Japón insiste en que central nuclear Fukushima está “bajo control”

"La situación ha estado en todo momento bajo control", contestó el primer ministro a preguntas de la oposición en un pleno extraordinario del Parlamento. El primer ministro nipón, Shinzo Abe, reiteró hoy que el problema de las fugas de agua radiactivas en la accidentada central de Fukushima está "bajo control", a pesar de los graves errores producidos en las últimas semanas. Diario Financiero 16 octubre 2013.


"La situación ha estado en todo momento bajo control", contestó el primer ministro a preguntas de la oposición en un pleno extraordinario del Parlamento. Abe dijo además que el Gobierno nipón "continuará con sus esfuerzos para hacer frente al problema con múltiples medidas preventivas", según recoge la agencia Kyodo.

El primer ministro nipón siempre ha adoptado la misma postura para referirse a la situación de la central de Fukushima, afectada gravemente por un terremoto y un tsunami en marzo de 2011, lo que dio lugar a la peor crisis nuclear de la historia junto a la de Chernobil de 1986.

Por su parte, el jefe de la oposición y líder del Partido Democrático (PD), Banri Kaieda, dijo hoy que Abe debería ser más cuidadoso al referirse al estado de la planta y calificó su comentario como "extremadamente ligero".

El pasado verano, la operadora de la central, TEPCO, reveló la existencia de fugas diarias de centenares de toneladas de agua tóxica al mar, lo que disparó las alarmas e incluso se valoró como un obstáculo para que Tokio fuera elegida la sede de los Juegos Olímpicos 2020, algo que finalmente ocurrió.

Además, las críticas a la gestión de la planta se intensificaron por parte la Agencia de Regulación Nuclear de Japón (NRA) después de conocerse diversos errores graves. Desde primeros de mes se han producido hasta cuatro errores humanos que han causado fugas masivas de agua contaminada o nuevos vertidos al mar.

El más llamativo ocurrió a mediados de la semana pasada, cuando uno de los operarios se equivocó a la hora de cambiar una tubería del complejo sistema de reciclaje de agua y derramó cerca de siete toneladas de líquido contaminado sobre seis de sus compañeros.

En estos momentos, el principal reto para los 3.500 operarios que trabajan en Fukushima es gestionar los centenares de toneladas de agua radiactiva que se acumulan a diario en los sótanos de la planta. 

Comments are closed.