Cuatro fiscalizaciones a plantas porcinas confirman denuncias de chillanvejanos

Empresa no ha dado soluciones para evitar los malos olores que afectan a la comunidad desde el año pasado. La Discusión de Chillán, 31 de enero 2013.


Cuatro son las inspecciones en terreno que ha realizado en lo que va de enero la Autoridad Sanitaria a las plantas de cerdos ubicadas al sur de Chillán Viejo, con el fin de verificar en terreno las denuncias de malos olores y presencia de plagas de moscas realizadas por los vecinos del sector.

Dentro del programa normal de fiscalización, se han coordinado visitas extraordinarias, “constatando un evento que respalda la versión de la comunidad”. Así lo confirmó el delegado provincial de la Autoridad Sanitaria (s), Luis Mena, agregando que el objetivo es “fortalecer los puntos que son preocupantes”.

Tras una serie de denuncias formales, emitidas por los habitantes del sector, desde la propia Delegación Provincial de la Seremi de Salud anuncian una mesa de trabajo para abordar el preocupante tema.

La última carta enviada desde la Junta de Vecinos “Unión” Quilmo-Quillay, fue el pasado lunes 28 de enero a la Superintendencia del Medio Ambiente, en la que se señala que “diariamente comprobamos que algo no funciona bien en el plantel, especialmente en el manejo de los desechos orgánicos y control de vectores. Son numerosas las denuncias que recibimos de vecinos que viven junto al camino San Rafael y al estero Quilmo, al norte y noreste de las piscinas de acumulación de líquidos y sólidos orgánicos. Estas piscinas, como es de conocimiento del Ministerio y del SEA, se ubican en dirección oriente, a un kilómetro de distancia de los pabellones de cerdos. Los malos olores aumentaron considerablemente desde la segunda semana de enero, coincidente con la proliferación de moscas”.

Ulises Lari, miembro de la Comisión de Medio Ambiente de la Junta de Vecinos, recibió la primera respuesta de parte de la autoridad sanitaria el pasado 26 de noviembre del 2012, tras una serie de misivas enviadas para obtener alguna solución por los malos olores.

En ella se asegura que “la autoridad sanitaria ha hecho fiscalizaciones al plantel y realizado exigencias en relación a materias de salud pública”. Añade que “como consecuencia de fiscalizaciones y exigencias, se cuenta con un Plan de Gestión de Olores para dicho plantel”. A ojos de Lari “el Plan de Gestión de Olores, por los resultados, en la práctica no funciona”.

Según las acusaciones de este vecino, entre las principales causas que provocan el mal olor en el sector se encuentra el tratamiento de purines y lodos en las piscinas de decantación de riles. Asegura que son tratados a través de un sistema de bombeo que remueve los malos olores. “Las pestilencias se inician alrededor de las 19 horas y se van incrementando en la noche a partir de las 21 y en ocasiones hasta las dos de la madrugada”, asegura Lari.

Por otra parte, cuenta que el 2012 la empresa entregaba los cerdos muertos a una compañía que fabrica comida para perros, y que los cuerpos eran guardados en un galpón y no en una cámara de frío, lo que por supuesto ayudaba a contaminar el ambiente, coincidiendo con la llegada de plagas de moscas al lugar.

LA DISCUSIÓN intentó comunicarse con Friosa S.A., responsable de la planta, sin resultados hasta el cierre de esta edición.

Vecinos de Coihueco sufren a diario por mal olor de planta de tratamiento porcino

Un caso similar es lo que ocurre con los habitantes del sector Bustamante, en la comuna de Coihueco. El año pasado alertaron a las autoridades debido a nauseabundos olores que emanaban del plantel y la eventual contaminación a predios vecinos a causa del escurrimiento de desechos orgánicos desde las piscinas con purines de la planta ubicada en las cercanías del río Cato.

En esa oportunidad, la Gobernación y la Autoridad Sanitaria, de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud, llegaron hasta el lugar para constatar los hechos.

Ya en la piscina, se pudo apreciar en esa oportunidad el rebalse de ésta en el lado poniente, lo que permitió el escurrimiento de desechos. Además, se comprobó la inexistencia de un crematorio para los cadáveres que semanalmente arroja un plantel de estas características, algo fuera de la norma establecida y que macabramente propicia la numerosa colonia de aves carroñeras que existe en el lugar.

En ese entonces se ordenó un sumario sanitario. Sin embargo, no hubo sanciones. Durante este 2013, diversas visitas al lugar por parte de la autoridad han constatado incumplimiento de las normas medioambientales, antecedentes que ya fueron enviados a la Superintendencia de Medio Ambiente en Concepción. 
 
 

Comments are closed.