Tribunales Ambientales: Ministros se definen ante judicialización, ¿verdes o pro inversión?

"Un convenio 169 de la OIT o acuerdos internacionales en materia ambiental tienen que ser considerados", comenta José Ignacio Vásquez "La oposición ciudadana a proyectos es resultado de una historia de comportamiento", dice Sebastián Valdés. "Preferiría que el tribunal fuera reconocido por ser justo, equilibrado, fallando en mérito", afirma Rafael Asenjo. La Segunda, 21 de diciembre de 2012.

"Un convenio 169 de la OIT o acuerdos internacionales en materia ambiental tienen que ser considerados", comenta José Ignacio Vásquez "La oposición ciudadana a proyectos es resultado de una historia de comportamiento", dice Sebastián Valdés. "Preferiría que el tribunal fuera reconocido por ser justo, equilibrado, fallando en mérito", afirma Rafael Asenjo. La Segunda, 21 de diciembre de 2012.


Una incertidumbre de seis meses. Así vivieron los abogados Rafael Asenjo y José Ignacio Vásquez, junto al economista Sebastián Valdés, el proceso que terminó esta semana seleccionándolos como los tres ministros titulares del Segundo Tribunal Ambiental de Santiago… el debut de este tipo de organismos en Chile.
"Fue agotador, lo viví como un parto de trillizos. Es un proceso muy largo, complejo y sujeto a mucha confidencialidad", recuerda Asenjo. Dice que tan secreta fue la selección que no sabía con quienes competía, por lo que no "quedaba otra que llamar a amigos y colegas preguntándoles si estaban participando".
500 profesionales postularon a los cinco cargos -tres ministros titulares y dos suplentes-, siendo entrevistados por el Consejo de Alta Dirección Pública para dejar una lista de algo más de 20 personas y enviada a la Corte Suprema.
El pleno del máximo tribunal, tras escuchar a los postulantes, elaboró una quina para cada uno de los puestos y la envió al Presidente Piñera quien mandó al Senado un oficio con los cinco candidatos.
Finalmente el Senado votó favorablemente la propuesta del Ejecutivo el miércoles en la tarde. "En general todo se desarrolló como un vía crucis, donde menos mal no fuimos crucificados", dice Vásquez.
Esta no es sólo la primera entrevista donde abordan lo que será su gestión en el esperado tribunal, sino que fue también la primera vez que pudieron conversan en persona sobre su labor. "Antes nos habíamos saludado, cruzado un par de palabras, pero nada más", comenta Valdés. Entre sus preocupaciones está instalar el tribunal. Aún no saben cuál será la ubicación, aunque provisionalmente operarían en el mismo edificio donde está el Ministerio de Economía.
También falta contratar al personal, comprar computadores y un largo etcétera, por lo que comentan que es imposible que el 28 de diciembre estén funcionando, como indicaba la ley . "No es de ningún realismo decir que el próximo viernes, con un feriado de por medio, hayamos sido juramentados ante el presidente de la Corte Suprema, tengamos contrato para funcionar, contratemos a un secretario dos relatores y otros funcionarios", sentencia Asenjo
"Como empieza el 28 de diciembre, día de los inocentes, uno puede decir que era un chiste de la ministra (Benítez)", bromea Asenjo respecto a las declaraciones de la secretaria de Estado luego del nombramiento de los ministros, asegurando que el tribunal estará operativo en una semana más.
Sin embargo, delinean la mirada que tendrán para fallar, probablemente emblemáticos casos de conflicto entre comunidades e inversionistas. "No solamente debemos velar por la normativa local, sino que también aplicar la normativa medioambiental internacional. Hoy, el derecho no es sólo local, ni tener una visión dualista, sino que existe una mirada más global. Un convenio 169 de la OIT o acuerdos internacionales en materia ambiental tienen que ser considerados", adelanta Vásquez.
"No haremos política pública, controlaremos que se aplique de manera correcta"
-¿Cuáles son sus expectativas sobre la instalación del primer Tribunal Ambiental en Chile?
-Sebastián Valdés (SV): Hay grandes expectativas. Estos tribunales son parte de la trazabilidad que tiene Chile. Que exista una instancia para dirimir las problemáticas ambientales es relevante, y que podamos hacerlo bien permitirá mantenernos en un club selecto, en un mercado exigente en los atributos ambientales de los productos, clave en los países desarrollados.
-José Vásquez (JV): Somos pioneros, y tenemos la responsabilidad de armar un órgano institucional. No sólo recursos, sino que en términos jurisdiccionales, es decir, una doctrina jurisprudencial. Ahí hay una expectativa de lo que tenemos que hacer.
Eso sí, hay que tener claro que no venimos a hacer política pública, sino que a controlar que éstas se apliquen de manera correcta.
-¿Qué tan urgente se había vuelto partir con esta institucionalidad?
-Rafael Asenjo (RA): Dentro del proceso de instalación de la gestión ambiental como importante componente de la política pública de Estado, los tribunales son bastante relevantes. Sin embargo, el pasivo más importante del país era la fiscalización. Existen unas 1.500 normas sectoriales que no miran la integralidad, pero están interconectadas, por lo que es relevante incrementar el poder fiscalizador de la Superintendencia.
En este punto, es preocupante que la Superintendencia sufriera muchos cambios, sus directivos son todos subrogantes, hay un vacío de liderazgo. Existen problemas y se suponía que tenían que estar con la zapatilla de clavo listas para el día que partiera el tribunal ellos pudieran empezar.
-JV: El Estado chileno no puede vender una imagen de que es fácil venir a invertir en Chile porque la inversión es buena, sino que también debe vender la imagen de que cumple con la normativa internacional y local, que establece exigencias. Debemos pensar no sólo en el inversionista que busca países con las mayores facilidades, también debemos saber de las evaluaciones de las personas que nos miran y quieren saber cómo estamos cumpliendo con el medio ambiente, muy relevante para el mundo.
