Centrales termoeléctricas

Carta al director de Javiera Vallejo Periodista Fundación Terram, publicada en La Tercera el 09 de marzo 2013. Vea opinión AQUÍ.


Señor director:

En relación con la nota “Centrales a carbón generarán ahorros de energía sobre US$ 1.000 millones en 2013”, publicada en su diario el 7 de marzo, llama a la confusión reducir el problema de abastecimiento energético únicamente al punto de vista económico. Esto, porque no muestra la otra cara de la moneda de este tipo de energía, que es cada vez más conocida por los chilenos.

Existen en nuestro país lugares como Tocopilla y las bahías de Quintero y Talcahuano, entre otros, en los cuales sus habitantes son gravemente afectados por la contaminación que producen las centrales termoeléctricas. Altos índices de mortalidad por cáncer y proliferación de enfermedades respiratorias han caracterizado hace años estas localidades; algunas, incluso, lideran los rankings de contaminación mundial.

En el caso de la entrada en funcionamiento de la termoeléctrica Campiche, los costos para los habitantes de la zona (que llevan años luchando por una mejor calidad de vida, luego de diversas intoxicaciones, varamientos de carbón, muerte de la biodiversidad marina, etc.) son evidentes.

Las termoeléctricas no son positivas para el país. Existen otras formas de generación eléctrica mucho más limpia. El “ahorro” que se podría ver reflejado en nuestras cuentas de luz se traduce en cientos de compatriotas afectados por diversas enfermedades producto de la contaminación a la que están expuestos.

Comments are closed.