Nueva norma de gases no causó mayor rechazo a catalíticos

Revisiones técnicas. Según cifras de la Seremi de Transportes, reprobación se mantuvo en alrededor del 3%, a 70 días de implementación de la medida. El Mercurio, 07 de octubre 2013.;


Un impacto mínimo en los rechazos a vehículos catalíticos ha ocurrido en las plantas de revisión técnica, a 70 días de la vigencia de la nueva norma de emisiones de gases para estos automóviles.

Según cifras de la Seremi Metropolitana de Transportes, la tasa de rechazo se mantuvo en alrededor del 3%.

La medida fue impulsada por el Ministerio del Medio Ambiente, con el fin de mejorar la calidad del aire en Santiago en lo relacionado a material particulado fino (PM 2,5), el más perjudicial para la salud.

"El Mercurio" efectuó un recorrido por varias plantas de revisión técnica y los jefes de taller coincidieron en la baja variación.

En la red de plantas de revisión técnica TÜV Rheinland, informaron que los porcentajes promedio de las plantas clase B, relacionadas por rechazo por gases en las revisiones técnicas ubicadas en San Joaquín, La Florida, Pudahuel y La Reina no tuvieron un gran incremento, "pese al cambio normativo. Una de las causales es que el parque automotor ha mejorado en los últimos años".

"Los niveles máximos permitidos (en emisiones) bajaron muy poco, en realidad", comentó Carlos Sepúlveda, jefe de planta de la cadena SGS Chile de Macul. El aumento del rechazo fue apenas de 3,5%, por la nueva normativa.

"No se ha notado mucho. No hay una necesidad de los clientes por cambiar los catalíticos", agregó. El 90% del parque vehicular analizado por esta planta tiene una edad promedio de seis a siete años.

La expectativa de un boom de rechazos se generó porque las autoridades plantearon que la vida útil de un convertidor catalítico vencía a los 80 mil kilómetros. Sin embargo, el jefe de planta aseguró que "eso no es así; un catalítico puede durar fácilmente 160 mil kilómetros, dependiendo de las mantenciones que hagan los clientes a los vehículos".

En la calle 10 de Julio, los locales de venta de estos dispositivos tampoco han experimentado un auge.

Por ejemplo, en Amortiguadres Gabriel, el vendedor Edgardo Olea contó que "aunque ha aumentado la venta, no ha sido mucho. Si antes se vendían 25, ahora son 35".

Los valores pueden oscilar entre los $25 mil, sin instalación, y los $43 mil, con instalación.

PRECIOS: En la calle 10 de Julio se pueden encontrar dispositivos por $25 mil.
"Una de las causales (del bajo rechazo) es que el parque automotor ha mejorado en los últimos años". TÜV RHEINLAND GROUP EN CHILE

Comments are closed.