Altos costos de desalinización obliga a mineras a retomar exploración de acuíferos

La desarrolladora del proyecto Cerro Maricunga, la canadiense Atacama Pacific, firmó además un contrato de compra de agua con la sanitaria de Atacama, Aguas Chañar, el que consta del abastecimiento de hasta 100 litros por segundo. Fuente: El Pulso 01 octubre 2013.


La Región de Atacama concentra gran parte de los proyectos mineros cuyo desarrollo peligra.

La principal razón de ello es la falta de oferta competitiva de energía y la escasez de agua, insumo clave para el proceso minero.

Ambos factores están asociados, pues si no hay agua la alternativa más eficiente es la conversión de agua de mar, lo que a su vez es muy intensivo en el uso de energía, tanto para la desalinización como para el impulso del recurso hasta la alta cordillera, que es donde se ubican las faenas mineras.

Ello ha impulsado a un par de compañías del sector a asociarse para explorar posibles fuentes de agua subterránea en la zona alta, con el objetivo de viabilizar sus proyectos, desechando así, para estas iniciativas, la alternativa de la desalinización.

Se trata de las empresas Atacama Pacific Gold, desarrolladora del proyecto aurífero Cerro Maricunga, y Exeter Resources, que encabeza el desarrollo minero Caspiche.

Ambas empresas firmaron en junio recién pasado un joint-venture, el que comprende un trabajo conjunto de exploración en las fuentes de aguas subterráneas en las tenencias compartidas de la Cuenca Dos y Laguna Verde, ambas ubicadas en la región de Atacama.

Esto se contrapone con lo que viene haciendo la gran minería, que está desarrollando distintos proyectos de desalinización de agua de mar, o bien, de uso directo de este recurso ante la prácticamente nula disponibilidad de agua fresca para usos productivos.

A esto se agrega el hecho de que la Región de Atacama atraviesa una severa sequía, que se suma al histórico sobreotorgamiento de derechos de agua, lo que ha generado a su vez la creación de un mercado de compra y venta de derechos de agua a precios millonarios.

No es todo. En julio de 2013, la canadiense Atacama Pacific Gold selló un acuerdo para la compra de 2,5 millones de metros cúbicos de agua al año, lo que representa una tasa de flujo de 80 litros por segundo con la empresa sanitaria local Aguas Chañar.

Esto, según explicó Cochilco en su último catastro de inversión, permitirá satisfacer las necesidades de una primera etapa del proyecto, que considera una capacidad de procesamiento de 65 mil toneladas por día. No obstante, el acuerdo indica que es posible aumentar la tasa de utilización de agua para suplir una segunda etapa, con una capacidad productiva de 80 mil toneladas por día, lo que a su vez equivale a 100 litros por segundo.

No se conocen los montos involucrados en la operación.

ALTOS COSTOS
En un reciente informe, el Consejo Minero ya acusaba que la desalinización de agua de mar, dado los problemas energéticos, había subido notoriamente de precio en Chile hasta alcanzar niveles de US$5,1 por metro cúbico de agua puesta en faena.

Esto pone al país por sobre lo que cuesta este insumo en países como Estados Unidos, donde la misma unidad cuesta US$2,3 por m3, mientras que en México, otro estado minero, se pagan US$2,8 en promedio.

De acuerdo con el análisis hecho en base a datos de Wood Mackenzie, CRU Group y McKinsey, además del costo de la energía influye la altura de los yacimientos, pues mientras mayor sea este indicador, más intensivo es el uso de energía para bombear el recurso hasta la faena. De hecho, el ítem transporte y costo de operación explica US$1,8 del total del valor que significa elevar hasta la mina el agua. El costo de capital involucra otros US$1,8 y el proceso de desalinización (sumando capital y operación), US$1,5.

Aún así, esta opción sigue siendo competitiva y viable. Por ello, en el país ya están operativas o en desarrollo 10 instalaciones de este tipo sólo entre los socios del Consejo Minero. De ellas, una está en operación (Planta Coloso, de BHP Billiton), mientras que otras dos están en construcción, y que son la Desaladora Manto Verde, de Anglo American, y Candelaria, de Freeport McMoran.

Comments are closed.