Colbún propone fondo público-privado para compensar a comunidades

Presidente de la firma, Bernardo Larraín, entregó una serie de planteamientos al gobierno en el encuentro pro inversión y competitividad para destrabar iniciativas. Pulso, 10 de octubre 2012.


A pesar de que varias empresas están haciendo esfuerzos para sumar a las comunidades a sus proyectos de inversión —en particular, de energía y minería—y por establecer incentivos que permitan evitar casos como el ocurrido con la central Castilla o Barrancones, los actores del sector eléctrico coinciden en que hay que avanzar un poco más.

Este fue uno de los temas más relevantes del encuentro pro inversión y competitividad, realizado hace algunos días en la capital yen el que participaron ministros de Estado, empresarios y altos ejecutivos de compañías de estos sectores.

Precisamente uno de ellos, el presidente de Colbún, Bernardo Larraín Matte, hizo un planteamiento que sorprendió a los asistentes, al hablar de un esfuerzo público privado en esa línea. De acuerdo con la presentación de Larraín, la propuesta de Colbún es establecer un incentivo económico "con cuenta a fondos públicos o a crédito de impuesto a la renta, destinado a financiar proyectos de compensación social acordados entre el titular de un proyecto y su comunidad vecina, con co financiamiento público-privado", se extrae de la presentación hecha por el timonel de la segunda mayor generadora eléctrica del país.

Según la propuesta, los proyectos deberán acreditar rentabilidad social, de acuerdo con la metodología del ex Mideplan (hoy ministerio de Desarrollo Social). También se sostiene que, para llevar esto a cabo, se debe aceptar como gastos necesarios para producir la renta el financiamiento de proyectos sociales, sean estos acordados en el marco del servicio de evaluación ambiental o fuera de éste, en calidad de responsabilidad social empresarial (RSE). La propuesta de Colbún fue bien recibida en el sector eléctrico, aunque hay algunos ejecutivos que sostienen que es necesario evitar el exceso de regulaciones, pudiendo avanzar las compañías en la socialización de los proyectos por la vía de aportes propios.

MEJORAR LA RELACIÓN. El gerente general de la Asociación Gremial de Generadoras de Chile (AGG), René Muga, sostiene que las empresas han venido trabajando en estas tareas, con casos muy exitosos.

"Es una propuesta de Colbún, y habría que preguntarle a ellos sus especificidades. Pero respecto al tema de fondo, a los socios nos interesa el ir tratando de ir mejorando la relación que existe entre proyectos importantes de inversión y las comunidades en que se emplazan. Hay una complejidad importante que hay superar, que tiene que ver con cómo se transmiten a nivel local los beneficios que a nivel nacional tiene, por ejemplo, un proyecto de generación", dice el ejecutivo.

"A veces uno ve oposición porque no existe un equilibrio entre los beneficios nacionales que aporta con el impacto local o el poco valor que le va a agregar ala comunidad el tener el proyecto ahí", agrega Muga.

En la misma instancia, el gerente general de Endesa Chile, Joaquín Galindo, planteó que es posible fijar un aporte en inversión con carácter de obligación legal y con parámetros objetivos, con miras a aportar al desarrollo de la zona donde se desarrolle el proyecto. La idea es que esto se realice "separado del sistema de evaluación ambiental, en el que participen la autoridad, las empresas y la comunidad, que sea fiscalmente deducible y que defina claramente el área que será beneficiada", según señaló Galindo en su exposición. "Tenemos que hacernos cargo de las desconfianzas de las comunidades vecinas y de la falta de beneficios que ven en cada proyecto", agregó el ejecutivo de la empresa controlada de forma indirecta por capitales italianos.

Otro aspecto que preocupa a Endesa es la imprecisión del ámbito de acción en el que opera el sistema de evaluación ambiental. Para resolverlo se plantea mejorar la reglamentación vigente, focalizando la actuación del SEA en la evaluación ambiental, trayendo claridad y objetividad en el proceso y derechamente modificar el SETA, buscando la interacción temprana con los titulares de proyectos. Otro punto relevante es el acceso a los terminales de GNL, preocupación que se centra, en el caso de Endesa, en el GNL Mejillones.   
 
EL DÉFICIT
4.000 MW adicionales a los proyectos que están en construcción deben ingresar al sistema de aquí a 2024.
2.750 MW Es la capacidad instalada del complejo Hidroaysén, hoy paralizado a espera de definiciones políticas.
35% De la generación eléctrica durante 2011 correspondió a carbón. No obstante, su capacidad instalada representa el 19% del total, según cifras de Suez.

¿Qué ha pasado?
Las eléctricas están intentando generar propuestas para sacar adelante sus proyectos, ante el clima negativo por parte de algunas comunidades, las que han echado por tierra centrales como Castilla, Barrancones o Punta Alcalde.

¿Qué plantea Colbún?
La idea de la generadora es establecer un fondo público-privado para financiar mejoras para las comunidades, que permita validar las iniciativas privadas.

¿Qué opina el sector eléctrico?
Endesa hizo una propuesta similar, aunque cree que las compensaciones deben estar fuera de los RCA.
Adelantar la participación de las comunidades en la tramitación de los proyectos (en el sistema de evaluación) es una de las soluciones que suma adeptos.

 

Comments are closed.