Rechazan el uso de agua para centrales eléctricas en ocho ríos de la Región de Los Lagos

El decreto fue publicado el 1 de julio e impide la extracción del recurso en 28 puntos de los cauces entre el río Bueno y Maullín. La normativa también considera a las firmas salmoneras. El Diario Austral de Osorno, 09 de julio 2013.
Lea noticia relacionada: Comisión aprueba proyecto sobre perfeccionamiento de derechos de agua.


Un inédito decreto publicado el 1 de julio de 2013 en el Diario Oficial -eI primero en la Región y segundo en el país durante este año-, establece el rechazo a la utilización de agua en 28 puntos de ocho ríos de Los Lagos para el uso de centrales hidroeléctricas y producción de salmones.

Según la Dirección General de Aguas (DGA), esta medida busca proteger el uso de agua para la población que habita cerca de esos cauces.

Bajo este parámetro, el director regional de Aguas, Miloslav Gardilcic, sostuvo que 28 solicitudes no consuntivas de aguas (cuya finalidad no era para el consumo humano, animal o de riego) fueron rechazadas justamente por poner en peligro la disponibilidad del recurso a 1.770 familias ubicadas entre los ríos Bueno y Maullin.

"Con estos 28 puntos de extracción podernos reservar 1.2111itros de agua por segundo para los habitantes que se verían afectados por las solicitudes en trámite", explicó Miloslav Gardilcic.

Estos puntos de extracción se encuentran en los ríos Quihue, Llesquehue y Contaco (en la comuna de San Juan de La Costa); en el río Huellelhue (en la comuna de Río Negro); Hueyusca (en Purranque); El Pescado (en Fresia) y El Pescado y Gua- Guar (en Los Muermos).

Hasta ahora la información disponible muestra que la mayor cantidad de rechazos se presentó en San Juan de La Costa, donde el rio Contaco es el que registra el mayor número de familias involucradas (aproximadamente 900 núcleos).

RECURSO

Según explicó el director regional de Aguas, entre 2011y hasta el 1 de marzo de 2013 la DGA de Los Lagos analizó 107 solicitudes no consuntivas, sin embargo 28 fueron rechazadas y otras 79 siguen en trámite, ya que este decreto no implica la protección completa de cada rio.

"La facultad que nos entrega el Código de Aguas es que podemos proteger los tramos de río en base a las solicitudes no consuntivas que existen y si se pone en peligro la disponibilidad del recurso a las familias que se abastecen del afluente", precisó el director regional de Aguas.

En concreto, para que se rechace las solicitudes de aprovechamiento de aguas se deben dar varios factores: primero, que exista una solicitud en trámite y que aguas arriba del punto de restitución del recurso la disponibilidad para consumo se reduzca casi a cero.

Es ahí cuando la Dirección General de Aguas protege el río para dejarlo disponible a los habitantes que lo soliciten y si cumple con todos los requisitos se les otorguen los derechos consuntivos, precisó Miloslav Gardilcic.

CRÍTICA

Patricio Cornejo, encargado técnico de la oficina de Tierras y Aguas de la Oficina de Asuntos Huilliches de la Municipalidad de San Juan de La Costa, indicó no estar al tanto de los aspectos técnicos de la resolución, ya que aún están a la espera del informe que solicitaron a la DGA hace unos meses para conocer los parámetros que utilizaron para definir la reserva en cada uno de los ríos.

No obstante, sostuvo que la reserva extractiva de agua no es la solución para proteger los ríos y las labores que se realizan en sus bordes (actividades recreativas y culturales).

"Esta resolución no impide que un proyecto hidroeléctrico se pueda instalar más adelante, porque puede quedar tin mínimo caudal disponible para ello", sostuvo Cornejo.

A juicio del funcionario, esta resolución no prohíbe que en el futuro las empresas hidroeléctricas puedan intervenir y desviar los ríos.

La solución, según alirnlú, es restringir el uso de las cueneas y realizar un ordenamiento territorial para definir la ubicación de las centrales.

"MAQUILLAJE"

Por su parte, Miguel Cheuquemán, integrante de la Comisión de Tierras y Aguas del Butahuillimapu (junta de caciques del sur), sostuvo que muchas de las solicitudes de agua tienen problemas de forma y fondo. Por ejemplo, detalla que hay peticiones de ríos con nombres equivocados y ubicados en coIllitnas que no corresponden a su emplazamiento real; o publicaciones efectuadas en comunas diferentes a la ubicación del afluente, entre otras.

"Esto no es un perdonazo de la DGA, porque muchos de los puntos solicitados tenían graves problemas de forma y de fondo, los cuales anteriormente eran mirados en menos y seguían su tramitación", dice Cheuquemñn.

Añade que esta reserva sólo se hace entre el punto de captación del agua y reposición, considerando la cantidad de población y animales que tienen las familias al moiilento en que se estudió la solicitud, pero no se hace un cálculo a futuro respecto al crecimiento que se pueda registrar.

"Este es sólo un maquillaje, porque en definitiva sigue estando abierta la posibilidad de pedir el derecho de agua", sostuvo el dirigente de San Juan de La Costa.   
 
 Junio de 2012 se realizó una reunion con las comunidades indígenas donde se les informó de la formulación de este estudio.
1 de julio de 2013 se publicó en el Diario Oficial la resolución de reserva de agua para las familias que habitan desde los ríos Bueno hasta Maullín.
Solicitudes consuntivas son aquellas destinadas para el consumo humano. animal y regadío.
Solicitudes no consuntivas son para proyectos económicos. se extrae y devuelve el agua en un punto especifico.

 

Comments are closed.