Osorno lidera ranking de ciudades más contaminadas por material particulado fino

Análisis del Centro de Sustentabilidad de la U. Andrés Bello arrojó altos índices diarios y anuales de partículas finas. La Tercera, 16 de junio 2013.
Lea noticias relacionadas: Los Ángeles acumula emergencias ambientales y el decreto de zona saturada sigue entrampado.
Temuco: equipo multisectorial se reúne hoy para definir plan de acción por contaminación.
Preocupación por calidad del aire en Valdivia: 10 veces se ha superado norma ambiental.
Benítez y contaminación en Temuco: "Se podría haber evitado, si se hubieran tomado acciones".


Humo de chimeneas proveniente de industrias, locales comerciales y viviendas particulares podía observarse esta semana en Osorno. La presencia de esmog en la ciudad sureña no correspondía a un evento aislado.

Según un análisis realizado por el Centro de Sustentabilidad de la U. Andrés Bello, basado en los datos arrojados por las redes de medición de calidad de aire en relación con el material particulado fino (PM 2,5) -agente considerado como altamente dañino para la salud-, esta ciudad encabezó el ranking de las siete localidades con los mayores niveles de contaminación del país en 2012.

El listado, liderado por esta urbe de la Región de Los Lagos, fue seguido por Temuco, Rancagua, Concepción, Valdivia y Santiago, que mostraron registros muy superiores a la norma anual establecida.

Marcelo Mena, director del centro, sostiene que “cuando no hay control de emisiones, rápidamente una ciudad puede pasar a tener una alta contaminación”.

Enrique Paris, presidente del Colegio Médico, ratifica que “se trata de una situación en extremo peligrosa”.

Sin embargo, en ninguna de estas zonas operan planes de descontaminación asociados al material fino. De ahí que la inédita alerta sanitaria decretada este jueves en Temuco por el Ministerio de Salud, debido a sus altos niveles de smog, no sólo sea un hito, sino que también alimente la interrogante sobre si esa medida será replicada en otros lugares con peores registros.

Mapa de la polución

La norma vigente para material particulado grueso (PM 10), sobre la cual se regulan los episodios críticos de alertas, preemergencias y emergencias en Santiago, data de 1998. En cambio, la norma de material particulado fino (PM 2,5) comenzó a operar en enero de 2012.

“Fue establecida en vista de que la mayoría de las ciudades del país están afectadas por altos índices de ese contaminante, que especialmente provenie del uso de combustibles fósiles y de la biomasa (leña)”, dice Patricio Pérez, director del Centro Meteorológico Ambiental (CMA), de la Usach.

El PM 2,5 se mide de dos formas: una es a través de un máximo anual, que contempla un límite de 20 microgramos por metro cúbico de aire, parámetro que según el análisis de la Unab es doblado y hasta triplicado por ciudades como Osorno (64,5), Temuco (56,2), Rancagua (50,3) y Concepción (46,3). En la capital (sexto lugar en esta lista), 10 de las 11 estaciones de monitoreo también superan la norma.

La otra forma de medición contemplada por la ley es que las ciudades no deben sobrepasar un máximo diario de 50 microgramos por metro cúbico. El mismo estudio revela que Osorno (317,6) y Rancagua (234,4) la superan en más de 400%. “A menos que llueva, los promedios mensuales de varias de las ciudades aludidas equivalen a que casi todos los días se produzca una emergencia o preemergencia”, agrega Mena.

Según el Centro de Sustentabilidad, la contaminación de PM 2,5 en Santiago, proviene, fundamentalmente, del uso de leña (45%), de la combustión de motores diesel (25%) y de las chimeneas industriales (23%). En invierno, no obstante, la situación cambia: el 70% de las emisiones proviene de la biomasa.

Sin embargo, a pesar de las altas concentraciones de smog, la constante es que los planes y medidas para palear la situación aún están en estudio.

Santiago es un buen ejemplo de esta paradoja. “El lunes (10), cuando el PM 10 estaba en un nivel de alerta, el PM 2,5 subía casi a preemergencia, sólo que éste último no tiene asociado un plan de descontaminación que incluya restricciones vehiculares y de fuentes fijas. O sea, muchas veces, la gente ni se entera”, cuenta Patricio Pérez, del CMA.

Para enfrentar el problema, la autoridad ambiental ya ha declarado a tres ciudades (Chillán, Temuco y Osorno) como “zonas saturadas” por material particulado fino, paso previo a la puesta en marcha de un plan de descontaminación.

Santiago sigue en lista de espera. Su seremi de Medio Ambiente, José Ignacio Pinochet, declara que las actuales medidas durante episodios críticos que se están aplicando para PM 10, igual tendrían un efecto directo en la concentración de PM 2,5. “Los niveles han disminuido. Todas las medidas establecidas para mejorar la calidad del aire en la región están dirigidas, y han surtido efecto, para disminuir tanto la fracción gruesa como la fina”, asegura.

En cuanto a la declaración de zona saturada en Santiago, la Superintendencia de Medio Ambiente aún debe recibir los antecedentes sobre la certificación de calidad de las estaciones, que deben ser remitidos por la cartera de Medio Ambiente.

Tren al sur

Osorno registra este año 38 días con superación de norma diaria de PM 2,5. El pasado 11 de abril, por ejemplo, se llegó a un peak de 404 microgramos del contaminante. Por eso, la autoridad espera que a la brevedad haya medidas en marcha (ver nota secundaria).

Temuco, en tanto, fue declarada como ciudad “saturada” en mayo. Pero, según la autoridad, la situación ya no dio abasto y el jueves el ministro de Salud, Jaime Mañalich, decretó la alerta sanitaria.

Andrea Flies, secretaria regional ministerial de Medio Ambiente de la IX Región, sostiene que “con esto finalmente se pueden tomar acciones que el actual plan no posee, porque nació muerto. No hubo voluntad política para que contemplar medidas, ni recursos. No se le dio la importancia al tema ambiental”.

En paralelo, la autoridad regional continuará la elaboración del plan para disminuir las emisiones, que conteplaría un subsidio a combustibles de bajas emisiones, la prohibición de calefactores contaminantes y mejoras en la aislación de las viviendas nuevas.

Otro caso es el de Rancagua, que junto a otras 16 comunas del Valle Central de la VI Región, el año 2009 fueron declaradas como “saturadas” de PM 10. Su seremi de Medio Ambiente, Felipe Avendaño, aclara que “el año pasado se elaboró un plan de descontaminación que será ingresado para su toma de razón en la Contraloría en los próximos días”.

Este contiene acciones como el recambio de calefactores, subsidios de aislación térmica a las viviendas y reducción de las emisiones vehiculares.

 

Comments are closed.