Lanzan proyecto chileno para predecir tsunamis con mayor exactitud

Iniciativa ganadora es un trabajo conjunto de las universidades Federico Santa María y UC con el SHOA y el Centro Científico-Tecnológico de Valparaíso. La Segunda, 28 de mayo 2013.;


La Universidad Santa María, a través del Departamento de Obras Civiles del Plantel, presentó oficialmente el proyecto “Diseño e Implementación de una Base de Datos de Predicción del Peligro por Tsunamis para la Costa Chilena utilizando Modelación Computacional de Alto Rendimiento”. Esta es una iniciativa llevada a cabo en conjunto con el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), el Centro Científico-Tecnológico de Valparaíso y la Pontificia Universidad Católica.

Este proyecto pretende recabar información tan valiosa como el tiempo de arribo de un tsunami y sus principales características –como la altura y su potencial área de inundación– a través de una base datos que opera en forma predictiva mediante modelación computacional de alto rendimiento, similar a la utilizada en países como Japón. El proyecto se extenderá por tres años y cuenta con un financiamiento de más de $300 millones.

La construcción de esta base de datos contempla información de un gran número de tsunamis presimulados mediante modelos numéricos, de modo que al presentarse un evento, se pueda identificar el que posea características similares. De esta forma se podría predecir el impacto que podría tener y entregar así los antecedentes requeridos para la toma de decisiones. Una vez completa, la base de datos tendrá miles de escenarios analizados.

Para ello, se utilizará computación de alta performance, mediante tarjetas gráficas GPU, que permiten reducir los tiempos de cálculo ostensiblemente.

Los desafíos del modelamiento

Patricio Catalán, director del proyecto, sostuvo que “ningún país tiene la capacidad de modelar a partir de la información del terremoto, en forma instantánea, para obtener una predicción precisa. El que está más cerca es Estados Unidos, básicamente porque están monitoreando toda la cuenca del Pacífico, lo que les da tiempo de respuesta. Pero en el caso de eventos de campo cercano, no tienen esa capacidad de reacción”.

El teniente primero Nicolás Guzmán, representante del SHOA,  manifestó por su parte que el sistema preliminar de evaluación actual tiene pros y contras: al ser conservador, cubre todas las posibilidades, y es simple y uniforme; pero no permite delimitar ni cuantificar el peligro, ni tampoco evaluarlo basándose en las características del sismo que lo genera.

“Al evaluar solamente desde la magnitud, si hay un sismo de otro tipo de falla, que no responda al tipo de mecanismo inverso, no generará un tsunami. No hay herramientas para cuantificar tampoco, para saber desde dónde y hasta dónde es la alerta”, explicó.

Patricio Catalán agregó que “dado que cada cierto periodo de tiempo tendremos un evento, es mejor aprovechar ese lapso entre eventos para hacer el modelamiento, abarcando todos los que podrían ocurrir”.

 

 

Comments are closed.