Desarrolladores renovables acusan exclusión por parte del gobierno en el debate eléctrico

Tanto en la elaboración del proyecto de carretera eléctrica como en el anuncio de envío al Congreso no se invitó a representantes de este sector. Según la asociación que las reúne, incluso el regulador asume como ciertos algunos mitos sobre esta energía. Pulso, 21 de septiembre 2012.


Un hito que molestó al sector desarrollador de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) ocurrió en la famosa "cumbre eléctrica", días después de que la eléctrica Colbún – ligada al grupo Matte- recomendara paralizar los trabajos del megaproyecto Hidroaysén por la inexistencia que, según observaron sus ejecutivos, hay en Chile de una política energética. En dicha cumbre fueron invitados los principales actores del negocio de la generación y transmisión eléctrica del país: la propia Colbún, además de Endesa, AES Gener, Suez y Transelec.

Sin embargo, a la reunión en La Moneda no fue invitado ningún desarrollador 100% renovable, ni tampoco representantes de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), que reúne a las compañías de este sector.

Tampoco fue invitado nadie de MPX Energía, desarrollador de Castilla, pero eso es harina de otro costal.

Según el vicepresidente de Acera, José Ignacio Escobar, las empresas renovables han podido participar en el debate, por ejemplo, en el Congreso o frente a ONG y organizaciones ciudadanas, pero que la relación con el gobierno ha tenido "altos y bajos" que no han permitido un nexo con la fluidez necesaria.

"Efectivamente no hemos podido tener una constancia y una regularidad en la discusión de los grandes proyectos que se están viendo para fomentar las renovables, la carretera eléctrica, las concesiones, al ritmo y la profundidad que nos gustaría. Por lo mismo, estamos trabajando en paralelo con el gobierno, con el congreso, con think tanks, con agrupaciones, para que el mensaje permee a todo nivel", plantea Escobar.

Y agrega: Nosotros nos sentimos activos en la discusión, pero no nos permiten participar con el involucramiento que nos gustaría". Entre los temas en los que Acera hubiese querido tener una mayor presencia figura la propia norma que regulará el desarrollo futuro de las ERNC —hoy se está tramitando en el Congreso una ley para aumentar a 20% su participación en la matriz a 2020— además de la carretera eléctrica pública y la reforma a la ley de Concesiones Eléctricas.

SITUACIÓN DE CRISIS.

Para los desarrolladores eólicos, solares o de otra tecnología renovable, la relación con el gobierno es "de altos y bajos", pero no se trata exactamente de algo nuevo, pues en los gobiernos anteriores la situación era muy parecida. Esto tiene que ver, plantea Escobar, con que se está actuando en general intentando resolver una situación de crisis, pues efectivamente el país se encuentra en una urgencia energética. El problema, plantea, es que esto no permite avanzar en los temas de largo plazo, entre los que el desarrollo de las ERNC es un punto clave.

"A nivel de gobierno, y esto incluso desde el gobierno anterior, la relación ha tenido altos y bajos. Depende mucho de las contingencias, no olvidemos que hoy (…) se está viviendo una situación de crisis, y en las discusiones de crisis los temas se enfocan mucho en los temas de corto plazo, dejando de lado las soluciones de largo plazo, en profundidad", cree Escobar. También ha afectado a la construcción de una relación de largo plazo la sucesión de cinco ministros de Energía durante un año y medio, situación de la que también se han quejado otros gremios y empresas.

Pese a que han ingresado decenas de proyectos de generación solar y eólica, en el país este tipo de iniciativas son marginales respecto al gas, carbón e hidro.

Comments are closed.