A la justicia colapso de relave minero que mató a una familia

Tragedia ocurrió en Pencahue durante el terremoto del 27/F. Fiscalía presentará cargos criminales por cuasidelitos de homicidio contra funcionarios de Sernageomin y cuatro empleados de la empresa minera Las Palmas, liderados por Francisco Javier Errázuriz Ovalle. El Centro de Talca, 30 de mayo 2013.;


“Llevamos luchando tozudamente durante tres años. Pero ahora vemos que estamos cada vez mejor y que la gente que causó los daños va a tener que responder y dar la cara. No se van a poder seguir ocultando y los familiares de las víctimas van a tener tranquilidad”.

Con estas palabras, el agricultor Henry Jurgens Muzard sintetizó sus expectativas de justicia luego que el Juzgado de Garantía de Talca programara una audiencia para el 8 de julio próximo, donde la Fiscalía de Talca presentará cargos criminales por el fatal colapso de un relave minero en la comuna de Pencahue.

La tragedia ocurrió durante el terremoto del 27/F, cuando murió una familia aplastada por el alud de residuos tóxicos, quienes cuidaban el predio de Henry Jurgens. El caso criminal, caratulado como cuasidelito de homicidio, llevará ante la justicia a ocho imputados, entre ellos, cuatro funcionarios del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin).

NOTIFICACIÓN POLICIAL

A la lista de acusados se suman otros cuatro empleados y altos ejecutivos de la ex minera Las Palmas, dueña del terreno donde se realizaban las faenas de extracción de oro. Dicho grupo de imputados está liderado por Francisco Javier Errázuriz Ovalle, un conocido empresario chileno ligado a proyectos mineros.

A petición de la fiscal María Lorena González, la jueza Isabel Salas dispuso ayer que todos los imputados sean notificados por detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Talca.

En calidad de acusadores, junto a la fiscal González, se constituyeron los abogados querellantes, Silvia Cancino y Juan Carlos Manns, a nombre de las víctimas fatales. Se trata de Alejandro Gálvez y María Chamorro, junto a sus dos hijas, María Alejandra e Isabel Angélica.

“CATACLISMO AMBIENTAL”

Al respecto, Henry Jurgens manifestó que durante estos tres años, ningún ejecutivo de la empresa minera se ha contactado con él o con los familiares de las personas fallecidas. Agregó que el terreno de la empresa y su propio predio agrícola, siguen cubiertos con el relave minero que cayó en forma de alud por un extenso valle.

“Lo único que ellos han tenido son actuaciones dudosas y lamentables. El material tóxico sigue ahí tirado y, en el futuro, veremos lo que se puede hacer. Es un trabajo enorme sacar todo eso, porque se trata de un cataclismo ambiental que sigue día a día contaminando nuestra agua y aire”, afirmó.

En el tema de fondo, el agricultor sostuvo que “esperamos que el caso judicial signifique un precedente para que la industria minera tenga otro comportamiento con sus relaves. Además, Sernageomin va a tener que pagar sus culpas.

No se puede explotar la minería sin responsabilidad ni exigencias ambientales”.

Comments are closed.