La producción de salmones caerá más de 20% en 2014 por nueva regulación

La industria producirá este año 700 mil toneladas. Para 2014 la autoridad estima 530 mil toneladas, debido a reducciones de siembras y nuevos límites a la densidad de peces en el agua. Pero también pronostica una mejora en la rentabilidad. La Tercera, 16 de junio 2013.;


No ha sido fácil este 2013 para la industria salmonera. Los nuevos brotes de enfermedades como cáligus, el Isa y el síndrome rickettasia (SRS) en barrios de la XI Región, en particular de la zona de Melinka, tuvieron consecuencias. Una de ellas es que Sernapesca, en el marco de las atribuciones que le dio la nueva ley del sector, determinó limitar las siembras en dos barrios productivos, el 20 y el 18 A, por tener una mayor presencia de parásitos y, además, por un mal desempeño sanitario, al tener más peces en el agua que lo recomendado. En concreto, la disposición implica disminuir en 10% las siembras de salmón atlántico en comparación con 2012; 38% las de salmón coho, y 36% las de trucha.

La otra medida, que abarcará a toda la industria -con presencia en la X, XI y XII Región-, comenzará a operar en noviembre, y se relaciona con la normativa que regula las densidades de siembra en las jaulas, inicialmente, y luego en los barrios. Esta última entrará en vigencia en enero de 2014. Con estas dos disposiciones, la Subsecretaría de Pesca calcula que la producción total de salmón y trucha caerá cerca de 24% en la cosecha de 2014, totalizando unas 530 mil toneladas de salmón. La estimación inicial que se tiene para 2013 es de 700 mil toneladas.

Lo que sucederá en 2013 y 2014 viene precedido de las dificultades que tuvo que enfrentar el sector en 2011, un año con ventas históricas (US$ 2.925 millones), pero de caídas de hasta 30% en el precio en el segundo semestre pasado, debido a la sobreproducción chilena, que alcanzó un récord de 804 mil toneladas.

En 2012, el retorno comenzó lentamente a subir, tendencia que se mantiene hasta hoy. El precio promedio del filete fresco de salmón atlántico en Miami, a marzo, llegó a US$ 5,18 la libra, 47% más que al cierre de 2012 (US$ 3,53 la libra). Sin embargo, la recuperación del mercado, tras la crisis del virus Isa, no mejoró los márgenes de la industria y en 2012 la mayoría de las compañías terminó con cifras rojas. En este primer trimestre la situación no ha cambiado, dadas las mayores mortalidades, los nuevos brotes de parásitos y el alza de costos, incremento que en los primeros meses del año llegó a 26%.

En ese contexto, la autoridad comenzó a tomar medidas, lo que implicará, advierte el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, que para mejorar su performance sanitaria, el sector tendrá que “readecuarse”. De esta manera, indica, la producción tenderá a estabilizarse entre 600 mil y 650 mil toneladas anuales en los próximos tres a cuatro años. Es decir, sostiene, en el corto y mediano plazo Chile no volverá a producir a niveles récord.

Pero sí habrá una recuperación en otro sentido.“Lo que uno podría proyectar es que el negocio va a recuperar sus niveles de rentabilidad, porque los precios debieran subir, probablemente no a los niveles de rentabilidad que tuvo en su momento la industria, porque los costos están subiendo, pero sí a márgenes razonables. No será el boom que fue en su momento”, asegura Galilea.

Rebaja de siembras

La reducción productiva, dice el gerente general de SalmonChile, Cristián Moreno, está dentro de los programas sanitarios específicos para el combate del cáligus y el SRS. El sector, afirma, ha ido más allá y ha bajado las siembras de salmón atlántico -la principal especie- más de lo obligado: un 25%.

Pero la autoridad está estudiando ampliar las limitaciones de siembra a dos barrios más. La información será entregada esta semana a la industria y sin entregar detalles, el jefe del Departamento de Acuicultura de Subpesca, José Miguel Burgos, señala que se trata de barrios ubicados en Puerto Montt y Aysén. “Tenemos definidas aquellas zonas que pueden transformarse en problema desde el punto de vista sanitario y se va a determinar una vigilancia intensa sobre ellas”, cuenta.

