Expertos manifestaron su apoyo a interconexión eléctrica del SIC y SING

Transmisión eléctrica

Transmisión eléctrica

Sin embargo, ante la Comisión de Minería, se llamó a considerar proyectos privados ya en ejecución, de modo de adelantar los beneficios, entre los cuales se cuenta mayor seguridad de servicio y precios más convenientes, en particular para el norte. Asimismo, los representantes de las ERNC pidieron complementar la medida con otras que apuntan a un mercado más competitivo. El Ministro Bunster reafirmó la convicción y el compromiso del Gobierno para impulsar la interconexión en el menor tiempo posible.Cámara.cl 14 octubre 2013.


Un generalizado apoyo entregaron ante la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados diversos expertos del sector eléctrico a la propuesta legislativa (boletín 9022) del Gobierno de promover la interconexión de sistemas eléctricos independientes, acto que hoy tiene vedado y que permitiría la unión en una única línea del Sistema Interconectado Central (SIC) con el Sistema Interconectado del Norte Grande.

A favor del proyecto se expresaron el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Juan Manuel Contreras; el director Ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables ACERA A.G., Carlos Finat; el director general y socio principal de GTD Ingeniería, Héctor Lagunas; y el abogado, profesor de las Cátedras de Derecho Constitucional y Eléctrico de la P. U. Católica, Eugenio Evans.

Los profesionales estimaron, a grandes rasgos, que la iniciativa responde a una necesidad real del país y aportará diversos beneficios, entre ellos, mayor seguridad de abastecimiento y condiciones económicas favorables, en particular, para el norte del país. Sin embargo, también se expresaron observaciones a la propuesta, muchas de ellas apuntando a la necesidad de considerar proyectos privados ya en ejecución, de modo de adelantar los beneficios de la interconexión.

El Ministro de Energía, Jorge Bunster, calificó como muy interesante la sesión y estimó que las presentaciones de los invitados a la Comisión fueron muy contundentes en destacar los beneficios que tiene para el país la interconexión eléctrica de los sistemas y que podrían gravitar que los parlamentarios apoyen la próxima votación.

Respecto de las dudas planteadas, dijo que “el Gobierno tiene la convicción y el compromiso de impulsar la interconexión”. “A nosotros nos interesa que esto avance. Vemos con muy buenos ojos la iniciativa que se está llevando adelante en el sector privado, pero si esa iniciativa no prosperara o no fuera suficiente, la voluntad del Gobierno es ir adelante con la interconexión tan pronto tengamos esta ley que nos faculte para hacerlo”, enfatizó.

Planteó que, considerando los plazos que se necesitan para hacer los estudios y para la construcción de la obra, entre otras tareas, hace pensar que, lo más razonable, es que esta interconexión podría estar avanzando en un plazo de tres a cuatro años, en la mejor de las opciones, o en siete años, bajo un régimen normal. “Pero nosotros estamos apuntando a que esto lo podamos hacer en una versión de un plazo más breve, por eso es que este es un proyecto importante, porque nos permite acelerar y llevar adelante la iniciativa”, puntualizó.

El diputado Juan Carlos Latorre (DC) valoró la exposición de los invitados y rescató el hecho que exista consenso en que la interconexión produce un bien que es mayor que lo que pudiera traer como efecto negativo. En ese plano, estimó necesario conciliar la factibilidad técnica del proyecto con la oportunidad de establecer un carácter más imperativo a la ley, respecto que debe haber una interconexión.

“La decisión de si hay o no interconexión queda sometida a ese estudio, entonces, ese es el punto de discusión o reflexión que he planteado. ¿Qué sentido tiene que digamos que resolvemos un problema cuando lo que estamos resolviendo es agregar en un texto que la Comisión resolverá si es buena o no la interconexión? Eso me tiene preocupado y veremos en los próximos días si podemos presentar una indicación para hacer un poco más perentoria la decisión”, resaltó.

Para el presidente de la Comisión, diputado Carlos Vilches (UDI), la gran dificultad que expusieron los expertos son los tiempos que esto puede demorar para materializarse en la práctica, pudiéndose alargar siete u ocho años, cuando, tal vez, ya no sería necesaria la interconexión debido al surgimiento de proyectos particulares e individuales que surtirían las necesidades energéticas hoy vigentes.

“Hay esfuerzos de privados que están avanzando y que podrían ahorrar tres o cuatro años. Son proyectos que ya partirían, dado que tienen las autorizaciones ambientales respectivas, eso significa que en el corto plazo se podrían viabilizar los proyectos. Lo que tiene que hacer esta ley es sintonizar estos proyectos con este sistema de interconexión, de modo que no haya sistemas paralelos o una barrera que impida que este esfuerzo que se está haciendo pueda anularse”, acotó.

Opiniones de los Expertos

Desde ACERA, Carlos Finat indicó que una interconexión entre el SIC y SING es necesaria y conveniente para un funcionamiento competitivo de ambos sistemas, pero no suficiente. Estimó necesario mayor transparencia del mercado y eliminar las actuales asimetrías de información entre los diversos actores del sector. Además, pidió acceso de todos los interesados al mecanismo de resolución de conflictos a lo largo del estudio que lleva adelante el Panel de Expertos.

Héctor Lagunas planteó que la interconexión, además de producir beneficios por concepto de seguridad de abastecimiento, produce importantes economías cuando alguno de los sistemas está desadaptado. “En el SIC Norte la oferta de energía está desadaptada a la demanda por congestión en el sistema de transmisión troncal y falta de generación firme de base, situación que es más crítica hasta fines de 2018”, especificó.

Alertó que, como es deseable para el país que la interconexión se produzca al más breve plazo, es muy importante que la aplicación administrativa del proyecto de ley no inhiba la posibilidad que se puedan ejecutar proyectos de transmisión adicionales (línea Mejillones-Cardones) que permitan la unificación tres o cuatro años antes.

Eugenio Evans aplaudió la iniciativa del Gobierno, estimando que resulta absurdo que Chile no tenga interconectado su sistema eléctrico. Criticó la falta de mención de proyectos privados, aunque entendió que la ley debe hacer referencia a principios generales y no particulares. Pese a ello, pidió una mayor definición y, al igual que Lagunas, que se considere la opción del proyecto Mejillones-Cardones como una vía de acelerar los plazos.

Juan Manuel Contreras, tras explicar los procesos que rigen normativamente el sistema, señaló que la expansión del actual sistema de transmisión troncal del SIC en 500 KV hasta la subestación Cardones (Copiapó), licitada en 2012, permite hacer factible una interconexión con el SIGN al acortarse la distancia entre subestaciones de 500 KV en ambos sistemas (Cardones en SIC y Encuentro en SING, a solo 600 kilómetros).

Informó que diversos estudios indican un amplio beneficio para el país, tanto desde el punto de vista contable como social. Javier Bustos, asesor de la CNE, detalló que el valor actual neto de beneficios y costos asociados al proyecto de interconexión es de US$ 9.126 millones, bajo un escenario de alta competencia; y de US$ 3.210 millones, con bajo incremento de la competencia.

Bustos detalló que el mayor factor estará dado por la reducción en el margen de comercialización de contratos de suministro a clientes libres y regulados (se reduce la variabilidad del precio sopt por menor riesgo de contratación), ello unido a efectos en la sustitución de combustibles en el sector productivo a un aumento en la demanda eléctrica.

Comments are closed.