Pronostican quinto año con lluvias bajo el promedio y anticipan impactos en sistema eléctrico

El último año realmente lluvioso, dicen los expertos, fue el 2002. "En estos momentos no hay indicios de un abril o mayo con precipitaciones, lo que es preocupante porque llevamos casi cinco años con montos anuales de precipitaciones por debajo del promedio", dice Juan Quintana de la Dirección Meteorológica de Chile.;La Segunda, 15 de marzo 2013.;


Al menos hasta mayo la zona centro y sur de Chile continuará en situación de sequía. Ese es el reciente pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile para el trimestre compuesto por marzo, abril y mayo. En específico, el documento pronostica que de Copiapó a Valdivia el periodo analizado será seco, es decir, bajo el promedio histórico para cada territorio.

"Para la zona central de Chile hay pronósticos de lluvias bajo el promedio. Precipitará, pero los montos serán menores a los históricos", comenta el jefe de la oficina de estudios meteorológicos de la Dirección Meteorológica de Chile, Juan Quintana.

Explica que el periodo analizado es el de inicio de las lluvias en la zona central del país, concentrando este trimestre más de un 30% de las precipitaciones promedio de un año.

Esto se suma a un verano en la zona central también con menores precipitaciones que el promedio de los últimos 30 años.

"En estos momentos no hay indicios de un abril o mayo lluvioso, lo que es preocupante porque llevamos casi cinco años con montos anuales de precipitaciones por debajo del promedio. El último año lluvioso fue el 2002, de ahí en adelante si no son normales son periodos con baja lluvia".

Hasta 53% menos de lluvia en el Bíobío

De acuerdo al pronóstico, zonas de la Octava Región estarán lejos del tope de precipitaciones de un rango normal de lluvias.

Para Chillán, por ejemplo, se calculan 160 milímetros de lluvia entre marzo y mayo, siendo que el límite superior de un rango normal para la zona es de 339,1 milímetros, es decir, 53% menos.

En Concepción el panorama no es muy distinto. En el trimestre analizado caerían 185 milímetros en la capital regional, mientras que el tope de un periodo normal es 359,3, lo que representa un 48,6% menos.

Para Santiago el pronostico indica una precipitación acumulada de 45 milímetros, siendo su límite de rango normal los 80,2 milímetros.

Quintana, eso sí, dice que será crucial lo que pase entre mayo y agosto de este año, lapso más lluvioso en la zona de La Serena a Concepción, equivalente a un 60% de las precipitaciones en 12 meses.

"La proyección para el invierno sigue siendo incierta. En el Océano Pacífico, que lo utilizamos como herramientas para hacer pronósticos, no muestra señales de anomalías. Si viéramos señales de frío ya se podría predecir baja lluvia, sin embargo, aún es aventurado saberlo", añade.

La preocupación eléctrica

Atentos con lo que ocurra con las lluvias están las principales generadoras del país. Ya Enel -matriz de Endesa España, que controla Enersis en Chile- señalaba que para Latinoamérica en 2012 su Ebitda se redujo en 1,4% "debido a la disminución de 277 millones de euros en el negocio de generación producto de menores márgenes en Chile que todavía sufre por la mala recuperación de las condiciones hidráulicas".

El director ejecutivo de la consultora Electroconsultores, Francisco Aguirre, comenta que un nuevo año de sequía obligaría a utilizar el agua de los embalses que, "ya están en periodos críticos, exhibiendo sus menores niveles, excluyendo 1999, desde 1985".

Explica que una menor generación hídrica obliga la participación de tecnologías de mayor costo como el carbón, GNL y diésel, siendo este último el de mayor costo.

Eso sí, apunta que el ingreso de las centrales térmicas Bocamina II (Endesa) y Santa María (Colbún) en la Región del Biobío ayudarán a amortiguar alzas en los costos marginales del sistema.

Comments are closed.