Gobierno licita estudio para reducir tiempos de tramitación de los proyectos eléctricos

El Ministerio de Energía busca identificar y describir las razones de la duración de los estudios y obtener un set de propuestas para el mejoramiento de dichos procesos, según el decreto firmado por Jorge Bunster, titular de la secretaría de Estado. Pulso 30 de julio 2013.


El sector eléctrico está en alerta. Vienen cuatro años en que ninguna central de gran tamaño ingresará al sistema. Luego de la entrada de Angostura (316 MW) a fin de año, no se avizoran nuevos proyectos convencionales de aquí a 2017. El punto es que la demanda sigue creciendo, por lo que se haría necesario operar nuevamente con diésel, lo que disparará las tarifas. Frente a este panorama, el gobierno licitó un estudio para reducir los tiempos de tramitación de los proyectos eléctricos.

Ayer, el Ministerio de Energía publicó el decreto que oficializó el contrato con la consultora Poch Ambiental, que recibirá $35 millones por el estudio. Éste tiene como objetivos específicos un análisis de la duración total y por etapas, de la evaluación de proyectos de generación y transmisión eléctrica sometida al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

También Poch deberá realizar un análisis de las variables que sean de interés para la comprensión de la duración real del proceso de evaluación ambiental en el SEIA de proyectos de generación y transmisión eléctrica, caracterizando el impacto de esa variables en la duración de los procesos de interés del estudio. Finalmente, la consultora deberá “identificar y describir razones de la duración de los procesos en estudio, y obtener un set de propuestas para el mejoramiento de dichos procesos, si corresponde”, dice el decreto firmado por el ministro de Energía, Jorge Bunster.

Situación. El sector vivirá este 2013 un período de tranquilidad, pues existen proyecciones alentadoras para las tarifas. Expertos han estimado un costo marginal por debajo de los US$100 por MWh e incluso a la mitad de eso, si es que las lluvias del invierno son fuertes. Una reducción drástica, pues durante el año pasado los costos superaron, durante varios días, los US$200 el MWh.

Pero este positivo escenario 2013 podría estropearse en el mediano plazo, sobre todo porque no se ven grandes proyectos entrando al sistema, por lo menos hasta 2017. Las proyecciones para el mediano plazo consideran, además de las estimaciones climáticas, dos factores clave para cualquier negocio: la demanda y la oferta, en este caso, de electricidad. Respecto de la primera variable, se estima un crecimiento promedio de 6% anual, en  línea con la expansión del producto. Pero el problema viene del lado de la oferta: en el Sistema Interconectado Central,el parque de generación prácticamente no crecerá y no sólo ahora, sino que por los próximos cuatro años.

Salvo la hidroeléctrica Angostura (Colbún, 316 MW), que está pronto a entrar en operaciones, no hay ningún otro proyecto de magnitud en construcción o incluso en etapas avanzadas de desarrollo.

Esto contrasta con los casi 1.000 MW a carbón que ingresaron entre 2012 y comienzos de 2013, con las centrales Santa María, Campiche y Bocamina II, de Colbún, AES Gener y de Endesa, respectivamente.

La situación preocupa al sector eléctrico, pues se plantea que esta situación no variará en el mediano plazo, pues los privados están siendo más cauto con el desarrollo de nuevos proyectos, tanto por la incertidumbre jurídica como porque se está a la espera de que se aprueben los cambios normativos en discusión en el Congreso.

Comments are closed.