-SV: Estábamos en una etapa donde se requería un paso adicional. Existen normas y el Sistema de Evaluación Ambiental, pero algo pasaba con el cumplimiento de los compromisos adquiridos en las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA).
La oposición ciudadana a proyectos es resultado de una historia de comportamiento. Nadie se opone a una iniciativa porque sí, lo hacen porque no les creen. Cuando eso pasa, significa que alguien se comportó de manera inadecuada, estableciendo un manto de duda sobre la capacidad de cumplir con las tareas autoimpuestas y exigidas por la autoridad.
Judicialización: "Es la demostración de la madurez de las instituciones"
-La instalación de estos tribunales ¿puede ser una opción más en el shopping legal de los abogados especializados en oponerse a los proyectos de inversión? Ya no sólo presentarán recursos de protección…
-RA: La "lista de compras" siempre está disponible para los abogados. Hoy la existencia de un tribunal especial que revisa las actividades administrativas tiene que coexistir con este otro camino que resguarda una garantía constitucional que está por encima de la actividad del Estado.
Las opciones se mantendrán abierta y algún dirigente empresarial criticó la judicialización, pero esto no es algo malo, sino que es la demostración de la madurez de las instituciones, que existen mecanismos para resolver controversias ¿o pretendemos arreglar las diferencias a puñetes?
Además, lo que nosotros decidamos, puede terminar revisándolo la Corte de Apelaciones o Suprema, por lo que tampoco nos convierte en los dioses del Olimpo. Hay que desmitificar el carácter negativo entregado al concepto de judicialización.
-JV: La judicialización es la expresión del avance del estado de derecho. Son manifestaciones de que llegamos a un estado democrático avanzado. De todas formas, si hay un alto nivel de judicialización, por ejemplo en proyectos energéticos, hay que revisar políticas públicas. Algo está fallando en los niveles decisorios, lo que viene antes del problema.
-SV: También uno esperaría que con los Tribunales Ambientales se acotara la judicialización extrema. Ahora, cuando existen ciertas indefiniciones, la única instancia para aclararlas era el recurso de protección.
¿Sello verde o Pro inversión? "Hay que lograr la armonía entre ambos"
-¿Cuál esperan sea el sello que pretenden impregnar al tribunal? ¿ministros "verdes" o pro inversión"?
-JV: Nos tienen que ver como ministros justos. Nuestra prioridad es ejercer justicia y hacer un control de la administración idóneo, riguroso y conformar una jurisprudencia que sea justa. No se trata de hacer justicia aunque perezca el mundo. Estamos frente a un bien de la colectividad en general, que es el Medio Ambiente, pero también existen intereses privados. Hay que lograr la armonía entre ambos.
-RA: Este es un tribunal de derecho, que debe fallar con el máximo de antecedentes, por eso su conformación distinta a las cortes de apelaciones. Vamos a recopilar experiencias y miradas múltiples, pero que fallará en derecho.
Algunos han dicho que no seremos independientes, haremos lo que el Gobierno quiera, unos vendidos pro inversión. Por otro lado, que podemos ser "verdes", jugándonos por los pájaros y árboles con una connotación romántica. Sin embargo, hay posiciones intermedias.
Yo preferiría que el tribunal fuera reconocido por ser justo, equilibrado, fallando en mérito a los antecedentes. Con esa actuación, no se le puede calificar de "verde" o pro inversión.
-SV: Este será un tribunal donde primará el derecho, pero lo más relevante es que será independiente y apegado a los principios éticos, a pesar de lo que empezaron a transmitir algunos. El tema medio ambiental influye en el bienestar de las personas. A algunos les importa el paisaje, olor o ruido y no existen normas totalmente precisas, por lo que tribunales como este son necesarios y se debe confiar en la actuación que tendrá.
Corte Suprema: "Dudas son legítimas, pero será independiente"
-¿Cómo toman las críticas que han llegado de la Corte Suprema? Nunca han sido proclives a generar tribunales adicionales al Poder Judicial.
-JV: En algún sentido, el temor puede ser legítimo. El Poder Judicial es un poder del Estado que tiene la conciencia que ante el resto debe mantener su unidad y autoridad. Por tanto, en la medida que comienza a desmembrarse la organización jurisdiccional, el temor existe.
Sin embargo, si se analiza la creación de tribunales especializados, el miedo puede verse disminuido porque los organismos han funcionado de acuerdo a derecho y no a intereses corporativos. En nuestro caso, dependerá de la capacidad que tengamos de resolver con idoneidad y probidad cada uno de los casos y no influenciados por intereses particulares.
-RA: Es una duda legítima, pero que ha sido salvada exitosamente por los tribunales especiales existentes los que funcionan muy bien.
El elemento esencial es la credibilidad del propio tribunal, que actuará no por el pasado de cada uno de los ministros, sino que en función de lo que falla. Por lo que esperamos que nos entreguen la posibilidad de actuar.
El miedo que se transforme en parcela de los intereses en juego: "estos señores se convertirán en los que den luz verde a la inversión" o "los señores que ponen rojo a todo lo que parezca inversión en favor de los pájaros". Ninguno de esos supuestos ocurrirá.
SV: Los resquemores son naturales, pero en el mundo ha ido funcionando, encontrándose soluciones y logrando ser reconocidos. Esperamos que en Chile ocurra lo mismo.

Comments are closed.