Energía: proyectos paralizados suman US$25 mil millones

Corporación de Bienes de Capital identificó 18 proyectos de minería y energía en pausa, y que suman US$40 mil millones. Del total, dos tercios corresponden a centrales eléctricas que nadie sabe si finalmente se concretarán. La Tercera, 04 de junio 2013.
Lea noticia relacionada: Salida de centrales y embalses con bajo nivel impulsan alza de costo de energía.


La cartera de proyectos de inversión en energía, según el último catastro de la Corporación de Bienes de Capital (CBC), arroja cierto optimismo: entre 2013 y 2017 se invertirán US$27.247 millones en distintas iniciativas, tanto de generación como de transmisión.

El problema es que ese optimismo se desvanece al mirar otro listado: el de los proyectos que tienen problemas para desarrollarse y que permanecen en la incertidumbre. Según el informe Minería y Energía: Tres Años de Cambios, elaborado por la CBC, existen en el país 12 proyectos de generación eléctrica que en algún momento formaron parte de este catastro, pero que debieron salir de la lista por distintos motivos, sin que retomaran sus planes iniciales.

Estos 12 proyectos suman, de acuerdo con información proporcionada en distintos momentos por las propias compañías (el informe CBC no entrega montos particulares para cada proyecto) un total de US$25.690 millones, cifra que se acerca a los US$27.247 millones en iniciativas que sí van.

En otras palabras, el total de proyectos que sí están avanzando equivale a la inversión asociada a aquellas iniciativas que, por ahora, no van. O más simple aún, hay la misma inversión andando como frenada.

En total, la CBC catastró 18 proyectos de minería o energía entrampados o afectados, ya sea por decisiones de la empresa mandan-te, fallos judiciales u otro tipo de reconvención, con una inversión asociada total de US$39.702 millones sumando ambos rubros.

“En esta parte del análisis, sólo se consideran aquellas iniciati¬vas de inversión que poseían cro¬nograma de ejecución definido en la base de la CBC y que, por lo tanto, eran parte del stock en el cual se basaba dicha estimación”, explicó la entidad.

El proyecto más grande de los que permanecen en esta condición es Hidroaysén, que tiene un costo levemente superior a los US$7.800 millones, monto que considera la línea de transmisión y las cinco centrales incluidas en la iniciativa. La CBC identifica a este proyecto como diferido. “Aunque el proyecto de generación cuenta con aprobación ambiental, tiene una fuerte oposición ciudadana. Se percibe un proceso igual o más complejo para el trámite ambiental de la línea de transmisión”, señala la corporación en su informe.

¿Energías verdes?

Aún con esta cartera de inversiones paralizada, el monto asociado a aquellas iniciativas que sí van por buen camino (US$27.247 millones), podría ser, en apariencia, una buena cifra, considerando el costo de desarrollo que tienen las centrales eléctricas en el país, y que se acercan a los US$2 millones por MW de capacidad instalada para el caso de energías convencionales. El pero es que de ese total, el 62% corresponde a energías renovables no convencionales, entre proyectos eólicos, solares y otros, los que en el pasado han mostrado dificultades para desarrollarse, principalmente por la falta de contratos de abastecimiento con grandes clientes y a la falta de acceso a financiamiento.

Según la CBC, si bien esto podría plantear que se está desarrollando una nueva matriz más verde, esto no necesariamente sería así. “Sólo un 30% del stock de proyectos de generación con el uso de ERNC se encuentran en construcción o fueron terminados durante el primer trimestre de 2013. Respecto de la inversión total de la cartera ERNC, sólo un 12% corresponde a iniciativas en construcción o terminadas en el primer cuarto de este año”, agrega el gerente general de la CBC, Orlando Castillo.

En relación con la inversión minera, la entidad explica que hasta mediados de 2012 se vio un fuerte impulso, pero que a partir de entonces, producto de la salida de la base de proyectos de seis megaproyectos con cronograma definido, la curva cae. Uno de los puntos centrales es la coyuntura energética en la Región de Atacama, la escalada en los costos y los problemas medioambientales que han enfrentado algunas iniciativas  
 
En el país existe un total de doce iniciativas eléctricas que en algún momento iban, pero que están frenadas.

En minería, hay seis proyectos en la incertidumbre, lo que se asocia a la falta de oferta energética.

A mediados de 2012 se comenzó a observar una desaceleración en la proyección de inversión en minería.

¿Qué ha pasado? El total de inversión en centrales de generación que han sido paralizadas, postergadas o que han sufrido cualquier otro cambio en su cronograma supera los US$25 mil millones y se acerca a la cartera de proyectos en ejecución.

¿Por qué ha pasado? Las razones que explican la paralización de los proyectos son variadas, y entre ellas se encuentran problemas de judicialización, costos y demoras en la tramitación ambiental, entre otros.

¿Qué consecuencias tiene? La paralización que sufren doce iniciativas energéticas (se suman otros seis proyectos mineros en esta condición) podría provocar un descalce entre la oferta y la demanda de energía, generando posibles alzas y eventualmente cortes.

 

Comments are closed.