Habitantes de Atacama “en alerta” por anuncio de reinicio de operaciones en Pascua Lama

En alerta se declararon las comunidades de la Región de Atacama frente al eventual reinicio de las operaciones del proyecto Pascua Lama, luego que Barrick Gold afirmara que retomará sus obras el primer trimestre el 2013, pese a que el Sernageomin paralizó las obras en Chile, al detectar contaminación por material particulado PM10. La empresa asegura haber aplicado las medidas para controlar la polución. Radio U. de Chile 28 de diciembre 2012.


Si bien el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) detuvo la construcción del proyecto  Pascua Lama, después de realizar una visita en terreno en noviembre y detectar un exceso de contaminación que afectaba la salud de los trabajadores, la empresa Barrick Gold Corporation Chile aseguró que, luego de aplicar medidas para asegurar “un muy efectivo control del polvo”, esperan retomar las operaciones a inicios del 2013.

Las declaraciones encendieron la alerta de las comunidades, preocupadas por el lobby que pueda ejercer la planta para seguir funcionando. Según el presidente del Comité Esperanza de Vida, Rodrigo Villablanca, el episodio de contaminación del aire se trata de “un problema menor frente a los tremendos impactos que tiene el proyecto”.

“Hay muchas otras cosas por las cuales podrían haber detenido el proyecto, como la destrucción de los glaciares y la contaminación del río. Nos sorprende que hayan paralizado las faenas por proteger a sus trabajadores ¿dónde queda la gente de la comunidad? ¿Dónde están los 70 mil habitantes del Valle del Huasco que están siendo perjudicados? Nosotros no le vamos a hacer fácil la cosa a la compañía minera ni tampoco a las autoridades corruptas de la Tercera Región ni a nivel nacional. Vamos a seguir peleando y les vamos a dar con todo”, sostuvo Villablanca.

Por su parte, el Director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca, restó importancia a los dichos de la empresa, afirmando que será la autoridad ambiental la encargada de decretar la eventual reapertura y que, por ahora, “Barrick puede hacer los anuncios que quiera”.

Sin embargo, advirtió que si retoman las operaciones, se conduciría a la destrucción de los glaciares en la zona de Pascua Lama. “De eso se tienen que hacer cargo las autoridades políticas que permiten que esto siga ocurriendo”, denunció, señalando que se conoce ampliamente el deterioro de los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza en el lugar.

Asimismo, desde las “Asambleas Ciudadanas de Argentina”, Jorge Rodríguez, indicó que el gigante canadiense “está inquieto”, ya que debe comenzar lo antes posible a operar, pese a que ha utilizado una serie de métodos irregulares o simplemente ilegales con este objetivo, según dijo.

“Barrick tiene un atraso casi de diez años, de cuando querían empezar a hacer las operaciones de explotación de Pascua Lama, por distintos motivos. Hay una legislación que le impediría operar en un lugar donde hay un reclamo por parte de propietarios del lugar y eso está en la justicia todavía”, recordó Rodríguez.

Si bien las operaciones están activas en Argentina, allá la situación es más compleja, porque Barrick estaría violando la Ley de Glaciales, al operar en un área peri-glacial, según declara en su propio informe de impacto ambiental. Esto, cuando, según afirmó el ambientalista, el gobierno provincial “es socio de la minera y tiene intereses en común”.

Por todas estas razones, tanto del lado trasandino, como del nacional, las distintas comunidades afectadas, organizaciones ambientales, y sociales, preparan sus estrategias para hacerle frente al avance de la mina de oro que  debiera estar operativa a finales del 2014, según afirman sus administrativos.

Comments are closed.