Días después

Columna de opinión de Pedro Serrano, Presidente de FundaciónTerram publicada en portal Chasquis.cl 14 de junio 2013.;


Esto de celebrar días mundiales sobre cosas que son permanentes y siempre urgentes, huele a la generación de días para momentos de catarsis, lavados de imagen y algunos de esos cinismos tan propio de nosotros, la espacie humana. Especie sometida a los padecimientos y obligaciones de un progreso o desarrollo regresivo, gobernado por el sistema bancario internacional, dominado a su vez por un paradigma, hoy casi un “paradogma”, cual es la economía de mercado, que lleva como arma, casi perfecta, a la globalización de sí misma.

Dicho eso días después del día internacional del medio ambiente, la situación ambiental mundial sigue en verdad peor, eso sí, con la teleaudiencia mundial aliviada por haber celebrado comunicacionalmente el tal día.

Pareciera este un enfoque muy negativo, amargado y pesimista. Pero en el entendido que cada día nacen en el mundo casi 400.000 niños, humanos nuevos, en su mayoría de países pobres y a la vez, en ese mismo día mueren unos 150.000 humanos , lo que indica que sumando y restando, hay casi dos millones de humanos nuevos cada semana, que pasan, aumentan esta masa enorme de siete mil millones de homos sapiens sapiens, 104 millones al año, que desbordamos ciudades en todo el planeta, y que llegan a vivir precisamente los días después de este día Mundial de Medio Ambiente. Hay que decir aquí, que cerca de 10 millones de niños mueren al año pos cuestiones “ambientales”.

Y el planeta Tierra sigue allí mismo, del mismo tamaño, perdido, insignificante, al borde de la galaxia. La vida podrá terminar, volver a surgir, terminar y surgir de nuevo varios miles de veces en este mismo planeta, con los mismos ingredientes, en los próximos miles de millones de años. ¿Para qué entonces este día global de medio ambiente inventado por nosotros, los humanos de ésta época? Bueno, será supongo porque algo nos preocupa desde nuestra limitada inteligencia.

Lo que le preocupa a la sociedad humana de hoy en día, es que el Ambiente, no el medio ambiente, el ambiente entero, que es el contexto en que vivimos, como la gran familia humana que somos, este ambiente en que comemos, respiramos, bebemos y usufructuamos, está en problemas, posiblemente graves para la ecología, por problemas suscitados por alteraciones en la economía, que han tomado rumbos equivocados, que afectan nuestra real supervivencia en ésta nuestra casa global.

Nuestra producción alimentaria global supera a la demanda real de alimentos y sin embargo, hay hambre y desnutrición en muchas partes del globo. Contradicción evidente.

En un mundo lleno de agua, porque es lo que más hay, muchos humanos sufren de sed, le falta el acceso al agua potable, se enferman, porque el agua, a pesar de ser la misma que hace millones de años, está también enferma.

Con una atmosfera llena de aire para respirar tenemos problemas ambientales graves, subidas de temperatura, grandes catástrofes climáticas, excesos de ultravioleta y otros venenos, por los excesos de emisiones contaminantes.

El día del medio ambiente muestra la preocupación por la solución de los efectos, pero no cuestiona la causa del probable desastre, que no es otra cosa que un mal modelo económico global, modelo económico que siniestramente endogámico y auto replicante, ha inventado, para felicidad y tranquilidad de todos, el día mundial del medio ambiente.

Comments are closed.