Octopus afina EIA de centrales y refuta críticas de opositores al proyecto

Este mes podría presentar el estudio a evaluación ambiental. El complejo de generación en base a gas natural estará ubicado en la comuna de Bulnes y fue bautizado como “El Campesino”. Diario Financiero, 14 de agosto 2013.;


Carteles con la leyenda “no a la termoeléctrica en Bulnes”, ubicados en las salidas de autopistas en Santiago, una página web con material audiovisual, y la organización de marchas a nivel regional, son algunas muestras del movimiento social de oposición al proyecto Octopus.

Esta iniciativa que impulsa Australis Power y está vinculada la estadounidense Cheniere, busca instalar en la Región del Biobío un terminal flotante de regasificación de gas natural licuado (GNL) y dos centrales de ciclo combinado (1.140 MW) en base a este combustible, que en total demandaría unos 
US$ 1.300 millones de inversión.

Por estos días la empresa da los toques finales al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto de generación que bautizaron como El Campesino y que estará amplazado en un terreno de 11 hectáreas el sector de Los Tilos, en la comuna de Bulnes, cercano al Gasoducto del Pacífico, y por el cual trasladarán el gas natural que procesarán en el terminal off shore de Penco. Este ducto de 543 kilómetros de extensión está en funcionamiento desde 1999.

Marcelo Mena asesor de la empresa en su relación con las comunidades y quien también realizó las modelaciones de emisiones del proyecto, explicó que la intención de la empresa es presentar probablemente durante este mes la documentación a las autoridades ambientales, completando así el proceso que iniciaron en marzo pasado cuando ingresaron el EIA del terminal de regasificación.

El también académico de la Universidad Andrés Bello explica que buena parte del rechazo a este proyecto responde a la imagen que la gente se formó con las centrales que usan carbón como combustible y que operan en la Región del Biobío.

“Quién se opone a esta central lo hace porque es fácil sembrar la duda, porque estamos en un momento ambiental particular donde la gente se acuerda de las imágenes del humo y las cenizas que han visto en las carboneras de la región, pero eso no es así, y la oposición se ha desinflado un poco cuando les decimos realmente en qué consiste esta central”, dice Mena.

Asegura que al aumentar la presencia del gas natural en la generación eléctrica en esa parte del país será posible disminuir en forma importante los niveles de contaminación del aire que actualmente presentan, no sólo porque la central de Australis Power podría desplazar la operación de otras unidades eléctricas que usan combustibles más sucios, sino que también permitirá que las industrias e incluso los usuarios residenciales puedan sustituir con electricidad el carbón, pet coke, petróleo pesado y leña, pues actualmente la región no tiene otra alternativa de combustible más limpio como es el gas natural.

Asegura que ciudades que hoy están saturadas de emisiones, como Chillán, Los Ángeles y la propia Concepción, podrán reducir esta condición, como sucedió con Santiago que entre 2004 y 2009, período en que no tuvo gas natural mostró sus niveles históricos más altos de emisiones, los que se revirtió tras la llegada del GNL.

 

Comments are closed.