Gobierno ingresa proyecto de interconexión eléctrica y estima ahorros por US$ 660 millones

"Finalmente el precio de la energía lo termina pagando el cliente, ya sea regulado o libre, por lo que cualquier ahorro repercutirá en una disminución de las cuentas", dijo el subsecretario de Energía, Sergio del Campo. La Segunda, 11 de julio 2013.;


Tardó pero llegó. A comienzos de esta semana el gobierno presentó al Senado el anunciado proyecto de interconexión eléctrica entre los sistemas del norte (SING) y central (SIC), los más grandes del país.

La medida del Ejecutivo nació como respuesta al “portazo” que dio el panel de expertos eléctricos a la unión de los sistemas incluidos en la expansión troncal propuesta por la Comisión Nacional de Energía (CNE). Los especialistas concluyeron que el gobierno no tenía la facultad de proponer una interconexión bajo ese mecanismo.

“El objetivo principal de la interconexión eléctrica que este proyecto de ley permite a la autoridad promover es entregar al país un beneficio social cuyo valor presente neto, a enero de 2019, alcanza un valor de entre US$ 300 millones y US$ 660 millones (…), según el análisis de que se trate”, dice el mensaje del proyecto ingresado el lunes.

La cifra, en el mejor escenario, es equivalente a la inversión necesaria para construir seis hospitales similares a los de Maipú o La Florida.

El subsecretario de Energía, Sergio del Campo, explica que estas valorizaciones son resultados de los estudios encargados por la CNE sobre la pertinencia o no de impulsar una unión de sistemas eléctricos.

“Se calcula comparando la operación de dos sistemas de forma independiente —como son el SING y el SIC— con la operación de un sistema unido. Al ser un solo sistema se optimiza su operación, despachándose la energía de las centrales más eficientes” , dice.

“Así, en períodos húmedos, la interconexión permitirá que los sistemas con mayor generación hidroeléctrica aporten generación más económica a aquellos con mayor generación termoeléctrica; y, por el contrario, en períodos de sequía la interconexión permitirá que los sistemas con una generación termoeléctrica más eficiente desplacen generación diesel y contribuyan a la seguridad y sustentabilidad del suministro eléctrico”, se lee en el mensaje del proyecto de ley.

“Finalmente el precio de la energía lo termina pagando el cliente, ya sea regulado o libre, por lo que cualquier ahorro repercutirá en una disminución de las cuentas”, sostiene Del Campo.

También proyectan que al conectarse los sistemas aumentará el tamaño del mercado y el número de actores en el segmento de la generación eléctrica, “habrá mayor competencia y, por tanto, mejorará la oferta, reduciéndose en consecuencia los precios de la energía”.

Sobre la tramitación en el Congreso, Del Campo espera que sea expedita. “Creemos que será rápido. Hay muy buena disposición de los senados, esperemos que exista una discusión rápida”, recalcó.

¿Y la iniciativa privada?

El subsecretario de Energía destaca que el proyecto entrega al Estado la facultad de promover una interconexión, pero no inhibe a que los privados lleven adelante una iniciativa similar.

Así, si el proyecto de GDF Suez de interconectar los sistemas fructifica, no sería necesaria una interconexión propuesta por el Ejecutivo.

Comments are closed.