Informe oficial advierte que sistema eléctrico está al límite por falta de lluvias

CDEC-SIC anticipa que habrá déficit en suministro de energía en junio y julio si falla alguna central. La Tercera, 24 de mayo 2013.
Lea noticia relacionada: CDEC-SIC prevé déficit de energía en próximos dos meses advirtiendo riesgos en el sistema.
Aprueban idea de legislar proyecto que asegura un 20% de energías renovables no convencionales.


Operando al límite. Así está hoy el Sistema Interconectado Central (SIC), el principal del país y que suministra energía al 94% de la población. La razón: embalses muy bajos por la sequía.

El informe del CDEC-SIC (entidad que coordina la operación de las eléctricas) fue emitido el 21 de mayo y solicitado por los clientes libres (grandes empresas) para determinar la seguridad del sistema.

Los principales embalses están operando a su mínimo (ver nota secundaria), a lo que se suma la salida de la central Nehuenco de Colbún (que volverá a funcionar sólo a fines de junio). Eso deja al sistema expuesto si falla otra central de gran tamaño.

El CDEC-SIC modeló 3 tipos de operaciones, que van de condiciones normales a un funcionamiento afectado por la salida de una o más centrales. “En el caso de una eventual indisponibilidad de la central San Isidro I durante seis meses, se originarían déficit de suministro con un nivel de profundidad de entre 0,96% en junio y de 1,21% en julio. De presentarse hidrologías extremadamente secas, el sistema se encontraría en una situación de abastecimiento ajustado”, sostiene el informe. Si hay déficit de energía, la entidad recomienda postergar la mantención de centrales.

La situación más compleja se vivirá en las próximas cuatro a seis semanas, hasta que Nehuenco opere. En ese período todo el parque térmico será despachado. El CDEC-SIC reconoce que en condiciones secas el sistema estará ajustado en los meses de junio y julio.

René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras, señala la salida de otra central estresará más aún al ajustado sistema y “estaremos en una condición de mayor vulnerabilidad”. No obstante, agrega que como entraron en operación las centrales Bocamina II, Santa María y Campiche -que aportan unos 1.000 MW-, estamos en mejor pie que en 2012.

En mayo, la operación de las centrales hidroeléctricas ha seguido cayendo y representa sólo 25% de la generación total del SIC, mientras que en condiciones de hidrología normal el aporte supera el 55%. Hoy, el 40% de las centrales hidroeléctricas de pasada están realizando aportes mínimos.

Según señala la consultora eléctrica María Isabel González, de darse la situación de déficit la autoridad deberá aplicar un decreto de racionamiento preventivo para evitar cortes, porque el parque de respaldo en unidades diésel no sea capaz de cubrir toda la demanda.

“Las centrales hídricas están generando al mínimo y no son suficientes las centrales a carbón o las con gas. En caso de que falle una central, deberíamos estar pensando en un decreto de racionamiento preventivo”, dice.

En este sentido, indicó que la autoridad -tal como lo hizo hasta febrero de 2012- podría autorizar una baja de voltaje entre 5% y 10% en la distribución, el relajamiento de los criterios de seguridad en las líneas de transmisión para que se transporte más energía, y la también la posibilidad de comprar energía a los productores excedentarios del sistema.

El efecto en precios ya se siente. A partir de la segunda semana de mayo el costo marginal supera los US$ 200 y US$ 250 por MWh. Varias centrales de gas natural operan con diésel. Entre ellas, Candelaria. En abril, el marginal promedió US$ 166,1 por MWh.  
 
Principal embalse del país deja de aportar

Los embalses utilizados por el sistema para generación eléctrica se encuentran operando en niveles cercanos al mínimo, debido al afecto en la acumulación de agua de tener un cuarto año de sequía. De hecho, en lo que va del mes el 25% del total de la generación es aportado por este tipo de tecnología. Según datos del CDEC-SIC, Lago Laja -donde operan las centrales El Toro, Abanico, Antuco y Rucúe- ya no cuenta con energía embalsada y no ha operado durante mayo. En este caso, Endesa cuenta con un convenio que le permite realizar extracciones de agua, las que no pueden superar los 47 m3/s como promedio mensual. “La cota mínima de operación del embalse Laja será la 1.305.27 metros sobre el nivel del mar (msnm) entre marzo y noviembre 2013”, dice el CDEC. Hoy se encuentra en ese nivel. Los otros embalses están con ciertas restricciones. La cota de Laguna Invernada se ubica en 1.287,34 msnm, y ha generado 7,37 GWh, en el caso de Ralco, la generación en el mes alcanza a 4,38 GWh, en Pangue a 8,82 GWh, en Rapel a 10,07 GWh y en Colbún a 69,66 GWh.

 

Comments are closed.