Agricultores en estado de alerta por exiguo volumen en lago Laja

Residentes temen que volumen no sea suficiente para asegurar la temporada de riego, particularmente desde enero en adelante, afectando a cultivos, como la remolacha y las achicorias, cuya superficie sembrada en la provincia suma más de 6 mil hectáreas. La Tribuna 05 septiembre 2013.


El presidente de la Federación Nacional de Productores Remolacheros (Fenare), Jorge Guzmán, puso la clarinada de alerta para el sector agrícola de la provincia de Biobío, debido al mermado volumen de agua embalsado en el lago Laja.

El dirigente advirtió que los cultivos de alta demanda hídrica, como la achicoria y la remolacha, podrían verse afectados por la carencia del recurso hídrico, que podría iniciarse desde enero en adelante, justo en la época en que comenzará a escasear el agua para riego y se producen las temperaturas más altas.

“Está en peligro en riego de miles de hectáreas que requieren el agua hasta febrero o marzo. El escenario se avizora como crítico, por lo que estamos dependiendo de elementos absolutamente impredecibles, como las lluvias de primavera”, afirmó el presidente nacional de los remolacheros.

De esta forma, Guzmán se sumó a la preocupación de la Asociación de Canalistas del Laja, la cual advirtió que la situación de riego en la próxima temporada se pronostica como crítica debido a la aguda falta de agua en el lago Laja.

El embalse se encuentra en el nivel más bajo de su historia para esta época del año. De hecho, el cuerpo lacustre -ubicado al interior de la comuna de Antuco- está en la cota mil 309, a sólo seis metros de lo que fue su nivel más bajo en abril de 1999.
Sin embargo, el registro de hace 14 años fue al finalizar la temporada de riego. En la actualidad, la situación es diametralmente opuesta ya que el recurso fue el acumulado en la época de invierno y desde fines de septiembre es requerido para irrigar más de 50 mil hectáreas.

El titular de Fenare sostuvo que, de acuerdo a las proyecciones, el agua debiera alcanzar sin mayores problemas hasta diciembre próximo, lo que implica que los productores de trigo non tendrían mayores inconvenientes. “El problema es para cultivos como la remolacha y la achicoria que suman más de 6 mil hectáreas. También hay problemas con los semilleros de maíz y los de girasoles, cuya de agua no sólo se necesita hasta diciembre, sino que en enero y febrero”, señaló.

Jorge Guzmán hizo ver que “el año pasado, teniendo el lago a esta misma altura del año con un nivel muy superior al actual, tuvimos una situación muy difícil de riego”. El dirigente observó que las lluvias de noviembre y diciembre permitieron aplacar la demanda hídrica: “En diciembre cayeron más de 100 milímetros pero no es normal que así suceda. Tampoco los 60 milímetros de noviembre. Esas lluvias no son normales”, afirmó.

CAMBIAR
Según el presidente de Fenare, este complejo panorama hace urgente la necesidad de modificar el convenio de 1958, suscrito entre Endesa y la Dirección de Aguas, el cual regula la forma en que se utiliza el recurso lacustre.

“Lo primero que debemos hacer es ponernos en campaña para tratar de modificar, de una vez por todas, el convenio de 1958. Está absolutamente claro que no se condice con la realidad porque fue hecho hace 55 años. Necesitamos la voluntad de Endesa y del Gobierno para buscar soluciones a este tema”, aseguró el dirigente agrícola.

DATOS
– La cota del lago Laja está en los mil 309 metros sobre el nivel del mar.

– Sólo existen utilizables unos 450 millones de metros cúbicos.

– El año pasado, a la misma fecha, el volumen embalsado llegaba a los 900 millones de metros cúbicos.

– La capacidad máxima utilizable del embalse Laja supera los 5 mil 500 millones de metros cúbicos.

– Con las aguas acumuladas se irrigan más de 90 mil hectáreas entre las provincias de Biobío y Malleco.

Comments are closed.