Peligra meta productiva de la década y mineras detallan proyectos postergados

Kinross dijo que “si no mejora el precio de la energía, no sé si Lobo Marte (US$ 800 millones) podrá salir adelante”. Como este caso, son varias mineras las que aplazarán sus proyectos. Diario Financiero 23 de noviembre 2012.


Hoy por hoy, la minería presenta muchas incertezas. Ya se han hecho bastantes análisis acerca de la meta de la cartera de proyectos para el final de esta década. Hay consenso en que es difícil que se lleguen a efectuar los más de US$ 100.000 millones para 2020. A esto, se suma que se está poniendo en duda también la meta productiva en la minería chilena para ese período, que es de cerca de 9 millones de toneladas de cobre anuales.

El presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Diego Hernández, enfatizó que ve “altamente improbable que se llegue a la meta productiva de 2020”. En tanto, según el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, los proyectos de la cartera minera “no se materializarán de aquí al año 2020, como se ha señalado de manera reiterada. Estimamos que en torno a un tercio de ese monto está postergado definitiva o transitoriamente”, dijo en la cena anual del Consejo Minero.

Los proyectos postergados


Frente a algunos de los recientes anuncios de proyectos postergados como Cerro Casale (US$ 6.000 millones) y Pascua Lama (US$ 8.500 millones) de Barrick, Inca de Oro de PanAust (US$ 600 millones), Santo Domingo (US$ 1.242 millones) de Capstone Mining y Relincho 
(US$ 3.900 millones) de Teck, existen otros que como esbozaba Villarino, no estarán en la fecha prevista.

Dentro de ese tercio de proyectos que no se materializarán dentro del plazo estipulado, uno que destaca es Lobo Marte (US$ 800 millones), de Kinross. El proyecto aurífero ubicado en las cercanías de Copiapó, está a la espera de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), y aún está en proceso de evaluación por parte del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

José Tomás Letelier, vicepresidente de asuntos externos para Latinoamérica de Kinross, explica que “siempre dijimos que si todo iba muy bien, a fines de este año podríamos haber obtenido la RCA, pero la verdad es que se va a demorar un tiempo más. Tal vez a mitad del próximo año podríamos tener la RCA. No antes de eso”. El ejecutivo agrega que “si tuviéramos la RCA significaría que uno podría empezar a construir. Pero hay otras variables que hay que tener en cuenta, como el tema de la energía, donde los costos han subido mucho”.

Letelier afirma que “está complicado el panorama energético”, y sostiene que todavía no han cerrado contratos de energía. Acota que en la estructura de costos de Kinross, la energía representa más de un 20% en las operaciones que tienen. En Lobo Marte esto será un factor muy decisivo, y según enfatizó Letelier, “si no mejora el precio de la energía, no sé si Lobo Marte podrá salir adelante”.

En Codelco, el panorama de producción es prácticamente de reemplazo. Esto quiere decir que entrará poco mineral que supere los niveles de tonelaje actuales, porque gran parte del input será para reemplazar el que las minas antiguas y de bajo mineral están dejando de entregar.

Fuentes allegadas a Codelco, señalan que la expansión de Andina 244 (US$ 6.270 millones) se podría atrasar levemente (hasta ahora Codelco ha estimado su puesta en marcha para 2018). Esto se sumaría al retraso ya sabido de San Antonio de Óxidos (US$ 1.000 millones) y la expansión de Salvador. Otras fuentes de la industria, señalan que la fase III de Collahuasi, y la fase II de Quebrada Blanca de Teck, también se retrasarían para después de 2018. En tanto, es un hecho según importantes fuentes de Xstrata, que Lomas Bayas III estará listo después de 2020 -por temas de regulación-.

Un proyecto relacionado con la estatal cuprífera es El Abra (US$ 5.000 millones), donde Codelco tiene un 49% y Freeport McMoran tiene un 51%. Este desarrollo también será aplazado con respecto a la fecha que se pensaba poner en marcha. Según altas fuentes de la compañía, aún se está en duda si entrará en vigencia en 2017 o 2018.

Además, las mismas fuentes señalan que en El Abra están realizando el estudio de factibilidad, y aventuran que estará listo entre 2013 y 2014. En tanto, en Antofagasta Minerals, altos ejecutivos indican que Caracoles (US$ 3.300 millones) y la ampliación de Pelambres (más de US$ 7.000 millones) estarán al filo de 2020.

Comments are closed.