Esta medida, agrega Galilea, es una antesala a la aplicación de la norma de densidades publicada en el Diario Oficial el 22 de mayo y que ha generado reparos en el sector, sobre todo por su impacto en los costos y resultados de las compañías. Tanto es así que algunas operadoras están haciendo seminarios internos para dar a conocer la nueva norma, su aplicacion y sus efectos, cuentan fuentes del sector. El mayor impacto, dicen, se dará en la trucha y el coho, cuyas mortalidades han llegado, en algunas zonas, a 20%. Por eso, apuntan, no sería raro que algunos barrios se cierren por la baja carga que tendrán y los costos que implica su operación. Pablo Galilea reconoce que este escenario puede darse, aunque enfatiza que “serán casos particulares”. Esta normativa ha sido debatida ampliamente entre la autoridad y el sector. Una de las consecuencias que la industria ha manifestado es que, por los mayores costos y menores cargas de peces, las empresas empiecen a fusionarse, consolidando el sector.

Moreno le pone paños fríos al tema. “Considerando que las mortalidades de los salmones se han mantenido dentro de las expectativas, el efecto en densidades será más bien acotado”, afirma. En su opinión, la norma es un “excelente método para reducir el riesgo sanitario cuando se superan los límites aceptables del conjunto de concesiones en un barrio”.

Según la norma, aquellas jaulas o barrios que en el ciclo anterior hayan tenido pérdidas de 15% a 18%, en el ciclo siguiente tendrán que rebajar la siembra en 10%. La escala sube a 20% cuando las pérdidas llegan a 22% y a 40% cuando suben a 26%. Sobre ese nivel, la jaula o barrio deberá limitar su siembra en 60%.

Importación de ovas

No sólo la rebaja de las siembras puede afectar la producción futura de salmón. El gobierno chileno firmó en Francia un acuerdo para limitar la importación de ovas. La suscripción se realizó a fines de mayo en el marco de la reunión de la Organización Mundial de Sanidad Ambiental (OIE, por sus siglas en francés), donde se ratificó que los países miembros informen la presencia de virus Isa, de la enfermedad del páncreas y de HSMI, que es la inflamación del músculo cardíaco y esquelético. Estas últimas, expone José Miguel Burgos, son enfermedades nuevas que afectan el crecimiento de los peces. Hoy están en Noruega y no se han manifestado en Chile. En cuanto al Isa, con el acuerdo se logró que se tipifique cuando un país tenga HPR0, cepa que no causa mortalidad, pero que puede mutar hacia la patología que sí causa la muerte de los salmones. Por esto, actualmente Sernapesca está reevaluando las medidas de contención que impone a Islandia, principal abastecedor de ovas chilenas, debido a que existe presencia del virus en su primer grado. El análisis demorará dos meses. Con este acuerdo, que Noruega no suscribió, Chile quiere hacer más exigente el ingreso de ovas, “de modo de asegurar nuestro patrimonio sanitario y evitar el ingreso de enfermedades”, afirma Galilea. La idea es que Chile deje de comprar ovas a Islandia o cualquier otro país que no cuente con medidas sanitarias adecuadas. Eso implicará ir hacia una producción local, “lo que desde el punto de vista sanitario y de la economía nacional, es positivo”, explica. Hoy Chile sólo importa el 5% de la producción total de ovas que requiere.

Para SalmonChile, el acuerdo firmado en Francia es relevante. “Chile podrá conocer la situación sanitaria real de los países donde importamos ovas y a partir de ahí, la autoridad podrá tomar decisiones con la mejor información”. Pese a este reconocimiento, es cauto a la hora de ir hacia la producción propia de ovas. “La evaluación la debe realizar Sernapesca bajo estrictos criterios. Confiamos en su criterio para asegurar el estatus sanitario del país”, dice.

Galilea reconoce que esta medida podría afectar el crecimiento productivo del sector. Esto porque las ovas que llegan del exterior lo hacen en el momento en que la curva nacional de producción es baja, compensando esa caída. “Si la desaceleración es en beneficio de la industria, que pase. Al final, es necesario que la industria pase por un período de readecuación”, opina.  
 
VISIONES DEL SECTOR
“La producción de salmones se estabilizará entre las 600 y 650 mil toneladas anuales”. Pablo Galilea, Subsecretario de Pesca.
“El impacto del reglamento de densidades será más bien acotado, porque las mortalidades han estado dentro de las expectativas”. Cristián Moreno, Gerente general de SalmonChile.


 

Comments are closed.