En diciembre operaran los Tribunales Ambientales

La nueva institución deberá ver controversias medioambientales y su jurisdicción será desde la Región del Bío Bío a Magallanes.;Con el juramento de los ministros titulares y suplentes ante el presidente de la Corte Suprema se dio por constituido el Tercer Tribunal Ambiental del país que tendrá asentamiento en Valdivia. El nuevo estamento judicial deberá resolver las controversias medioambientales que surjan en la zona sur del país. El Sur de Concepción 14 octubre 2013.


La nueva institución judicial tendrá jurisdicción en las regiones del Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos, Los Lagos, Aysén y Magallanes. Este es el segundo tribunal, de un total de tres, creado en el país, ya que aún resta que se forme el Primer Tribunal de Antofagasta.

A fines de 2012 comenzó a operar el Segundo Tribunal de Santiago, el que a la fecha, como lo confirmó la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, lleva o causas ingresadas para ser resueltas. Es por eso que se espera que el tribunal de Valdivia, en su primer año de funcionamiento, tenga una cifra similar de causas.

La autoridad medioambiental también comentó que este órgano jurídico debería tener una resolución más ágil de lo que se desarrollan en los tribunales civiles, como son los recursos de protección que se presentan actualmente en las Cortes de Apelaciones.

MINISTROS Y COMPETENCIAS Las causas presentadas al nuevo estamento judicial ambiental serán revisadas por los ministros titulares, el abogado Michael Hantke, quien además será presidente del organismo, el abogado Jorge Retamal y el ingeniero comercial Roberto Pasten, todos con más de lo años de experiencia en temas medioambientales.

Como ministros suplentes actuarán el abogado Pablo Miranda y la bióloga Marina Sibel Villalobos.

La ministra Benítez explicó que la nueva institución judicial podría comenzar a recibir causas, a pesar de que aún no cuenta con un edificio para funcionar, tal como ocurrió en Santiago. De todas formas, según lo manifestado por el presidente Michael Hantke, éste comenzaría a operar 60 días después del juramento de los jueces.

Benítez comentó que las causas en la que deberá revisar y fallar son las relativas a reclamaciones de las resoluciones que adopten el Comité de Ministros o el director del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) sobre algún estudio o declaración de impacto ambiental que se consideren que fue aprobado o rechazado de forma errónea. Además, deberán revisar reclamaciones sobre normas de emisiones o planes para zonas saturadas e impugnaciones contra las determinaciones que adopte la superintendencia de Medio Ambiente.

La secretaria de Estado sostuvo que si hay hechos que no están acordes a la resolución de calificación ambiental, la primera que actúa es la Superintendencia del ramo, ya sea porque lo fiscalizó o si hubo una denuncia.

“Si hay un incumplimiento la superintendencia sanciona y por esa acción se puede recurrir al tribunal, ya sea porque el que hizo la presentación, porque consideró que la multa era muy baja o que recurra el inspeccionado que consideró que la sanción era muy alta, es tribunal el que debe revisar. Pero todo pasa primero por la superintendencia”, declaró.

Con esta nueva institucionalidad se espera tener un avance importante para resolver conflictos donde exista daño al medioambiente y que afecte a una comunidad.

“De a poco estos tribunales se deben ir asentando para que las causas comiencen a llegar ahí y no se vayan por el recurso de protección, que es una acción especializada. Como no existían estas instancias las cortes eran las que debían asumirlas. Yo creo que existirá una transición para que sean éstos (tribunales ambientales) los que vean las causas ambientales”, declaró.

Con esta nueva institucionalidad se espera un avance importante para resolver conflictos donde exista daño al meclioambiente y que afecte a una comunidad.

Comments are closed.