Riberas de Chile promedian dos unidades de basura por metro cuadrado

Datos de la U. Católica del Norte. Luego de medir 15 ríos a lo largo del país, se vio que los más contaminados son los de la zona central. Los de la IX, XIV y X Región son los más limpios. El Mercurio, 04 de septiembre 2013.;


Plásticos, botellas, latas, plumavit, ropa. La basura que setecientos escolares de 30 colegios de todo Chile encontraron en las riberas de ríos era variada. Pero había un factor común: ninguno de los 15 ríos analizados estuvo libre de suciedad.

Los estudiantes forman parte de la Red Nacional de Investigación Escolar de los Científicos de la Basura, iniciativa liderada por biólogos marinos de la U. Católica del Norte (UCN), que desde el año 2007 ha desarrollado investigaciones sobre el problema de la basura en la zona costera. Este año, el desafío era medir los desechos en los ríos, ya que estos llegarán al mar en el futuro.

"La idea surgió en parte porque nos dimos cuenta de que cuando se dice que la contaminación del mar depende de fuentes locales, se piensa en localidades de la costa. Pero las ciudades del centro de Chile también están conectadas al mar por los ríos", explica Martin Thiel, biólogo y académico de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN.

Durante el otoño, los escolares debieron medir la cantidad de basura que había en diversas riberas. Según los datos del estudio, todas las orillas analizadas presentaban basura. El promedio nacional fue de 2,1 unidades de basura por metro cuadrado.

Los ríos con las orillas más contaminadas fueron el Biobío y el Maipo, superando las 3,4 unidades por metro cuadrado. En cambio, los ríos del sur (Imperial, Chaihuín y Rolecha) fueron los más limpios, con cerca de 0,5 unidades por metro cuadrado.

"No hablamos de basura pequeña, sino trozos grandes: latas, pañales, botellas", agrega Thiel. El plástico fue el material más común.

"Los estudiantes también encontraron micro y macrobasurales, donde la basura se botó de forma intencional. Nos llamó la atención que la gente vaya a depositar basura como si los ríos fueran lugares donde uno pueda dejarla y luego lleguen las crecidas y se la lleve".

Otra prueba que hicieron los escolares fue colocar una red durante una hora en el río, para ver si había basura flotando. "En la mayoría de los casos aparecieron microplásticos, como plumavit, aunque solo se tratara de una hora. El problema no es solo que esta basura llega al mar y lo contamina; también puede afectar a los anfibios, aves y peces que viven en los ríos", dice Martin Thiel.

Para terminar con este problema, Thiel cree que educar y establecer multas para quienes no cambien sus hábitos es clave. 

 

Comments are closed.