Suprema ordena indemnizar a 158 familias con viviendas aledañas a ex basural

Tribunal condenó al Fisco, municipio e inmobiliaria al pago de $ 790 millones. Se estableció que hubo daño sicológico a vecinos que aún viven junto a ex vertedero en Puente Alto. La Tercera, 09 de mayo de 2013.

Tribunal condenó al Fisco, municipio e inmobiliaria al pago de $ 790 millones. Se estableció que hubo daño sicológico a vecinos que aún viven junto a ex vertedero en Puente Alto. La Tercera, 09 de mayo de 2013.


“Compramos la casa acá porque se veía un cerro florido, parecía que había buen aire y, finalmente, no íbamos a tener que seguir arrendando. Pero después de lo que hemos vivido, mi esposo me pidió perdón por traerme a un barrio donde se vive al lado de un ex vertedero”.
El relato es de Edita Albornoz (54), quien en 1998 llegó a la Villa San Guillermo II, en el sector de Bajos de Mena, en Puente Alto. En su paso por la zona, dice que se ha visto afectada por los malos olores emanados del ex basural La Cañamera -que dejó de operar en 1978-, lo mismo que describen otros residentes.
Sobre esta situación se pronunció ayer la Corte Suprema: tras un litigio de 10 años, el máximo tribunal dictó un fallo que ordena indemnizar, por un monto de $ 790 millones, a 158 familias, por el daño sicológico que tuvieron por vivir en terrenos aledaños al ex vertedero. Esto implica que cada grupo familiar recibirá cinco millones de pesos.
Los condenados fueron el Fisco, la inmobiliaria Los Silos III y la Municipalidad de Puente Alto.
Edita cuenta que en 2003 se encendió la alerta para la villa: en octubre de ese año estalló la tapa de un alcantarillado en una calle, debido a la acumulación de gas que venía del ex vertedero, lo que causó conmoción entre los habitantes: “¡Nadie nos había dicho que el basural causaría esto!”, dijo.
El fallo considera que “ninguna autoridad adoptó las medidas sanitarias necesarias para su cierre (del basural). Esta omisión derivó, indefectiblemente, en la emanación de malos olores y gases que originaron malestares gástricos y otros problemas de salubridad, cuyo origen se encuentra en el inadecuado manejo de cierre”.
La mayoría de los vecinos adquirió su propiedad mediante un crédito hipotecario y aún pagan por éstas. Es el caso de Juan España, microempresario, quien señala que denunciaron la contaminación al entonces Servicio de Salud Metropolitano del Ambiente (Sesma), “pero nunca hubo una solución. Mucha gente se sintió enferma y nuestras casas valen cada vez menos”.
Parque Juan Pablo II
El ex basural La Cañamera fue utilizado por las comunas de Santiago para arrojar sus residuos domiciliarios durante una década: entre 1968 y 1978. Luego de esto se convirtió en 2010 en el Parque Juan Pablo II, de 16,7 hectáreas, y cuya construcción lleva un 45% de avance.
El área está rodeada por la población El Volcán y la Villa Estaciones Ferroviarias, cuyas viviendas -edificadas por la empresa Copeva- fueron conocidas como las “casas de nailon”, por las filtraciones de agua que experimentaron en el invierno de 1997. Los habitantes de éstas fueron indemnizados en 2012.
Sobre el fallo de ayer, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez, señaló que las administraciones anteriores “cometieron una injusticia con estos vecinos, porque el 2004 se presentó una demanda; en 2008 hubo un fallo condenatorio y no se hizo absolutamente nada”. Por eso, dijo, se está aplicando un plan de recuperación urbana.
El subsecretario de Vivienda, Francisco Irarrázaval, añadió que el fallo va contra “el municipio, que permitió que se construya cerca del vertedero; contra el Servicio de Salud, por no clausurar el basural, y también toca a la empresa constructora, que emplazó las viviendas”.
Recuadro :
"Es terrible, porque no nos informaron que nuestras casas estaban junto a un basural".
Edita Albornoz, dirigenta vecinal de San Guillermo.
"Estamos impulsando un plan de recuperación urbana para mejorar la calidad de vida en ese barrio".
Rodrigo Pérez, ministro de Vivienda y Urbanismo.
5 millones deberá recibir cada familia producto del daño moral que los afectó. 
158 vecinos fueron indemnizados por el daño moral generado por vivir junto al vertedero.
2012 los habitantes de una villa aledaña fueron indemnizados por las casas Copeva.

Comments are closed.