Europa deja de producir ampolletas clásicas y tendrá sólo eficientes para 2016

Desde el 1 de septiembre ningún fabricante puede confeccionarlas. Cambio generará un ahorro de hasta 50 euros al año por familia. La Tercera, 04 de septiembre 2012.


Para 2020 plan permitirá un ahorro equivalente a que 11 millones de hogares dejen de usar electricidad.  
 
En 2009 fueron las de 100 watts, en 2011, las de 75 watts, y ahora todas las ampolletas incandescentes bajo 60 watts tendrán que dejar de producirse en la Unión Europea, hecho que pone fin a la fabricación de un invento con 132 años de uso en el mundo.

Así lo dictamina la normativa Ecodesing, que pretende que en 2016 no exista en los países de la UE ninguna ampolleta clásica, sino sólo las de eficiencia energética, como las fluorescentes compactas y las LED.

La norma, que comenzó a regir este sábado, pone fin a un proceso gradual de retirada de lámparas incandescentes que partió hace tres años, pero que permitirá que estas ampolletas se puedan seguir vendiendo en las tiendas hasta que se acaben los stocks.

La iniciativa partió con polémica, ya que un sector de la población no quiere dejarlas, argumentando su alto precio, aunque las autoridades han dejado claro que las familias pueden ahorrar hasta 50 euros anuales (30 mil pesos) con esta iniciativa.

La UE calcula que con este plan ahorrará 40.000 millones de KWh a partir del año 2020, lo que equivale al consumo eléctrico de 11 millones de hogares y una disminución de 15 millones de toneladas de CO2, lo que contribuirá a alcanzar el objetivo de reducir el 20 % de las emisiones para 2020.

En el resto del mundo, varios países también han anunciado el paulatino abandono de las ampolletas incandescentes, entre ellos Brasil, Venezuela, Argentina, Australia, Rusia y EE.UU., que partió este año.

En Chile, la Estrategia Nacional de Energía 2012-2030 contempla programas para acelerar la transición hacia tecnologías de iluminación más eficientes para el sector residencial y público (especialmente el municipal). Sus principales políticas están orientadas al 40% de la población más vulnerable, por ello, el año pasado, se repartieron packs de ampolletas eficientes a 15 mil familias del programa “Puente”.

Marcelo Mena, director del Centro de Sustentabilidad de la Unab, dice que Chile debería normar ya esta materia, “porque no tiene sentido tener estas ampolletas en los hogares, considerando que la inversión se recupera en dos semanas”. Hace cuatro años se presentó una moción sin éxito y actualmente se estaría preparando otra. 

 

Comments are closed.