Usuarios de buses: Los más perjudicados con la exposición a contaminantes atmosféricos

Los usuarios de bus son los más impactados con un exceso en exposición, mientras que quienes viajaban en automóvil tuvieron un menor impacto. En tanto, el Metro y la bicicleta presentaron impactos intermedios. Radio U. de Chile 30 octubre 2012.


Un estudio de la Escuela de Salud Pública de Universidad de Chile buscó determinar las diferencias en la exposición a material particulado que presentan los capitalinos, según los distintos medios de transporte que utilizan para realizar trayectos similares dentro de Santiago. “Esto, debido a que la exposición a contaminantes asociados a las emisiones vehiculares, ha sido relacionada a efectos en salud tanto crónicos como agudos, principalmente cardiorrespiratorios y cáncer”, dijo el académico de la unidad, Pablo Ruiz

De acuerdo a lo que comentó el profesor, la investigación se inspiró en una serie de indagaciones que se han hecho desde el extranjero en este sentido. “Desde el principio pudimos establecer que existen estudios recientes a nivel mundial que sugieren que la exposición personal a contaminantes aumenta durante los viajes urbanos, y varía según el modo de transporte usado, ya sea bus, automóvil, metro o bicicleta. Sin embargo, poco se sabe sobre este tema en Chile y, menos aún, si existen diferencias en los resultados de esta exposición al usar distintos medios”

En este estudio, efectuado entre junio del 2011 y mayo de este año, se midió la exposición personal a contaminantes (MP2,5 y material particulado ultra fino, PUF) en personas realizando viajes urbanos en horas de alto tráfico. Para esto, los voluntarios cargaron mochilas equipadas con monitores especiales que miden la contaminación personal, y sus viajes fueron realizados según una ruta asignada en la principal arteria del centro de Santiago (Alameda) y en rutas usuales del viaje trabajo-hogar de los voluntarios. De esta forma, se siguió a 17 participantes por cada medio de transporte (automóvil, bicicleta, bus y metro), mientras otros monitores fueron ubicados en el techo de un sitio central para medir la contaminación de fondo.

“Estas mediciones nos permitieron establecer que para las personas realizando viajes en una ruta asignada (Alameda) se encontraron altas exposiciones personales, tanto para MP2,5 como para PUF. Esto se produjo debido a la cercanía del tráfico vehicular, siendo los usuarios de bus los más impactados con un exceso en exposición, mientras que quienes viajaban en automóvil tuvieron un menor impacto. En tanto, el Metro y la bicicleta presentaron impactos intermedios. Resultados similares se detectaron en los usuarios al hacer sus rutas habituales entre hogar y trabajo; en el caso de los ciclistas se observaron exposiciones menores al realizar sus rutas normales, probablemente debido a que eligen trayectos de menor tráfico vehicular.”, afirmó el doctor en Salud Ambiental.

En conclusión, precisó el experto, “establecimos que estar en cercanías de emisiones de tráfico tiene gran impacto en la exposición personal a contaminantes, lo que es especialmente relevante en el caso de quienes se movilizan en bus”.

Actualmente la estimación de exposición a contaminantes atmosféricos se realiza usando las mediciones de sitio central de la red MACAM, “las cuales no son capaces de determinar los aumentos de exposición observados en este estudio, por lo que subestiman la exposición real de las personas a la contaminación, tanto aguda como crónica”, indicó Ruiz, quien añadió que “por esto, postulamos que una fracción importante de la población puede verse enfrentada a niveles de concentración que exceden las normas de calidad del aire, lo cual se sabe que puede producir efectos importantes en la salud”.

Comments are closed.