Servicio de Evaluación Ambiental crea unidad especial para analizar grandes proyectos

Se trata de una de las medidas administrativas de la agenda pro inversión consideradas por el Ministerio de Economía. Diario Financiero, 11 de diciembre de 2012.

Se trata de una de las medidas administrativas de la agenda pro inversión consideradas por el Ministerio de Economía. Diario Financiero, 11 de diciembre de 2012.


El director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Ignacio Toro, detalla los cambios que realizará la entidad para evaluar en etapa temprana los grandes proyectos de inversión. Asimismo descarta que la autoridad esté flexibilizando la norma para autorizar centrales.
– ¿En qué consiste esta unidad de evaluación para grandes proyectos que creará el SEA?

– Esperamos tenerla el primer trimestre del próximo año funcionando. Lo que hace la unidad es estar revisando los proyectos de mayor complejidad y estará abocada a que efectivamente en las etapas tempranas vengan primero reconocidos cuáles son los impactos significativos. Definidos los impactos significativos en etapas tempranas, durante la evaluación la idea es que discutamos cómo se mitigan, compensan y reparan, es decir, cuáles son las mejores soluciones a esos impactos, eso disminuye los plazos de evaluaciones importantes.
– ¿Cuántos integrantes tendrá la unidad?

– Se tiene contemplado un experto por área, es decir, en aguas deben haber tres, porque se trata de agua subterránea, superficial y marítima; más un experto en medición y modelación del aire; un experto en ecosistemas terrestres; y gerente que coordine la unidad.
– ¿Cómo se resuelve la definición de grandes proyectos, para que no sean examinados todos?

– Hay que tomar la experiencia internacional, pero en el país ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) una gran cantidad de proyectos, si uno toma eso en relación a lo que pasa en la Comunidad Europea y otros países, acá entran proyectos grandes, pero también muchos pequeños, no es difícil hacer la diferencia. Hay consenso sobre cuáles son las principales cosas que impactan en los sistemas en un proyecto. Dónde están instalados, lo que emiten, qué recurso natural utilizan y eso lo queremos plantear a través de la guía y el equipo que hay detrás de eso. Se sabe, por ejemplo, que los parques eólicos, si uno quiere saber los impactos, es cómo afecta el paisaje o ruta de aves. En el caso de las centrales termoeléctricas se sabe que son las emisiones al aire, las descargas y la succión. Las centrales hidroeléctricas se sabe que es la intervención de los cauces, el flujo operacional. Queremos ver cómo la evaluación se centra en los temas relevantes y el resto no.
– También están preparando guías para las empresas ¿Cuándo deben estar listas?

– Hay varias que ya hemos publicadas en la página web del SEA, van a estar saliendo este año y el próximo. Hemos comprometido 50 guías a 2013.
– A raíz de la autorización de Punta Alcalde sectores ambientalistas señalan que se flexibilizó la normativa ambiental dada la necesidad energética del país… 
– Este es un tema que hay que mirar con atención. El SEA y lo que era antes la Conama, venían hace un tiempo perdiendo credibilidad pública y eso dificultaba las cosas. Por eso en enero de 2010 se hace una modificación legal que hace una diferencia importante, en la línea de los países desarrollados, que han logrado abordar el tema del medioambiente bien, para que tengamos un servicio con la necesaria autonomía, que sea técnico y que haga toda la evaluación y luego un órgano colegiado, de una autoridad política del país que toma la decisión. ¿Qué hace eso? que en la primera etapa se logre levantar lo que son los problemas y las posibles soluciones, el modelo anterior no consideraba todas estas fases.
– ¿El SEA está tomando decisiones con mayor prolijidad que antes?

– Estamos buscando mejorar día a día la prolijidad, esperamos que cuando se entreguen los antecedentes del estudio que se hizo con Punta Alcalde, también la gente pueda entender la diferencia, los vamos a hacer públicos, de manera que si alguien encuentra que el estándar que se utilizó es inadecuado diga por qué. Estamos convencidos que es un muy buen modelo y esperamos que al hacerlo público, los distintos inversionistas sepan también el estándar que se pide a los proyectos y tengan la claridad de cómo presentarlo.
– ¿En ningún caso entonces, se está flexibilizando la norma?

– En ningún caso, lo que se hace es separar la paja del trigo. En lo relevante seamos exigentes y tengamos los procedimientos adecuados y lo que no es relevante o no aporta, bajemos la intensidad.

Comments are closed.