Justicia debe fallar por contaminación que afectó a escuela La Greda

Este jueves 27 de junio se revisará en Tribunales la demanda contra quien resulte responsable del daño que generaron dos nubes tóxicas a la comunidad de Puchuncaví- Quintero y que afectó a los niños de La Greda en un episodio que está muy lejos de ser el único cuadro de contaminación agravada que se vive en esa zona.

Este jueves 27 de junio se revisará en Tribunales la demanda contra quien resulte responsable del daño que generaron dos nubes tóxicas a la comunidad de Puchuncaví- Quintero y que afectó a los niños de La Greda en un episodio que está muy lejos de ser el único cuadro de contaminación agravada que se vive en esa zona.


Nueva audiencia y una sesión más de intentos por llegar a un acuerdo entre las comunidades afectadas y la empresa CODELCO. En medios de prensa locales ya se habla de una posible indemnización que iría de 5 a 10 millones de pesos por niño, más un seguro médico.
Se trata del primer grupo de afectados por la contaminación, quienes sufrieron intoxicaciones el pasado 23 de marzo de 2010. Entonces la División Ventanas asumió su responsabilidad en los hechos y pidió disculpas públicas. Sin embargo, meses después, el 23 de noviembre se repitió el episodio, pero este no fue reconocido.
Así, se presentó una acción judicial, se formalizaron dos ejecutivos de la estatal, el gerente de Operaciones de Codelco Ventanas, Gerardo Sánchez, y el jefe de turno de la planta de Ácidos, Patricio Hernández por cuasi delito de lesiones menos graves.
Durante este tiempo se ha intentado llegar a una conciliación, pero no se ha logrado. La razón de esto sería la actitud de la empresa.
En este sentido, la apoderada de La Greda, Carolina Hernández, señaló que “no es que tengamos esa nube tóxica, nosotros tenemos nubes tóxicas de forma permanente, las denuncias son cada cinco días, o sea, emisiones por sobre toda norma, emisiones que no se pueden establecer, que aparecen con una punta, pero que finalmente son varias horas, en que se está emitiendo fuera de todo control, fuera de toda norma posible”.
Una vez finalizado el plazo de seis meses para la investigación, nos acercamos a la fecha límite para llegar a un acuerdo y evitar un juicio oral. Además, ambas causas, la de marzo y la de noviembre, se habrían unido y podrían ser tratadas en una misma audiencia.
Sin embargo, todo esto genera una serie de desconfianzas en los vecinos del sector, quienes están pidiendo un cambio en la forma de entender el problema, exigiendo que se tomen medidas de fondo ante la contaminación generalizada. Lo mismo piden los ambientalistas, para quienes este es sólo un caso más de lo que se vive en el sector a diario.
En esa línea, Ricardo Correa, vocero del Consejo Ecológico Puchuncaví-Quintero indicó que “por parte de Codelco no ha habido ningún acercamiento, ya han pasado dos años. No hay claridad qué va a pasar con ninguna de las demandas. La gente está molesta porque no hay acercamiento de parte de Codelco y hay postergaciones tras postergaciones. Lo único que ocurre es que pase el tiempo”.
El dirigente recordó que la zona está completamente saturada y la forma en que se mide la contaminación es muy ineficiente, no se mide el impacto de la Central Termoeléctrica Campiche, aprobada de forma totalmente irregular. Tampoco se mide el material particulado fino, ni por hora, sino que considerando sólo el promedio del día, entre otras deficiencias. En ese sentido Correa, afirmó que “la comunidad está en una total indefección”.

Comments are closed.