Alemana E.On toma el control de proyecto Castilla tras caída del imperio Batista

La empresa alcanzó el 38% de MPX Energía, mientras que el empresario brasileño se quedó con el 24%. La compañía, ahora llamada Eneva, sigue mirando oportunidades en Chile, pero definió enfocarse en Brasil.;Durante años, el proyecto termoeléctrico Castilla –la que iba a ser la mayor central a carbón del país, con una potencia instalada similar a HidroAysén- tenía una cara visible: la del magnate brasileño Eike Batista. El Pulso 17 de octubre 2013.
Noticia relacionada: Vecinos de Totoral y autoridades analizan implicancia de Central Castilla en el lugar


Pero del imperio de empresas X hoy queda muy poco. Recientemente el holding EBX, que aglutinaba a las compañías de Batista, perdió a una de sus empresas más importantes: MPX, su brazo de generación eléctrica. ¿La razón? Tras las últimas movidas accionarias realizadas por E.On, su socio desde comienzos de 2012, es la alemana la que asumió el control de la ex MPX, hoy renombrada como Eneva.

En concreto, E.On posee ahora el 38% de esta empresa, mientras que Batista se quedó con el 24%. El restante 38% se sigue transando en bolsa. Esto, tras un aumento de capital concretado el 16 de septiembre pasado, en el que se decidió mantener vigente el acuerdo de accionistas entre los alemanes y Batista, aunque sí fueron modificados los porcentajes que cada uno posee en la eléctrica. La actual Eneva posee el 50% de una sociedad con la propia E.On, que maneja el restante 50%, y que es la encargada de desarrollar los proyectos de generación que mantenía la compañía, entre los que se cuentan precisamente la termoeléctrica en Chile.

Es decir, E.On asumió el control de todo el portafolio de generación, por lo que decidió dar un giro, cambiar el nombre a la compañía, la gráfica y la plana ejecutiva, además de realizar un estudio detallado sobre los proyectos en carpeta y la forma en que estos pueden desarrollarse. Para la alemana, Eneva será ahora su vehículo de inversión en la región, donde Brasil tiene un rol preponderante, pero que también considera a Chile y, por ahora, su único proyecto en el país, la central Castilla.

El nombre Eneva corresponde a una combinación de la letra E, de energía, combinando con la palabra neva que remite a nova, que en portugués corresponde a nueva. La idea es simbolizar una nueva fuente de energía, además de reflejar los conceptos de transformación e innovación.

“El nacimiento de Eneva fortalece nuestra posición como empresa operacional, que contribuye al suministro de energía en Brasil. En esta nueva etapa, vamos a aprovechar nuestro ADN de éxito y al lado de nuestro socio estratégico, mejorar aún más para continuar con la historia de éxito de la compañía”, explicó el CEO de Eneva, Eduardo Karrer.

¿QUÉ OCURRIRÁ EN CHILE?

Tras la decisión de la Corte Suprema de revocar el permiso ambiental de Castilla, lo que obliga a reiniciar todo el proceso de evaluación en caso de intentar retomar la iniciativa, la empresa minimizó sus operaciones en el país, a la espera de un estudio que desarrolla ahora Ene-va, en el que se evalúan las condiciones técnicas y económicas para desarrollar el proyecto.

No obstante, en Chile la empresa sigue llamándose MPX, siendo prácticamente el último vestigio en el país del otrora imperio X. Pero en la compañía asumen que el cambio de nombre a Eneva Chile es inminente y se concretará en las próximas semanas.

En relación con la central termoeléctrica Castilla, la empresa está siguiendo con atención la discusión que está llevando adelante el concejo municipal de Copiapó, que está analizando un posible cambio al uso de suelo de la hacienda Castilla, lo que podría echar por tierra la idea de reflotar el complejo de generación.

No obstante, la prioridad por ahora es Brasil, pero en Chile se buscan negocios más allá de Castilla. “Respecto a Chile, la empresa continuamente busca nuevas oportunidades de negocios, sin embargo, en estos momentos la empresa está enfocada en consolidar sus operaciones actuales en Brasil”, explicó la compañía de manera oficial.

Aún así, en los últimos meses, y en sigilo, la compañía ha seguido avanzando en los trámites necesarios para viabilizar esta iniciativa, que considera una inversión de US$4.500 millones. El último hito ocurrió en marzo, cuando la Dirección de Obras Municipales (DOM) de Copiapó aprobó los permisos para los ante proyectos Castilla y Puerto Castilla, solicitados a través de la empresa REX Inversiones SA, filial de la compañía ligada al empresario Eike Batista.

Se trata más bien de un trámite administrativo, pero que para la compañía tiene gran valor pues confirma el interés que tienen por materializar de una vez este proyecto en Chile.

De acuerdo con lo explicado desde la DOM de Copiapó, los primeros permisos municipales fueron pedidos en junio de 2011, pero estos habían vencido. Por ello, la empresa, un año después, volvió a ingresar estos ante proyectos, los que fueron aprobados. 

¿Qué ha pasado? Tras las últimas movidas accionarias realizadas por E.On, socio de Eike Batista desde 2012, es la alemana la que asumió el control de la ex MPX, hoy renombrada como Eneva.

¿Por qué ha pasado? Las empresas relacionadas con el empresario brasileño están en una delicada situación financiera, cayendo en algunos casos en impago.

¿Qué consecuencias tiene? En concreto, E.On posee ahora el 38% de esta empresa, mientras que Batista se quedó con el 24%.

La acción de la ex MPX ha caído 54% en el último año móvil. Pero en la compañía asumen que el cambio de nombe a Eneva Chile es inminente.

Comments are closed.