Vecinos denuncian que laguna de Trupán se está secando

Acusación de residentes. La presidenta de la Junta de Vecinos de Trupán Bajo, María Mora, planteó su preocupación por los estragos que estarían provocando los trabajos de ahondamiento que se ejecutan en el Canal Zañartu, lo que, según explicó, está secando la hermosa laguna Trupán, lugar privilegiado como paseo familiar en la comuna de Tucapel. La Tribuna de Los Angeles, 08 de octubre 2013.;


La presidenta de la Junta de Vecinos de Trupán Bajo, María Mora, planteó su preocupación por los estragos que estarían provocando los trabajos de ahondamiento que se ejecutan en el Canal Zañartu, lo que, según explicó, está secando la hermosa laguna Trupán, lugar privilegiado como paseo familiar en la comuna de Tucapel.

“La laguna Trupán es lo más hermoso que tenemos, donde hay pajaritos, cisnes, peces, gaviotas y muchas más hermosas especies, pero en este momento no queda nada”, dijo la dirigenta, quien llegó ayer a La Tribuna en compañía de la vecina de la misma organización vecinal, María Orellana, para plantear una denuncia.

Ambas narraron que las sucesivas limpiezas del Canal Zañartu han provocado que el caudal de la laguna ha empezado a disminuir y temen que se seque definitivamente, con mayor razón ahora que una maquinaria entró 50 metros provocando una segura contaminación en las aguas.

Dijeron que el sábado último se realizó una reunión comunitaria en el teatro de Trupán, donde asistió el alcalde de Tucapel y el presidente de la Asociación de Canalistas del Canal Zañartu, Patricio Sabag, ocasión en que los vecinos reclamaron por los daños que se ocasionan en la hermosa laguna. “Pero el daño que han hecho no lo van a borrar porque esas aguas ya están contaminadas con aceite y petróleo”, señalaron muy enojadas.

A mediados de este año La Tribuna informó que la Asociación Canal Zañartu retomó las acciones para activar un proyecto energético de construir una represa, el cual estuvo estancado por unos cinco años, anuncio que provocó protestas y manifestaciones comunitarias en contra de su materialización.

El Canal Zañartu extrae en promedio 18 metros cúbicos por segundo de agua del río Laja, aunque tiene derechos para retirar 47 metros cúbicos por segundo. Para funcionar, la central proyectada requiere de 38 mts. 3/seg.

A raíz de las protestas de los vecinos, el candidato a diputado por RN Cristóbal Urruticoechea dijo entonces que “las aguas del Canal Zañartu son llevadas a Huépil y luego desviadas hacia el río Itata, por lo tanto, cientos de regantes son también afectados gravemente por esta iniciativa de un grupo de empresarios, encabezados por el presidente de la Asociación de Canalistas del Canal Zañartu, Patricio Sabag”.

También medió otro político, el candidato a senador PPD Felipe Harboe, quien anunció gestiones para impedir la instalación de la central Trupán, entre otras la de impugnar los derechos de aprovechamiento solicitados por la Asociación Canal Zañartu, que son la base para echar a andar la central Trupán, una vez que sea construida.

Además, apuntó a seguir una vía administrativa, lo que se materializaría en un reclamo ante la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema), al estimarse que no debió efectuarse una simple Declaración de Impacto Ambiental por un Estudio de Impacto Ambiental.

La Asociación de Canalistas del Laja -una de las principales organizaciones de regantes en Bío Bío- también medió ante la reactivación del proyecto y advirtió que se opondrían a lo planteado por el Canal Zañartu debido al riesgo que se produzca una merma significativa del agua disponible en el río Laja, las cuales sirven para irrigar más de 120 mil hectáreas entre las provincias de Biobío y Ñuble.

 

Comments are closed.