A un año de la fiebre del litio. ¿En qué está hoy este mercado?

Mientras el gobierno no tiene planeado realizar una nueva licitación de litio, más aún si; el primer proceso todavía está en la justicia, los planes anunciados por distintas empresas se han ido desinflando. Por ahora, lo que está dando soporte a este mercado son las baterías, con proyectos suficientes como para cubrir, en forma holgada, la demanda a 2017. El Pulso 26 de julio 2013.
Lea columna de opinión relacionada de Directora Ejecutiva de Fundación Terram;El litio y los temas olvidados;


El posible sucesor del cobre. Con esa mochila, que principalmente le cargaron a nivel político, el litio asomó en la discusión pública el año pasado con una licitación iniciada por el gobierno, y que tras fallar estrepitosamente, relegó a este mineral a los lugares secundarios que ocupa hoy.

Tanto, que hasta el momento no ha sido tema en las campañas presidenciales, a pesar del fervor levantado en 2012.

El interés por el litio surgió a partir de la licitación internacional a la que llamó el gobierno. La propuesta era invitar a actores internacionales para desarrollar, a través de un contrato que permitía extraer 100 mil toneladas metálicas en un plazo de 20 años,  proceso que llamó la atención de varias empresas pero que terminó adjudicando -y luego retractándose- a SQM, el principal actor mundial de este mercado.

¿Qué está ocurriendo ahora con este mineral? Ya sin tanta exposición, el mercado del litio no se ha detenido. Para este año, por ejemplo, se proyecta un incremento de entre 9% y 10% en la demanda, lo que se explica principalmente por la producción de las baterías de litio, principal driver de este mercado y que explica el crecimiento de 25% en los requerimientos de litio sólo entre 2010 y 2012.

No obstante, esta mayor demanda será cubierta con holgura por nueva producción que ingresará al mercado este año, desde Australia y China, dos países que además son fuertes (principalmente el gigante asiático) desde el punto de vista de la demanda. Es decir, para que explote el boom del litio, como se supone pronto ocurrirá, habrá que seguir esperando algunos años.

Durante lo que va del año, la demanda en el mercado del litio permaneció sólida durante los tres primeros meses. El mercado continúa siendo impulsado por el crecimiento de las baterías, el motor de la demanda para este mercado, con pequeño impacto aún por parte de los autos eléctricos.

Es así como en 2012, el 27% de las ventas de litio fueron a parar a fabricantes de baterías, mientras que en 2007 sólo eran responsables del 15% de la demanda y en 2002 del 8%.

ALZA EN LA COTIZACIÓN
Los precios para el carbonato de litio durante el primer trimestre de 2013 fueron mayores en alrededor de un 8% que los precios promedios observados durante el último trimestre de 2012. Aún así, SQM reportó que sus ingresos por litio y sus derivados totalizaron US$41,8 millones durante los tres primeros meses de 2013, una disminución de 11,9% respecto a los US$47,5 registrados en el mismo periodo de 2012.

Una de las consultoras más reputadas especializadas en el litio, Roskill Information Services, proyectó en su reciente informe anual que el futuro del litio dependerá casi en forma exclusiva de lo que ocurra con la fabricación de baterías. Tanto, que entre 2013 y 2017, el 75% del incremento de la demanda dependerá de esta actividad. Así, Roskill estima una demanda de 238 mil toneladas de carbonato de litio equivalente (LCE, por sus siglas en inglés) a 2017, lo que representa un crecimiento eventual cercano al 50% en los próximos cinco años.

No obstante, los proyectos en marcha podrían ampliar la capacidad de producción hasta las 450 mil toneladas anuales, lo que cubriría la demanda por el litio. En relación con los precios, se anticipa para este año un valor de la tonelada de LCE en torno a los US$5.500, cifra más alta que la del año pasado pero todavía lejos que los US$6.500 que alcanzó el mercado en su peak, en 2007, previo a la crisis subprime.

En Chile, en tanto, no hay muchas definiciones sobre cómo avanzar en estalínea. Fuentes de gobierno plantean que no se ha hablado de relicitar el contrato especial de operación de litio (CEOL), sobre todo si todavía la justicia no resuelve respecto a la demanda presentada por las empresas que quedaron atrás de SQM y que se sintieron perjudicadas.

En el caso de Codelco, la minera también inició una licitación para dar con un modelo de negocios en el que participe un tercero y que le permita explotar sus reservas, ubicadas en los salares Pedernales y Maricunga. Sin embargo, a pesar de que la intención era adjudicar durante el primer semestre este proceso, todavía no hay señales de avance.

Comments are closed.