Así será la batalla contra los residuos en Chile

Ya está en el Congreso la ley que establece un nuevo sistema de gestión de residuos, que entregará una parte de la responsabilidad del problema a los productores y a las empresas que pongan por primera vez un producto en el mercado. Pulso, 09 de octubre 2013.;


Finalmente Chile tendrá un sistema de gestión de residuos. Hace más de diez años que se viene trabajando a nivel de gobierno una propuesta para que Chile tenga un sistema de gestión de residuos, que vio la luz a mediados de agosto con el envío de un Proyecto de Ley que traza los principales ejes en este tema.

El año pasado, cuando el gobierno anunció la reforma tributaria se hizo un guiño al tema ambiental con los llamados Impuestos Verdes, que suponía una tributación especial para las empresas que contaminaran. Sin embargo, este fue retirado pues no estimulaba el reciclaje, tenía un fin netamente recaudatorio y no exigía a las empresas hacerse cargo de los residuos que generaban.

Empresas deberán hacerse Cargo

El sistema adoptado es la REP (Responsabilidad Extendida del Productor), que es lo que se utiliza en la mayoría de los países de Europa y Estados Unidos para buscar una solución a este problema.

La REP pone parte de la responsabilidad en el productor, es decir, en quien pone los residuos en el mercado. Lo define como “la persona que independiente de la técnica de comercialización, vende un producto por primera vez en el mercado nacional, vende bajo marca propia un producto adquirido de un tercero que no es el primer distribuidor o importa un producto prioritario para su propio uso profesional”. A estas empresas se les impondrán metas –no definidas aun– que deberán cumplir. Por ejemplo, un supermercado que vende productos de marca propia deberá hacerse cargo de gestionar los residuos para cumplir una cierta meta que se establecerá para cada industria en reglamentos que se definirán una vez aprobada la ley.

Para esto se definieron nueve productos prioritarios: Aceites y lubricantes; aparatos eléctricos y electrónicos incluidos lámparas y ampolletas; diarios, periódicos y revistas; envases y embalajes; medicamentos; neumáticos; pilas y baterías; plaguicidas caducados y vehículos.

La ley señala que los productores son responsables de la organización y financiamiento de parte de la gestión de residuos de productos que comercialicen en el país.

También son responsables de registrarse y asegurar el tratamiento de los residuos recolectados, proceso que debe ser hecho por gestores autorizados que son personas o empresas que cumplirán esta labor.

Los productores podrán realizar esta labor de manera individual o colectiva, a través de un mecanismo llamado sistema de gestión. Así, el proceso de tratamiento de residuos, en el que se evalúa si el residuo se reutiliza, recicla y se revaloriza, dependerá de gestores de residuos que se encargarán de esta tarea y de proveer este servicio a las empresas.

Los productores además podrán celebrar contratos con municipios si lo estiman conveniente. Como consecuencia, se abrirá un nuevo mercado de sistemas de gestión: estos podrán realizar convenios con municipios, recicladores de base u otros actores para luego proveer a los productores de los materias que hayan puesto en el mercado y poder cumplir con las metas.

Los municipios también tendrán apoyo. El proyecto de ley estipula la creación de un fondo para las municipalidades destinado a financiar proyectos, programas, estudios y acciones a favor del reciclaje. Además reconoce el rol de los recicladores de base y señala que se “propende a su formalización” en el nuevo marco normativo.

La fiscalización de las empresas estará a cargo de la Superintendencia de Medio Ambiente. Para esto se establece un sistema de registro que usa la plataforma del existente Registro de Emisiones y Transferencias de Contaminantes que tendrá información de los productores obligados, los gestores de residuos autorizados y los sistemas integrados de gestión, así como de las metas y las relaciones contractuales entre las distintas partes.

M. Ignacia Benitez “Las empresas saben que se es un tema que se viene” 

La ministra de medio ambiente, María Ignacia Benítez, ayer fue la invitada principal a un recorrido por la planta Zero Landfil (o cero residuos) que Unilver tiene en Panamericana.

Ahí conoció el sistema implementado para cumplir el propósito impuesto en marzo pasado y que con el tiempo se aplicará a todas las plantas de esta multinacional. Depósitos para el reciclaje de papeles, plásticos y otros residuos están al final de cada línea de producción y también en las oficinas administrativas.

La ministra dijo que este tipo de iniciativas se alinean con el Proyecto de Ley para el reciclaje “que crea tres instrumentos de gestión ambiental, como la certificación, rotulación y etiquetados de productos; los sistemas de depósito y reembolso; y la Responsabilidad Extendida del Productor, concepto que busca que los productores, ya sean fabricantes o importadores, se hagan responsables de la organización y financiamiento de la gestión de los productos que ingresan al mercado”.

En una entrevista previa a este recorrido, la ministra explicó los lineamientos principales de este proyecto de ley y aclara que entre los puntos pendientes está definir las metas de gestión de residuos para las empresas, los costos que tendrá y si se aplicará a nivel nacional.

¿En quién recaerá finalmente la responsabilidad de reciclar los residuos?

—La ley establece varios actores dentro de la cadena: el primero es el productor, que es el que pone por primera vez en el mercado alguno de los productos prioritarios, nueve establecidos en la ley, y que pueden ser el importador o quien los produce pero es quien lo pone en el mercado. En ellos recae la responsabilidad.

¿Cómo cumplirán las empresas las metas que se impondrán?

—Después de que el producto se vende entra el consumidor. Para lograr que el consumidor devuelva los residuos reciclables y se logre cumplir la meta que tiene el productor, entran los gestores, empresas que se dedican a esto.

El cómo lo hace es libertad individual de cada uno de los privados para que busquen la forma más adecuada y eficiente de cumplir la meta.

¿Cuándo se establecerán las metas?

— La ley no establece metas de recolección en el proyecto, ya que dice que una vez que esté aprobada va a haber para cada uno un reglamento que establece cuáles van a ser las metas y cómo se van a cumplir. Tampoco se sabe si va a ser a nivel nacional o no: puede ser que la mayor generación sea en Santiago y la meta se deba cumplir ahí.

¿Qué rol tendrán los municipios?

— Van a ser un actor relevante y la ley establece un fondo para postular para infraestructura. Este proyecto de ley no viene a solucionar el problema de financiamiento de los municipios con la basura domiciliaria: apunta a algunos residuos que se generan en grandes cantidades y que tienen un valor porque pueden ser insumo para otro proceso o para el mismo proceso.

¿Cómo ha sido la reacción de las empresas?

— Las empresas saben que se es un tema que se viene. Saben que va a haber legislación en la materia y les parece que esta es mucho más razonable, entonces también están cayendo en la consciencia de que es un tema que se viene y que hay que afrontarlo.  
 
La ministra Benítez recorrió ayer la planta Zero Landfill de Unilever en Panamericana.
Está pendiente definir las metas de reciclaje para cada empresa y si la medida se aplicará a nivel nacional.

 

Comments are closed.