A un año del CADE se advierten pocos avances en política energética

El reporte de la Comisión sirvió de base para la Estrategia Nacional de Energia. Sin embargo, para el subsecretario de Energía, los principales esfuerzos han estado en fortalecer el área de transmisión. Diario Financiero, 16 de noviembre 2012.


Seis meses de trabajo, más de 100 reuniones y 16 expertos del sector energético, dieron como resultado el Informe de la Comisión Asesora para el Desarrollo Eléctrico (CADE), entregado hace exactamente un año.

El grupo, que incluía a los ex ministros Alejandro Jadresic, Marcelo Tokman, Vivianne Blanlot, los consultores Hugh Rudnick y Sebastián Bernstein, entre otros, liderados por el empresario Juan Antonio Guzmán, entregaron un informe de 180 páginas, que entre otras cosas, dio recomendaciones de qué hacer en transmisión, generación, eficiencia energética e incluso energía nuclear.

Además, incluyó un análisis de los potenciales desarrollos en Aysén. Al respecto, el documento señala que “el costo de no desarrollar las centrales de Aysén se estima en un valor actualizado de unos 
US$ 700 millones al año de entrada de la primera central en Aysén (2020), el costo corresponde a unos US$ 2.600 millones”.

Según el subsecretario de Energía, Sergio del Campo, “uno de los grandes aportes del CADE es que se constituyó una comisión con expertos de distintas áreas del sector eléctrico, con participantes de distintos pensamientos, incluidos altos funcionarios de otros gobiernos, con quienes logramos construir una mirada de largo plazo”.

Del Campo señala que el aporte del CADE es que “es la base para la definición de la Estrategia Nacional de Energía (ENE), entendiendo que esto era un problema país que iba a impactar a los distintos gobiernos”. Además, dice que sus planteamientos se han concretado “este año en el esfuerzo en cambiar el rumbo en el desarrollo de la transmisión y eso se materializa con las inversiones de US$ 900 millones que multiplicarán por seis la capacidad de transmisión entre Santiago y Copiapó, lo que es muy relevante para mitigar el rechazo de las inversiones de generación en la Región de Atacama que respalden las inversiones en el sector minero. Por el lado de transmisión entre Concepción y Santiago, se está duplicando la capacidad, pasando de 1.200 MW a 2.500 MW hacia fines de 2017”, explica.

En todo caso, el subsecretario señala que “no necesariamente todas las medidas del CADE pueden ser viables o materializables en el corto plazo, pero lo medular está siendo considerada en la ENE y los proyectos que estamos llevando a cabo”.

Hugh Rudnick, académico de la UC: "La condición de desarrollo del sector ha empeorado"

-A un año del lanzamiento del informe CADE, ¿Qué recomendaciones se han implementado?
-Si bien muchos celebraron el informe de la CADE y sus propuestas, el avance de aplicación de estas últimas ha sido lento. Como avances concretos enumeraría que se formuló la Estrategia Nacional de Energía y se presentó al Congreso un proyecto legal de carretera eléctrica.
-¿Qué cosas están pendientes?
-Como trabajos en desarrollo (de los que tengo conocimiento, pero aun sin acciones concretas) están que se continua trabajando en reducir barreras a las ERNC (evitando apoyar proyectos eficientes), se anunció el mantener abierta la opción nuclear, se  procesa información para ordenamiento territorial, se trabaja en nuevo reglamento para el CDEC, se continúa con el proyecto de concesiones de transmisión y se ha revisado el esquema de licitaciones de distribución.
-Entonces ¿cómo evalúa este año tras las recomendaciones de este grupo de expertos?
-En cuanto a avances concretos, el gobierno definió la Estrategia Nacional de Energía 2012-2030, que anunció en febrero de este año, integrando muchas de las propuestas CADE, y definió como una carta de navegación que entregaría las directrices de la política eléctrica futura. Sin embargo, no es evidente como ella se materializará a futuro, toda vez que se requerirán acuerdos nacionales para lograrlo. Una estrategia energética se materializará sólo en la medida que logre consensos, o a lo menos mayorías relevantes, que permitan los necesarios ajustes legales y regulatorios.
Esa ausencia de acuerdos nacionales es la que mas echo de menos para lograr destrabar nuestro desarrollo eléctrico. Lamentablemente, la condición de desarrollo del sector más bien ha empeorado desde que la CADE entregó sus propuestas.

Sebastián Bernstein, consultor y ex secretario de la CNE: "No se debe dejar a la discrecionalidad de la Corte parámetros técnicos"

-¿Qué cosas se han implementado de las propuestas del CADE?
-La carretera eléctrica está muy apegado a lo que dice el CADE. Además, van a reiniciar los estudios de las posibilidades de desarrollar energía nuclear. Una tercera iniciativa, es la modificación del reglamento de las distribuidoras, que permite anticipar los plazos.
Nada de eso servirá si no se corrigen otros temas. El fallo de la Corte Suprema sobre Castilla fue mortal, pues pone en duda todo el esquema de aprobación que dice que los proyectos van a cumplir con no dañar el medio ambiente una vez aprobado el estudio. Ese asunto es muy negativo y Castilla se cayó definitivamente y eventualmente podría pasar lo mismo con Punta Alcalde. Aunque lo aprobara el Consejo de Ministros, puede para lo mismo en la Corte Suprema.
-¿Cómo se resuelve este tema judicial?
-La forma de hacerlo es que se legislara, pero requiere acuerdo político pero no veo que esté. Esperemos que el próximo año se pueda. Se necesita que no dejemos una interpretación tan amplia a la Corte Suprema de lo que significa proteger el medio ambiente. No se debe dejar a la discrecionalidad de la Corte parámetros técnicos.
-¿Qué cosas faltan por implementar?
-En transmisión falta la carretera eléctrica, que haya más información pública de los proyectos también. Está la iniciativa de que los proyectos paguen una especie de tributo que no se ha materializado. El problema principal es que no se pueden hacer proyectos. Aquí no hay un problema de competitividad en el sector, de que sean muy pocos lo generadores. Hay mucho proyecto chico y mediano, pero no en la masividad que se necesita. La carreta pretende atacar es eso. El sistema de establecimiento de servidumbre también ayudará.


 

Comments are closed.