a recurrir a fuentes alternativas de agua de forma urgente.

¿Qué pasará en el futuro?
Si bien la compañía actuó de forma rápida, hoy no tiene abastecimiento seguro de agua y está estudiando distintas alternativas para seguir operando cuando tenga gas y, en ese escenario, minimizar la posibilidad de fallas en la operación de las turbinas de ciclo combinado.

 

Comments are closed.