Firmas que explotan shale gas en EEUU enfrentan demandas, acusadas de provocar temblores

BHP Billiton es una de las compañías denunciadas por habitantes de Arkansas. Científicos hallaron una posible conexión entre los pozos y la avalancha de sismos menores. Diario Financiero, 28 de agosto 2013.


El auge de la explotación del shale gas, o gas de esquisto, fue bienvenido en varias comunidades de Estados Unidos ya que trajo más puestos de empleo y nuevos negocios hace más de una década. Sin embargo, esta perspectiva positiva está comenzando a cambiar, sobre todo con el aumento de temblores. En 2010 y 2011 la ciudad de Greenbrier, Arkansas, fue sacudida por un enjambre de más de 1.000 mini temblores, el mayor, con una magnitud de 4,7º Richter. Los habitantes de la ciudad culpan por este fenómeno a las firmas que están explotando el shale gas en la zona, como BHP Billiton y Chesapeake Operating, contra las que ya interpusieron demandas.

Científicos de la Universidad de Memphis y de la Encuesta Geológica de Arkansas señalaron que los temblores probablemente fueron gatillados por la eliminación de aguas residuales de la fractura hidráulica –conocida como fracking- hacia los pozos subterráneos. Ese descubrimiento llevó a que los reguladores de la Comisión de Gas y Petróleo de Arkansas a ordenar que varios pozos en el área se cerraran, con lo que pronto decayeron los temblores.

Esto incentivó a más de una docena de lugareños a presentar cinco demandas en un tribunal federal en contra de Chesapeake Operating, como el dueño de dos pozos y a BHP Billiton, el que compró activos de shale gas de Chesapeake. Ambas empresas negaron ser responsables por los temblores y por cualquier daño que los movimientos telúricos pudieran haber causado.

El litigio marca el primer esfuerzo legal para vincular los temblores a los pozos de inyección de aguas residuales-según una búsqueda en la base de datos Westlaw y entrevistas con expertos legales citadas por Reuters- y el primer intento en ganar una indemnización de las compañías perforadoras por daños de temblores.

Si cualquiera de los casos presentados llega a un jurado y las demandas prevalecen, el resultado podría provocar más demandas, ya que los pozos de inyección de aguas residuales no son usados sólo en el proceso de fracking, sino que también en otros tipos de perforaciones de petróleo y gas y producción de energía geotermal.

“La comunidad científica está realmente enfocada en este tema por lo que imagino que veremos más casos debido a eso”, comentó a Reuters Barclay Nicholson, un abogado que representa a las compañías de gas y petróleo y no está involucrado en los casos de Arkansas. “Esa es uno de los nuevos campos de batalla”.

Ola de demandas


La primera de las demandas tiene programada llegar a juicio en marzo del próximo año, aunque las partes han estado en conversaciones para un acuerdo extrajudicial, según la minuta del tribunal.

Arkansas Independent Producers & Royalty Owners, un grupo de la industria del gas y petróleo, reconoce que los científicos encontraron una posible conexión entre los pozos de deshechos y la avalancha de temblores menores en Greenbrier y en los alrededores.

Pero J. Kelly Robbins, vice presidente ejecutivo del grupo, dijo que las compañías no tenían cómo saber de esa relación antes de que comenzara la inyección de aguas residuales, y añadió que los operadores cerraron los pozos cuando surgieron los cuestionamientos.

Robbins también indicó que aunque Arkansas es un estado productor tradicional de gas y petróleo, el proceso de fracking en Fayetteville, donde está el yacimiento de BHP, ha traído miles de millones de inversiones y ha multiplicado nueve veces la producción de gas natural del estado en siete años.

Desde 2009, cerca de 40 demandas civiles relacionadas al fracking se han presentado en ocho estados, reclamando daños que van desde contaminación de aguas subterráneas, contaminación ambiental hasta ruido excesivo.

Hasta ahora ninguna de las demandas ha llegado a juicio y cerca de la mitad ha llegado a acuerdo o se han desechado. Se espera que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos emita un reporte sobre el fracking el próximo año que podría tener un impacto en estos casos.

 

Comments are closed.