Los intereses que se juegan en la aprobación de la Ley de Pesca

Pese a que este es un sector golpeado negativamente en los últimos años, tanto por el terremoto como por la disminución de los recursos pesqueros, la cifra que factura no es menor: entre US$2.500 millones y US$3.000 millones. Estrategia, 14 de diciembre 2012.
Lea noticia relacionada: Ley de Pesca: Comisión Mixta establece que no habrá licitaciones de jurel ni de merluza.


Polémica ha sido la tramitación de la Ley de Pesca en el Congreso, generando fuertes diferencias entre el sector industrial y artesanal. Hasta el momento, continúa su tercer trámite constitucional en la Cámara de Diputados y posteriormente se presentarán en la Comisión Mixta, tras la aprobación de varios de los puntos clave en el Senado.

¿Cuáles son estos puntos clave? Uno de los cambios significativos que tuvo la ley en el Congreso, fue en relación con las licencias transables de pesca, el que fue modificado después de su paso por la Cámara de Diputados, reduciendo su plazo de vigencia a 20 años y estableciendo causales  más estrictas de caducidad o término. Antes de esto, los industriales contaban con ellas a perpetuidad, en los denominados “derechos históricos”.

En el caso de las licitaciones, el Ejecutivo acordó la presentación de una nueva propuesta que  fue aprobada por la Sala del Senado, que implica gatillar las  licitaciones de las cuotas industriales en aquellas pesquerías que alcancen el 90% del Rendimiento Máximo Sostenible hasta un máximo del 15% del total, y establecer subastas a todo evento, en un plazo entre cinco a siete años.

Para ello se deben acordar previamente los Puntos Biológicos de Referencia, los que deberán ser determinados durante los primeros dos años por los Comités Científicos Técnicos, una vez  que entre en vigencia la nueva Ley de Pesca. Esto, de acuerdo a la autoridad, permitiría la entrada de nuevos actores al sector.

A su vez, entre otros aspectos, la Cámara Alta visó los fraccionamientos entre los industriales y artesanales, donde los primeros quedarían con el 40% de las cuotas pesqueras –hoy engloban el 45%-, y los segundos, el restante 60% que les da el control mayoritario de los recursos, lo que equivale a cerca de 200.000 toneladas más de los desembarque anuales, si se considera como referencia los totales de 2011.

Industriales v/s Artesanales

Pero, ¿cuáles son los intereses en juego en la discusión de esta Ley de Pesca, que continúa esta semana en la Cámara de Diputados, pero que debe ser aprobada antes de fin de año, dado que el 31 del mes en curso vence el plazo de la normativa vigente? Por un lado, desde el punto de vista de la sustentabilidad del recurso, y por ende de la actividad económica, si no está lista la nueva ley, se corre el riesgo de que el sector vuelva a prácticas dañinas como la "carrera olímpica", respecto de lo cual existe consenso que sería nefasto. Por otra parte, pese a que este es un sector que ha sido golpeado negativamente por múltiples factores como la escasez de recursos a nivel nacional, y el terremoto y maremoto del 27 de febrero de 2010, la cifra anual que factura no es menor: entre US$2.500 millones y US$3.000 millones, donde la mayoría es dirigida a la exportación, mientras que lo vendido a nivel local es principalmente para consumo humano.

Asimismo, uno de los indicadores más relevantes de la pesca, son los desembarques por año. El total estimado según datos elaborados por el gobierno, acumulado a diciembre de 2011, es de 4,2 millones de toneladas, resultando éste un 7,7% inferior al promedio del quinquenio 2006–2010 y alcanzando un crecimiento de 7,3% a lo computado en el 2010. Acá, cerca del 55% corresponde a los artesanales, y el restante 45% a los industriales.

Las Operaciones Empresariales

Considerando la parte industrial del sector pesquero chileno, durante el 2011, el número total de plantas que registraron operación en el país fue de 588 –mucho menor a las anotadas en el 2010, por efecto del terremoto y maremoto del 27 de febrero de ese año-, las cuales procesaron 4.234.218 toneladas de materia prima, generando 1.694.837 toneladas de producto final.

Los que dominan la pesca a nivel empresarial, son el Grupo Angelini, a través de Corpesca –que por su filial SPK se fusionó con San José, de los Lecaros Menéndez-; Camanchaca, de Jorge Fernández y Francisco Cifuentes, que se unió a Bio-Bío de la familia Stengel; Foodcorp, del holding noruego Mogster y que se alió a Alimar, de Roberto Izquierdo, y Blumar, de los Sarquis y los Yaconi Santa Cruz.

En cuanto al número de naves industriales que registraron operación, en el transcurso de 2011 fue de 196 barcos autorizados para la actividad, lo que representa una disminución del 5% con respecto al 2010. La producción total obtenida a bordo de las de fábrica fue de 31.665 toneladas, de las cuales el 98% (31.032 toneladas) corresponden a la lograda a raíz de capturas realizadas en aguas nacionales. Lo que queda, en las internacionales.

Las principales líneas de elaboración como harina de pescado y congelado, concentraron un 78% de la materia prima y un 72% de la producción total. Cabe señalar que gran parte de lo operado por los industriales, es comprado a los artesanales.

Quiénes son los Pescadores

Tomando en cuenta al artesanal, en el 2011, el número de pescadores inscritos fue de 85.268, donde el 21% (17.992) corresponde a mujeres y el 79% (67.276) a hombres. La mayor parte de ellos llevan a cabo la actividad a baja escala, sin embargo, varios lo hacen con volúmenes altos similares a los industriales. Además, y en el mismo período, se encuentran inscritas 810 organizaciones en el registro oficial que lleva la autoridad.

El número de embarcaciones artesanales inscritas en el 2011 fue de 12.757, donde 12.526 operaciones pertenecen a personas naturales, 93 a jurídicas, 115 a comunidades relacionadas al sector y 23 a Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada.

Las embarcaciones artesanales se dividen en las siguientes clases o tipos: botes a remo o vela, con un total de 943; botes a motor, con 7.824; lanchas menores (hasta 12 metros de eslora) con 2.739; lanchas medias (más de 12 metros y hasta 15 metros de eslora) con 591, y lanchas mayores (más de 15 metros y hasta 18 metros de eslora) con 660.

CIFRAS
1.694.837 toneladas de producto final pesquero generaron las operaciones industriales en Chile
85.268 es el número de pescadores artesanales oficialmente inscritos en el país

 

Comments are closed.