Baja producción y tamaños pequeños gatillarán otro año sin crecimientos en la pesca

“La industria está enfrentando un panorama difícil, con cuotas similares en algunas pesquerías. Un poco más bajas que el año pasado en general”, afirma Héctor Bacigalupo, gerente general de la Sonapesca. Un año de “tanteo”. Así se plantea este 2013 en la industria pesquera, que está a la expectativa de ver cómo funcionan los cambios que gradualmente se empezarán a implementar a raíz de la nueva Ley de Pesca. Diario Financiero 15 de marzo 2013.


Lo cierto es que a los industriales se les restó una parte importante de la cuota que tenían y ahora no podrán sobrepasar el 45% de la extracción total de la pesca del país.

El rol de la nueva ley


El subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, explica que el cambio de la ley tiene, como base, la sustentabilidad de los recursos y dice que tienen que haber discusiones “desde la base de lo técnico y no sobre la base político-electoral, que nos llevó como consecuencia, al grave deterioro de la gran mayoría de los recursos importantes para Chile. Recordemos que de jurel se pescaban antes más de 4 millones de toneladas, y la cuota de este año es de 250 mil toneladas, lo que refleja el grave nivel de deterioro”.

Una visión contrapuesta tiene el empresariado. Una alta fuente de la industria señaló que, a modo de ejemplo, “en diciembre de 2011, en la operación de la sardina y la anchoveta se aprobaron 600 mil toneladas como cuota, y en marzo, sin que hubiera antecedente científico alguno, el subsecretario propuso subirlo a 1.050.000 toneladas, en un momento en que estaban los pescados de menor tamaño”.

Actualmente, el subsecretario tiene mayores atribuciones y ahora puede fijar las cuotas sin un consejo que le impida tomar la decisión. En ese sentido, una fuente de la industria señala que “ahora los comités científico – técnicos tendrán un rol más preponderante, y deberán fijar un análisis conducente hacia la sustentabilidad de los recursos para no permitir que se sigan aumentando las cuotas, o soslayando las vedas cuando es evidente que hay peces más pequeños”. La misma fuente espera que “la autoridad haya sacado alguna experiencia sobre lo que pasó el año pasado, para que no se repita, y para que haya una pesca más pausada, donde no se presione al recurso y así evitar que se achique la sardina”.

Condiciones y proyecciones


El gerente general de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca), Héctor Bacigalupo, dice que la industria está enfrentando “un panorama difícil, con cuotas similares en algunas pesquerías o incluso un poco más bajas que el año pasado en general”.

El representante gremial aseguró que en cuanto a envíos desde Chile, “estimamos que van a ser parecidos a los del año anterior (del orden de los 
US$ 1.600 millones en ventas y 700.000 a 800.000 toneladas de producción), los que al mismo tiempo son menores que los de 2011”.

Con una visión panorámica, un gerente general de una importante pesquera señaló que “en la zona centro sur, nuevamente la pesquería del jurel se ha dado de forma favorable y con un buen ritmo para las cuotas asignadas. Aún así, reconoció que “no vemos crecimientos de cuotas significativas en el futuro cercano”.

Factor precio

En el análisis razonado de Corpesca, la principal firma de la zona norte, se señala que existe una buena oportunidad para Chile en la harina de pescado, pues las perspectivas hablan de “precios históricamente altos, como consecuencia de que el mercado peruano está experimentando una oferta reducida”. La harina de pescado debería tener un buen flujo desde las pesquerías, porque si los calibres de los peces son menores, se destinan directamente a harina. Una fuente del sector indica que para el consumo humano “la anchoveta tiene que ser de 13 o 14 cm, y ahora ronda los 8 cm”.

Una relevante pesquera del sector, informó a

DF

que “sin duda estarán mejores los precios de la harina y el aceite. Sin embargo, hemos visto alguna contracción en los márgenes de los congelados”.

Comments are closed.